eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"La amante inglesa", un "chute de emociones" teatral en las Naves del Español

- PUBLICIDAD -
"La amante inglesa", un "chute de emociones" teatral en las Naves del Español

"La amante inglesa", un "chute de emociones" teatral en las Naves del Español

"La amante inglesa", la obra de Marguerite Duras basada en un crimen real, se sube a las Naves del Español para ser representada por primera vez en castellano y descargar sobre los espectadores "un chute de emociones", según su directora, Natalia Menéndez.

La obra, que se estrena el próximo 30 de enero y permanecerá en la Sala 2 del Matadero hasta el 10 de marzo, está interpretada por José Sancho, Gloria Muñoz y José Luis Torrijo, tres actores que, según cuenta Menéndez en una entrevista con Efe, se están "dejando la piel y los catarros" en la obra con "humor, armonía y mucho trabajo".

"La amante inglesa" parte de una crónica real de Jean-Marc Théolleyre en la que este periodista cuenta como una mujer mató a su marido y lo descuartizó.

El crimen evocado en la obra se produjo en región francesa del Essonne en diciembre de 1949, cuando Amélie Rabilloux mató a su marido con un martillo, despedazó el cadáver y repartió sus pedazos lanzándolos en trenes de mercancías que pasaban por un viaducto.

La mujer reconoce el crimen en el momento de su detención aunque pregunta incesantemente por qué lo ha hecho, al desconocer las razones que la han llevado a cometerlo.

Menéndez asegura, en declaraciones a Efe, que el texto la "atrapó" por las preguntas que plantea y por hablar "de víctimas y verdugos, del encierro y el aislamiento y del desconocimiento de los más cercanos", y subraya que le gusta especialmente "la manera de contar de Marguerite Durás, que no es común, que va y viene y plantea cosas de una profundidad no tanto racional como emocional".

En su opinión, la obra, "por suerte o por desgracia", "está absolutamente presente en el aquí y ahora", en un momento en que se producen constantes casos de violencia de género y maltrato, y plantea preguntas sobre "los que son diferentes y cómo son tratados".

"Creo que va a remover mucho emocionalmente", asegura la responsable de la adaptación y dirección de la obra, quien confiesa que nunca había hecho nada de Marguerite Duras "porque no estaba preparada".

Natalia Menéndez asegura que para hablar de esta autora y de determinados temas "hay que tener una serie de capas vividas", al llevarte "por vericuetos que, si no tienes un mínimo de vida, no puedes interpretar".

El público encontrará en "La amante inglesa" una obra "muy poco común y nada vulgar" que provoca "inquietud, desazón y falta de seguridad" pero no depresión "porque es un texto que turba, no deprime".

Para Pepe Sancho, que en sus "bodas de oro" profesionales se mete en la piel de Pedro Lannes (el esposo de la asesina), ninguno de los personajes por sí solo "pintaría nada" en la función, que "es un triángulo en el que Marguerite Durás no se lo pone fácil a nadie".

En su opinión, la función es "una especie de confesionario por el que van pasando los personajes y que se confiesan al espectador a su aire, con lo que en ese momento creen que deben decir".

En la obra, según Pepe Sancho, "todos se escudan en la locura transitoria", algo que -ironiza- "suele ocurrir" en la vida real, y subraya que la "virtud" de la función es que "aparte de lo escrito, hay que inventar mucho de cabeza" para interpretar una obra de una autora "bastante retorcida".

"Va a ser difícil que ninguno de los espectadores esté en completo desacuerdo con el crimen cometido por Clara Lannes", vaticina el actor, quien considera que si al público le remueve algo será "el saber que, a veces, se ha quedado con ganas de matar a alguien en determinadas circunstancias".

Gloria Muñoz, en el papel de la asesina, ve "complejo" su personaje, aunque reconoce que al dejarse llevar "por la intuición" le ha resultado finalmente "más cercano" de lo que inicialmente imaginaba.

"Clara, durante el interrogatorio, va descubriendo razones para actuar así que inicialmente desconoce", asegura la actriz, quien recalca que a medida que la obra profundiza se descubre una mujer "reprimida, maltratada moralmente y muy sola".

José Luis Torrijo, asegura que su personaje, el del interrogador, sigue siendo todavía para él "un misterio", recuerda que "ni siquiera tiene nombre" y lo define como "el tipo que busca la verdad poniéndose en la piel de los protagonistas del crimen".

Una obra terapéutica, en la que el público encontrará todo un estudio "en profundidad de dos formas de encarar la vida" y, sobre todo, de las complicadas relaciones de pareja y de cómo no todo es lo que, bajo la normalidad, aparenta ser. Concha Carrón.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha