eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El arte español gana espacio en el museo Metropolitan de Nueva York

- PUBLICIDAD -
El arte español gana espacio en el museo Metropolitan de Nueva York

El arte español gana espacio en el museo Metropolitan de Nueva York

Tras dos años de trabajo de reestructuración, el museo Metropolitan de Nueva York reabrió hoy su galería de grandes maestros europeos, en la que el arte español ha sido recolocado en tres salas ordenadas cronológicamente donde Velázquez, El Greco y Goya ocupan posiciones privilegiadas.

Antes de esta nueva disposición, las no pocas obras de Velázquez, Goya, Ribera, Murillo o El Greco que el Metropolitan posee estaban desperdigada por distintas salas, atendiendo a distintos movimientos y temáticas. Pero a partir de hoy, este museo que abarca desde la Antigüedad Clásica hasta las vanguardias, tiene un hueco propio para el arte español.

"Por fin podemos contar la historia del arte español entre el siglo XVI hasta el XVII, desde El Greco a Goya, en tres salas consecutivas y ordenadas cronológicamente. Es un momento emocionante para nosotros", explicó a Efe el comisario de arte europeo del MET, Xavier F.Salomon.

"Hemos puesto a disposición del visitante todos los cuadros juntos. Algunos los hemos restaurado, otros los hemos sacado del almacén y a otros les hemos cambiado los marcos. Les hemos sacado el máximo partido posible", continúa.

En concreto, el pintor aragonés Francisco de Goya dispone de una sala monográfica, con los retratos de Don Manuel Osorio Manrique de Zúñiga o la Condesa de Altamira con su hija Maria Agustina, realizados antes de convertirse en pintor de cámara de Carlos IV, así como con un autorretrato temprano y naturalezas muertas.

La atención que levanta Goya en el Met es tal que Salomon viajará la semana que viene a España para intentar conseguir más cuadros para una posible exposición centrada en los retratos que realizó de la familia Altamira.

No en vano, la suya era hoy una de las salas más visitadas junto con las de Botticelli, Caravaggio, Rembrandt o Rubens, con las que el Met recupera "el que siempre ha sido uno de los núcleos de la colección", según Salomon. "Han sido dos años de ir cerrando salas, pero ha merecido la pena", añade, orgulloso de las 45 salas que ahora copan estos maestros de la historia del arte.

"El resultado es magnífico. El visitante puede mirar los cuadros como nunca los había visto antes, de una manera totalmente distinta. La recolocación, los fondos y la sinergia de unos cuadros con otros han creado en nuestros expertos y colegas auténticas revelaciones ante algunas de las pinturas", asegura.

El retrato ecuestre del Conde Duque de Olivares, el de la infanta María Teresa, el rey Felipe VI o el de su asistente del pintor, Juan de Pareja, destacan en la sala donde Velázquez comparte paredes con pinturas religiosas de Murillo, como "La crucifixión", en la sala dedicada al arte español del siglo XVII.

Inmediatamente antes, El Greco, nacido en Grecia pero residente en Toledo, toma el protagonismo con sus angulosos rostros y vestiduras con "Vista de Toledo", "La visión de San Juan" o "Retrato de un cardenal", entre otros, que se exhiben junto a cuadros de José de Ribera como "La penitencia de San Pedro".

Pese a los grandes esfuerzos, y teniendo en cuenta que la nueva configuración de las salas dedicadas a los maestros europeos han intentado que la pintura interactúe con la escultura o las otras artes decorativas, Salomon asegura que queda mucho trabajo por delante para hacer justicia al arte español en el que está considerado uno de los museos más importantes del mundo.

"Este es un museo enciclopédico", asegura el comisario, "pero hay que tener en cuenta que la colección de arte español no era tan popular como la de arte italiano o arte francés. Comparado con otros museos, podemos seguir mejorando esta parte".

Hasta final de año, el museo neoyorquino, situado en la Quinta Avenida con vistas a Central Park, celebrará esta reestructuración con una serie charlas sobre, por ejemplo, el arte francés desde Delacroix a Courbet o distintos conciertos, como uno de barroco veneciano u otro de Johann Sebastian Bach.

Mateo Sancho Cardiel

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha