eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las elecciones del domingo en Honduras serán las más complejas de su historia

- PUBLICIDAD -
Las elecciones del domingo en Honduras serán las más complejas de su historia

Las elecciones del domingo en Honduras serán las más complejas de su historia

Las elecciones generales del domingo en Honduras serán las más complejas de su historia por la participación de nueve partidos políticos, cuatro de ellos formados después del derrocamiento en 2009 del entonces presidente Manuel Zelaya.

Además, ocho candidatos disputan la Presidencia, ya que acuden como aliados los partidos Unificación Democrática (UD) y Frente Amplio Político en Resistencia (Faper), ambos de izquierda y mínimo arrastre, que presentan a Andrés Pavón, quien apenas alcanza el 1 % de la intención de voto, según los sondeos.

Hasta ahora el proceso se ha desarrollado con incidentes menores y con llamamientos de grupos sociales, iglesias, empresarios, medios de prensa, el Tribunal Supremo Electoral y observadores internacionales, entre otros, a votar masivamente.

"No debemos tener ningún temor al salir a las urnas o pensar que alguien les va a robar su voto, o que algo va a pasar en las urnas", dijo hoy a periodistas la presidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Aline Flores.

De los nueve partidos que participan, cuatro surgieron después del golpe de Estado del 28 de junio de 2009 que derrocó al entonces presidente hondureño Manuel Zelaya, quien pretendía reformas constitucionales que la ley le impedía.

Los últimos sondeos, difundidos en octubre, daban un empate técnico entre los candidatos Juan Orlando Hernández, del gobernante Partido Nacional (derecha), y Xiomara Castro, esposa de Zelaya y aspirante del partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda) que dirige el derrocado expresidente.

Otros dos partidos con opciones de triunfo serían el Liberal, conservador y primera fuerza de oposición, que en 2006 llevó al poder a Zelaya y el P.Anticorrupción.

En opinión del director de la Agencia Audiovisuales y Análisis de Prensa (AAP), Manuel Torres, "el sistema político hondureño se está abriendo al multipartidismo y en principio cuatro de los nueve partidos son los que tienen más posibilidades de tener una representación significativa".

"Los pequeños que surgieron con la primera transición a la democracia (1980) tienen posibilidades más escasas en esta ocasión, pero probablemente no pierdan su condición legal debido a que los requisitos de permanencia son mínimos", agregó el analista.

Los tres partidos fundados entre 1968 y 1992, Innovación y Unidad-Socialdemócrata, Democracia Cristiana, y Unificación Democrática, han tenido juntos en el Parlamento hasta doce diputados.

En lo que respecta a los votantes independientes, Torres considera que votarán "no lo que prefieren, sino lo que rechazan" de los políticos, en un país que ha sido tradicionalmente conservador.

La sorpresa en el proceso electoral la ha dado el partido Libre, que surgió de una base popular en las calles tras el derrocamiento de Zelaya y de algunos miembros del Partido Liberal que se opusieron a un golpe de Estado que terminó dejando dividida a la sociedad entre "golpistas" y "golpeados".

Libre, indicó Torres, "tiene posibilidades" de llegar al poder y "probablemente esté rozando el techo electoral aunque no como un partido con criterios éticos y de propuestas de largo plazo".

La trayectoria del partido que abandera la esposa de Zelaya permite vislumbrar que "tendrá una importante representación en el Parlamento, lo que le dará una voz constante en los próximos cuatro años", añadió.

Eso implicaría que los partidos tradicionales, Nacional y Liberal ya no se impondrían por mayoría de sus grupos parlamentarios, como ha ocurrido desde que el país retornó a la democracia en 1980.

Torres dijo que, al margen de que algunos sectores creen que podría haber fraude y que "se pruebe o no", las elecciones "ya son cuestionadas".

Argumentó en tal sentido que las campañas de los principales candidatos han carecido de propuestas concretas, con reglas electorales anticuadas y antidemocráticas, sin transparencia en la financiación e inequidad de las fuerzas políticas, lo que también han señalado algunos observadores locales e internacionales.

Pero observó que aunque "estas elecciones no van reconstruir democráticamente al país, pueden dar un escenario realista para que se intente enfrentar la crisis social con un acuerdo multipartidario y la crisis nacional en 2014".

Torres dijo también que Honduras, que sigue socialmente dividida y con una pobreza que afecta al 70% de sus 8,5 millones de habitantes, necesita su propio Acuerdo de Esquipulas que no tuvo en la década de 1980, que aunque fue en otro contexto, tiene características muy parecidas.

Aquellos acuerdos dieron pie a la pacificación de Centroamérica, que vivía convulsa por la polarización de la región en plena Guerra Fría, aunque los causas que subyacían tras las rebeliones armadas en la zona, como la pobreza y la injusticia, entre otras, siguen latentes. En Honduras esas causas abundan.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha