eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El primer ministro canadiense parte a China para recomponer las relaciones

- PUBLICIDAD -
El primer ministro canadiense parte a China para recomponer las relaciones

El primer ministro canadiense parte a China para recomponer las relaciones

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, parte hoy a China para realizar un viaje oficial de cinco días destinado a recomponer las relaciones bilaterales y mejorar los intercambios comerciales entre los dos países.

El viaje de Harper a China ha estado rodeado de misterio desde hace meses. Inicialmente, el primer ministro canadiense tenía previsto asistir a la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) que se celebrará los días 11 y 12 de noviembre en el lago de Yanqi, en las afueras de Pekín.

Pero el pasado 31 de octubre, Harper se reunió con el embajador chino en Canadá, Luo Zhaohui, y le comunicó oficialmente que no asistiría a la reunión para poder estar presente en Ottawa el 11 de noviembre en las ceremonias de recuerdo de los soldados canadienses muertos en las dos guerras mundiales.

Durante su vista a China, Harper, que viaja acompañado de su esposa, Laureen, se reunirá con el presidente chino, Xi Jinping, en Pekín.

Las relaciones entre los dos países han estado marcadas en los últimos dos años por las acusaciones de Harper de espionaje chino en Canadá, lo que ha provocado tensiones con las autoridades de Pekín. Pero al mismo tiempo, el Gobierno canadiense ha expresado su deseo de mejorar las relaciones comerciales bilaterales.

La última escaramuza diplomática entre Ottawa y Pekín se produjo durante el verano cuando Canadá reveló públicamente que los sistemas informáticos del Consejo Nacional de Investigación de Canadá (NRC, por sus siglas en inglés) habían sido infiltrados por piratas informáticos chinos.

Harper alimentó el problema cuando acusó directamente a las autoridades chinas del espionaje.

"Me dicen que no hay duda sobre el origen de este ataque en particular y obviamente esto está siendo discutido con el Gobierno de China en los más altos niveles", declaró Harper a principios de agosto.

Poco después, el matrimonio canadiense Kevin Garratt y Julia Dawn Garratt, que residían en una ciudad china fronteriza con Corea del Norte, fueron detenidos por las autoridades chinas y acusados de espionaje.

Desde el arresto del matrimonio Garratt, Canadá no ha vuelto a acusar a China de espionaje y Harper se ha esforzado en mejorar sus relaciones con el Gobierno chino, incluida una reciente reunión con el embajador chino en Ottawa y en la que el primer ministro canadiense ofreció palabras de agradecimiento a Pekín.

El cambio de actitud de Harper ha sido interpretado en Canadá como un reconocimiento de la importancia comercial que tiene China para el país norteamericano.

China es ya el segundo socio comercial de Canadá y las empresas canadienses quieren tener más acceso al enorme mercado chino, lo que no es posible en un clima de tensiones diplomáticas.

En ese sentido, los medios de comunicación canadienses han señalado que durante su viaje a China, Harper solicitará a Pekín la apertura de un mercado de cambio de la divisa china en Toronto, lo que permitirá a las empresas del país cambiar directamente dólares canadienses en yuanes chinos.

La apertura del mercado cambiario en Canadá supondría un gran impulso a los exportadores canadienses porque abarataría de forma significativa el coste de compra de productos y servicios canadienses para las empresas chinas.

La Cámara de Comercio de Canadá ha señalado que la apertura del mercado cambiario podría suponer en una década, 32.000 millones de dólares de exportaciones adicionales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha