eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los líderes greco y turcochipriota acuden con optimismo a una nueva ronda de diálogo

- PUBLICIDAD -
Los líderes greco y turcochipriota acuden con optimismo a una nueva ronda de diálogo

Los líderes greco y turcochipriota acuden con optimismo a una nueva ronda de diálogo

Los líderes de las comunidades greco y turcochipriota afrontan con cierto optimismo la ronda de negociaciones que celebrarán la próxima semana en Suiza, aunque también con cautela, conscientes de que son múltiples los obstáculos que hay que superar todavía de cara a la reconciliación de la isla.

"Puedo asegurar que voy a Suiza con determinación, y la buena y necesaria voluntad, y consciente de que la solución debe satisfacer las expectativas y responder a las preocupaciones del pueblo chipriota", dijo hoy el líder grecochipriota, Nikos Anastasiadis, durante una entrevista con varios canales de televisión.

"Pondré todas mis fuerzas en lograr una solución que no deje ganadores o perdedores, sino que sea digna para todos", añadió.

En una rueda de prensa ofrecida media hora después, el líder turcochipriota, Mustafá Akinci, mostró una determinación similar o incluso más ambiciosa al afirmar que "nosotros vamos a Suiza porque tenemos el objetivo de una solución en 2016".

"Somos dos políticos de la misma generación. Los últimos de nuestra generación... ¿Después de nosotros quién lo va a resolver?", agregó.

Durante una hora y media Anastasiadis -y durante media Akinci- fueron desgranando por separado el estado de las negociaciones retomadas hace un año y medio, además de adelantar a grandes rasgos lo que centrará las conversaciones que tendrán lugar la próxima semana en la localidad suiza de Mont Pélerin.

En el centro de estas conversaciones, explicó Anastasiadis, estará uno de los aspectos mas difíciles en las negociaciones, el capítulo sobre los territorios en el norte de Chipre, ocupado desde 1974 por Turquía.

Desde la invasión turca en la parte septentrional de Chipre, las dos comunidades viven separadas.

Los grecochipriotas, emplazados en el sur, suponen el 80 por ciento de la población total -algo menos de un millón- y dominan el 63 por ciento del territorio, mientras que la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), solo reconocida por Turquía, cuenta con unos 280.000 habitantes que residen en el 37 por ciento de la isla.

La base del acuerdo para lograr un Chipre unificado es la creación de un Estado federal bizonal y bicomunal surgido de dos Estados constituyentes -uno grecochipriota y otro turcochipriota- con una única soberanía, una sola ciudadanía y una sola personalidad internacional.

Las negociaciones entre las dos comunidades incluyen discusiones sobre seis capítulos: gobernabilidad y reparto de poder; cuestiones vinculadas a la UE; seguridad y garantías; territorio; propiedad y asuntos económicos.

Anastasiadis recordó que en cuatro de dichos capítulos se han logrado importantes convergencias: en cuestiones europeas; asuntos económicos; gobernabilidad y reparto de poder, si bien en este último punto se mantiene la gran divergencia sobre la presidencia que debería tener el futuro estado federal.

Akinci insistió hoy en que la futura arquitectura federal deberá contar con una presidencia rotativa, algo que rechaza la mayoría de los partidos grecochipriotas, pero no descarta del todo Anastasiadis.

Si no se acepta la presidencia rotativa, dijo, los turcochipriotas no aceptarán ningún acuerdo.

Filtraciones a la prensa apuntan a que Anastasiadis y Akinci dedicarán los primeros dos días de sus conversaciones en Suiza a asuntos pendientes de cerrar antes de afrontar la cuestión territorial, con la ambición de definir los territorios que formarán parte de los dos Estados constituyentes que se formarían tras un acuerdo entre las dos partes.

En el debate sobre la cuestión territorial figura, entre otros puntos, la petición de la parte grecochipriota para el retorno de al menos 100.000 de los en torno a 220.000 ciudadanos expulsados del norte en 1974, y el porcentaje de la costa que la parte grecochipriota pasaría a controlar.

Entre los lugares y ciudades para los que Anastasiadis reclamó hoy nuevamente la posibilidad de retorno de sus ciudadanos figura la ciudad de Morfú, que junto a Famagusta quedaron a partir de 1974 bajo ocupación turca y cuya población grecochipriota fue expulsada.

En el problema de las propiedades, las partes lograron importantes avances sobre todo en lo que se refiere a las distintas fórmulas posibles para compensar en la medida de lo posible viejas injusticias.

Se trata de ofrecer distintos instrumentos, como la restitución de propiedades, la compensación de los expropiados o el intercambio entre los afectados de ambas comunidades.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha