eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un tercer mando militar añade más confusión a la ofensiva contra el EI en Sirte

- PUBLICIDAD -
Un tercer mando militar añade más confusión a la ofensiva contra el EI en Sirte

Un tercer mando militar añade más confusión a la ofensiva contra el EI en Sirte

La decisión del antiguo gobierno rebelde en Trípoli de establecer su propio centro de mando militar ha añadido más confusión a la ofensiva anunciada por el llamado gobierno de unidad nacional para librar Sirte, bajo control de la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico desde hace un año.

Con el anuncio anoche del gabinete liderado por Jalifa Ghwell son ahora tres los "centros de operaciones" que se preparan de forma descoordinada para el supuesto asalto de la ciudad, de la que varios miles de civiles han huido en los últimos días.

Aparte de las tropas bajo el mando del antigua autoridad en Trípoli, considerada rebelde por la comunidad internacional, a las puertas de la ciudad operan los centros de mando dirigidos por el propio gobierno de unidad y por el general Jalifa Hafter, jefe del Ejército regular afín al Parlamento en Tobruk.

El primero está formado por seis oficiales, coordina el frente occidental y únicamente recibe ordenes de Fayez el Serraj, responsable del citado gabinete de unidad y del Consejo Presidencial designado por la ONU que lo nombró.

Bajo su égida se alinean diversas milicias en Trípoli, fuerzas de la ciudad de Misrata y la nueva guardia presidencial, cuyo decreto de formación se difundió el martes.

Estas fuerzas ya libraron combates la semana pasada con comandos yihadistas en el área de Abu Grein, a medio camino entre Sirte y la ciudad de Misrata.

El frente este está bajo control de la fuerzas de Hafter, a las que apoyan la milicia de elite "Saika" y grupos armados procedentes de Chad y Sudán, según explicaron a Efe fuentes de Seguridad en la vecina ciudad de Ajdbiya.

Hafter, miembro de la cúpula golpista que aupó al poder a Muamar al Gadafi y que años después, resultado por la CIA, se convirtió en su principal opositor en el exilio, ha desplegado a sus hombres en la localidad de Maradah, en la ruta que une Sirte con la ciudad de Bengazi.

Junto a ellos, también se prepara por su cuenta el señor de la guerra Ibrahim Yidrán, jefe de la fuerza autónoma que defiende las instalaciones portuarias petroleras de Ras Lanuf y Sidrá, las más importantes del país.

Hafter, al que apoyan militar y financieramente Arabia Saudí y Egipto, pero también la CIA, está enfrentado tanto a Yidran como al gobierno de unidad, al que no reconoce.

El denominado gobierno de unidad libio anunció a finales de abril que prepara una ofensiva para liberar Sirte, bajo control yihadista desde junio de 2015, e instó a todas las fuerzas del país a aparcar sus diferencias y sumarse a la misma sin buscar beneficios políticos propios.

Expertos advierten, sin embargo, que la falta de coordinación y los intereses divergentes de los grupos amenazan con hacer fracasar la ofensiva y con abrir un nuevo episodio en la actual guerra civil libia.

La descoordinación también favorece a los yihadistas, que ya han comenzado a lanzar ataques en el frente oeste y a buscar aliados en el este, donde han prometido a las tribus una amnistía general si se suman a su causa.

El lunes, el brazo de propaganda de la rama libia del EI aseguró, que sus tropas habían conquistado tres pequeñas localidades en el camino hacia Misrata, y advirtieron que su objetivo es celebrar en esa ciudad el mes de ayuno islámico o Ramadán, que comienza a principios de junio.

Por Mohamad Abdel Kader

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha