Focos

La corrupción es "el mayor problema" de las cárceles de Brasil, dice el ministro de Justicia

- PUBLICIDAD -
La corrupción es "el mayor problema" de las cárceles de Brasil, dice el ministro de Justicia

La corrupción es "el mayor problema" de las cárceles de Brasil, dice el ministro de Justicia

El ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, reconoció hoy que el "mayor problema" de las cárceles del país, donde en los últimos días se han producido reyertas con al menos cien reos muertos, es la corrupción.

"No me equivocaría al afirmar que hoy el mayor problema del sistema penitenciario en la cuestión del crimen organizado es la corrupción", afirmó De Moraes en una entrevista con el diario "O Globo".

En su opinión, el sistema penitenciario brasileño atraviesa "una crisis crónica y aguda" que se prolonga desde hace "más de cien años y que de vez en cuando", se manifiesta en uno u otro estado porque "en la última década creció el número de presos sin que hubiera inversión".

Desde que comenzó el año, en varias prisiones de los estados de Amazonas, Roraima y Paraíba se produjeron violentas revueltas entre facciones rivales, que dejaron un balance de al menos cien presos muertos, según las investigaciones preliminares de las autoridades.

El Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj), en Manaos, capital de Amazonas, fue el escenario del episodio más grave con 56 reos asesinados entre el 1 y el 2 de enero en un enfrentamiento iniciado supuestamente por miembros de la facción Familia do Norte (FDN) contra integrantes del Primer Comando de la Capital (PCC).

Sin embargo, De Moraes consideró que el crimen organizado no es el "único factor" que explica esta nueva crisis, también la corrupción de aquellos funcionarios que dejan entrar armas, celulares, bebidas y drogas, entre otros productos, a los penales.

"Quien es permisivo con eso está cometiendo un crimen y debe ser apartado, pero las autoridades estatales tienen una dificultad muy grande para combatir esto", aseveró el Ministro.

El director del Compaj, José Carvalho da Silva, fue destituido de su cargo al ser sospechoso de permitir la entrada de armas, drogas y celulares a esta prisión, según anunció el martes la Secretaría de Seguridad Pública de Amazonas.

En unas cartas escritas por dos presos antes de la masacre, Carvalho fue acusado junto a otro funcionario de recibir sobornos por parte de la FDN a cambio de dejar entrar todo tipo de objetos prohibidos.

El Gobierno brasileño, según el ministro, se ha comprometido a instalar "dos escáneres" en todas las cárceles y a construir cinco prisiones federales, con objeto de garantizar la seguridad y reducir el grave hacinamiento que sufren los penales.

Datos preliminares del Consejo Nacional de Justicia (CNJ) señalaron que el 65 % de las prisiones del país no tiene detectores de metales ni inhibidores para bloquear las señales de los celulares, que son utilizados por los reos para organizar sus actividades delictivas.

Con 622.000 presos, lo que supone un 67,3 % más de su capacidad, Brasil tiene la cuarta mayor población penal del mundo, por detrás de Estados Unidos, China y Rusia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha