eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La exasesora de la Fundación Arpegio denuncia la falta de control en los proyectos

- PUBLICIDAD -
La exasesora de la Fundación Arpegio denuncia la falta de control en los proyectos

La exasesora de la Fundación Arpegio denuncia la falta de control en los proyectos

La exasesora de la Fundación Arpegio Elisa de la Nuez ha denunciado hoy la falta de control en la selección de los proyectos, ya que asegura que eran "de su padre y de su madre", y considera que quien los decidía era el entonces consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados.

"Era un sitio peculiar en cuanto a la forma de funcionamiento", ha declarado en la comisión de investigación de corrupción que tiene lugar en la Asamblea de Madrid, que a partir de esta sesión analizará los contratos de la empresa pública Arpegio, investigada dentro de la trama Púnica.

La abogada del Estado ha explicado que le contrataron en 2008 para establecer instrucciones en la contratación de la Fundación Arpegio, que desapareció con la remodelación de los organismos públicos que la presidenta regional, Cristina Cifuentes, ordenó al llegar al Gobierno con el objetivo de reducir la administración.

En los meses que estuvo trabajando allí, ha señalado que le llamó la atención que no había un procedimiento de contratación, ya que no había técnicos profesionales que decidieran qué tipo de proyectos se hacían y cuáles no.

"Tengo la impresión de que eran de su padre y de su madre, no era fácil identificar una línea de trabajo en este tipo de proyectos", ha comentado.

Entre los proyectos más sorprendentes, ha destacado la reparación de un órgano de una iglesia en la Comunidad de Madrid, y ha confirmado que se firmaron contratos con la empresa Waiter Music, vinculada posteriormente con la trama Púnica.

Aunque no sabe si la falta de personal era algo premeditado, afirma que en sus trabajos anteriores en la administración del Estado "no había encontrado nada parecido".

"Si hubiera habido un funcionamiento profesional y más o menos ordenado, algunos proyectos no se hubieran hecho", ha sostenido.

La exasesora ha indicado que una de las "preocupaciones" de la Fundación Arpegio era firmar "muchos convenios", sobre los que cree que no había un seguimiento.

Por otro lado, ha manifestado que la Fundación Arpegio se creó para que los beneficios de la empresa pública Arpegio (dependiente de la Comunidad de Madrid) tuvieran "un mejor tratamiento fiscal".

Asimismo, ha explicado que la Fundación no estaba adscrita a ninguna consejería en concreto y tenía un "ámbito transversal", aunque en su caso debía analizar el procedimiento de contratación del área de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, ya que la contrató la entonces consejera del ramo Beatriz Elorriaga.

"Durante mi presencia no se implementaron controles, en absoluto (...) estuve trabajando en los que deberían establecerse. Que se establecieran, eso es otra cosa, creo que no", ha dicho.

En su comparecencia, ha comentado que cree que quien decidía los proyectos era el entonces consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, que también ocupaba el cargo de presidente de la Fundación Arpegio, y no la directora gerente de la misma, Carmen Plata.

Reconoce que no tiene pruebas al respecto, aunque en la Fundación Arpegio se hablaba del "jefe" y de la "jefa", términos con los que opina que se referían a Granados y a la expresidente regional Esperanza Aguirre.

La exasesora cree que en la Fundación Arpegio podría haber "irregularidades" y afirma que así se lo trasladó a la consejera y, en 2010, a un medio de comunicación y a un partido político que ya no está en la Asamblea de Madrid.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha