eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El quiebre parlamentario del kirchnerismo sacude la reorganización del peronismo

- PUBLICIDAD -
El quiebre parlamentario del kirchnerismo sacude la reorganización del peronismo

El quiebre parlamentario del kirchnerismo sacude la reorganización del peronismo

La ruptura del bloque kirchnerista en el Congreso sacudió hoy al peronismo, mientras el partido intenta reorganizarse y superar la herida causada por la reciente derrota electoral que lo alejó del poder tras 12 años en la Presidencia argentina.

Durante los Gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, el Frente para la Victoria (FpV) fue el espacio hegemónico en el histórico Partido Justicialista (PJ), pero el triunfo del conservador Mauricio Macri en noviembre pasado le ha atestado un duro golpe.

El Consejo Nacional del PJ mantenía hoy una reunión en la capital argentina para delinear los pasos para elegir un nuevo presidente del partido, apenas horas después de conocerse que 18 diputados que llegaron al Congreso argentino en papeletas del kirchnerismo abandonarán el bloque para formar uno aparte.

La bancada del FpV, encabezada por el diputado Héctor Recalde, intentó mantenerse unida esta semana, pero hoy la escisión fue evidente, pues el grupo disidente se ausentó de la reunión convocada por el espacio para definir la agenda parlamentaria de 2016.

En forma simultánea, los diputados peronistas críticos con el kirchnerismo celebraron una reunión tras la que justificaron su decisión de apartarse del FpV en base a la necesidad de "acompañar a todos los gobernadores justicialistas y junto a ellos garantizar la gobernabilidad de cada una de las provincias gobernadas por el PJ".

Por ese motivo, constituirán el "Bloque Justicialista", en el que destaca la presencia de Diego Bossio, extitular de la Administración Nacional de la Seguridad Social -el organismo que gestiona las pensiones en Argentina- desde 2009 hasta el final del segundo mandato de Fernández.

"Es un grave error lo que han hecho estos compañeros de armar un bloque aparte, porque esto los constituye en funcionales al macrismo oficialista gobernante", consideró el diputado kirchnerista Julio De Vido, ministro durante los Gobiernos de Kirchner y de Fernández.

"Se van en el marco de intereses que no son los que se defienden en este bloque", agregó.

Apenas horas después de conocerse la fractura, los peronistas se reunieron hoy en la sede del Consejo Nacional del PJ para definir los próximos pasos hacia la elección de las nuevas autoridades del partido.

Un camino que se perfila cuesta arriba para el partido argentino, acostumbrado a dejarse liderar por los ganadores y que el año pasado se topó con una dura derrota no sólo a nivel nacional, sino en su principal bastión, la populosa provincia de Buenos Aires, donde no había perdido en los últimos 28 años.

En ese marco, el PJ ha acordado hasta el momento celebrar un congreso nacional el 24 de febrero e ir a elecciones el próximo 8 de mayo, aunque aún se desconocen los detalles de cómo serán elegidas las nuevas autoridades.

José Luis Gioja, exgobernador de la provincia de San Juan (noroeste), y José Manuel de la Sota, exgobernador de Córdoba (centro), son los nombres que más suenan para presidir el PJ, aunque el kirchnerismo anticipó su rechazo al cordobés.

El arco del peronismo, más amplio, incluye también a dirigentes que ya habían conformado bloques disidentes en años anteriores, al oponerse al Gobierno de Cristina Fernández, como el excandidato a presidente Sergio Massa, uno de los que actualmente aspiran a liderar el histórico espacio.

En tanto, quien respira aliviado es Mauricio Macri, que llegó a la Presidencia con un panorama adverso en las dos cámaras del Congreso argentino, pues el FpV quedó como el grupo más numeroso en Diputados pese a la derrota y conservó la mayoría en el Senado.

Con las bajas en la Cámara de Diputados, el FpV quedará ahora con unas 80 bancas, mientras que el oficialismo, entre propios y aliados, asegura que alcanza las 90.

"Si estos excompañeros le dan la posibilidad al Gobierno de Mauricio Macri de tener quórum, es una muy mala noticia para el pueblo argentino", advirtió la diputada kirchnerista Juliana Di Tullio, enojada con la "traición" de quienes integraban el bloque.

Desde el kirchnerismo, insistieron hoy en minimizar la rotura en diputados y aseguraron que el reglamento del Congreso reconoce "bloques", por lo que el FpV considera que sigue siendo la "primera minoría".

Resta aún la notificación formal a través de una nota de renuncia de los diputados que conformaron un espacio propio, mientras el Congreso argentino define la integración de las distintas comisiones para las sesiones ordinarias, que comenzarán el próximo 1 de marzo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha