eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La oposición brasileña intenta frenar el ajuste por la crisis de corrupción

- PUBLICIDAD -
La oposición brasileña intenta frenar el ajuste por la crisis de corrupción

La oposición brasileña intenta frenar el ajuste por la crisis de corrupción

La oposición brasileña intentó hoy que el Senado suspenda el debate del severo ajuste fiscal propuesto por el Gobierno, tras la crisis generada por el juicio abierto por supuesta corrupción contra el presidente de esa cámara, Renán Calheiros.

La demanda para suspender los debates del ajuste fue presentada por la senadora Vanessa Grazziotin, del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), en la reanudación de las sesiones del Senado, que estuvo virtualmente paralizado desde el pasado lunes por la situación de Calheiros, un firme aliado del presidente Michel Temer.

La propuesta generó un enorme alboroto pero fue rechazada por 48 votos frente a 12, garantizados por la mayoritaria base política del Gobierno.

La crisis comenzó la semana pasada, cuando la Corte Suprema instauró una causa penal contra Calheiros por supuesta corrupción y lo convirtió en el primer presidente del Senado brasileño enjuiciado en el ejercicio de ese cargo.

El pasado lunes, la situación se agravó con la decisión de un juez del Supremo de suspender a Calheiros de su cargo a través de una medida cautelar ignorada por la Mesa Directiva del Senado y luego anulada este miércoles por el pleno de la misma corte.

El pedido formal presentado por Grazziotin causó revuelo y fue rechazado por Calheiros, quien pidió a los senadores "concentrarse" en "las materias que el país tiene que debatir para superar la crisis económica", lo que fue refrendado luego por la mayoría.

La principal de las votaciones del ajuste fiscal está prevista para la próxima semana y se refiere a un proyecto que propone establecer un límite al aumento del gasto público anual, en función de la tasa inflación del ejercicio inmediatamente anterior.

La propuesta del Gobierno dice que ese límite deberá regir por un lapso de veinte años, aunque pudiera ser revisado en los primeros diez, lo que ha generado fuertes protestas en la oposición y en los movimiento sociales.

Según los adversarios de Temer, en la práctica esa propuesta congelará los presupuestos del Estado, pues impedirá aumentos reales del gasto y llevará a fuertes recortes en áreas sociales sensibles, como la educación, la salud y la atención a los más pobres.

La oposición volvió a esgrimir hoy esos argumentos, pero el presidente del Senado se mostró firme y garantizó que la votación de ese asunto será realizada "el próximo día 13, según un calendario ya aprobado y que no puede ser alterado".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha