eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El ejército filipino a la caza de los últimos yihadistas de Abu Sayyaf en Bohol

- PUBLICIDAD -
El ejército filipino a la caza de los últimos yihadistas de Abu Sayyaf en Bohol

El ejército filipino a la caza de los últimos yihadistas de Abu Sayyaf en Bohol

Las Fuerzas Armadas de Filipinas llevan a cabo una "cacería" de los dos o tres miembros de Abu Sayyaf escondidos en la isla de Bohol, los últimos del grupo de una docena de yihadistas infiltrados en esta isla turística hace dos semanas.

"Continúa la cacería de los dos o tres últimos terroristas del grupo que intentó establecerse sin éxito en Bohol", afirmó el coronel Edgar Arévalo, portavoz de las Fuerzas Armadas, en un comunicado divulgado hoy.

Los soldados filipinos localizaron y mataron el sábado a cuatro integrantes de Abu Sayyaf en la localidad de Inabanga (al norte de Bohol) que portaban armas de gran calibre, según el comunicado.

Estos cuatro se suman a los seis rebeldes abatidos -entre ellos su líder, Abu Rami- el pasado día 11 en un primer enfrentamiento entre el Ejército y el grupo de entre doce o trece yihadistas que llegaron a Bohol en lanchas desde la isla sureña de Mindanao.

Arévalo aseguró que según informes militares los miembros del grupo todavía escondidos "están heridos y se les han acabado los suministros", por lo que confió en que sean neutralizados cuanto antes.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, ofreció el pasado miércoles una recompensa de un millón de pesos (18.700 euros o 20.000 dólares) a quien pueda facilitar la captura de los fugitivos "vivos o muertos, aunque aseguró que los prefiere muertos.

Las autoridades filipinas también detuvieron hoy en Bohol a una comisaria de la Policía de Davao (sur de Mindanao) y a un experto en explosivos que presuntamente trataban de ayudar a escapar a los yihadistas perseguidos, según publicó la televisión filipina GMA.

Abu Sayyaf, fundado en 1991 en la isla de Basilan, al suroeste de Mindanao, ha protagonizado en los últimos años decenas de secuestros y asesinatos, como el del alemán que decapitó en febrero tras no recibir la extorsión monetaria que reclamaba.

El grupo también cortó la cabeza los pasados días a un soldado filipino que había secuestrado la semana pasada y cuyos restos fueron hallados ayer en la localidad de Joló, otro de sus bastiones.

La infiltración fallida de los miembros de Abu Sayyaf en Bohol, ubicada en el centro de Filipinas lejos de la región musulmana, podría suponer un fuerte golpe a la economía de esta isla conocida por sus atractivos turísticos y donde hasta ahora no se había detectado la presencia de organizaciones yihadistas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha