eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El segundo grupo insurgente afgano se suma a la paz con la firma de un esperado pacto

- PUBLICIDAD -
El segundo grupo insurgente afgano se suma a la paz con la firma de un esperado pacto

El segundo grupo insurgente afgano se suma a la paz con la firma de un esperado pacto

El Gobierno afgano y el segundo grupo insurgente del país, el Hezb-e-Islamic (HIA, Partido Islámico de Afganistán) del ex primer ministro y señor de la guerra Gulbuddin Hekmatyar, firmaron hoy un esperado acuerdo de paz en Kabul.

El pacto, cerrado tras dos años de negociaciones formales e informales y cuatro meses después de que la formación insurgente anunciara su decisión de suscribir el acuerdo, fue firmado por el asesor de Seguridad Nacional, Hanif Atmar, y Muhammad Amin Karim, representante del HIA.

La rúbrica inicial de hoy permitirá el regreso a Kabul de Hekmatyar, polémico señor de la guerra con vínculos con los talibanes y la red Al Qaeda.

Entonces, firmará formalmente el pacto junto al presidente del país, Ashraf Gani, quien celebró el acuerdo inicial con HIA en un mensaje de Twitter en el que aprovechó para llamar también a otros grupos a unirse al proceso de paz afgano.

Atmar se mostró optimista de cara al último paso del proceso y espera que los dos líderes "puedan suscribir pronto el acuerdo", que cuenta con tres capítulos y 25 artículos.

Para el grupo insurgente, supondrá la "amnistía" por sus actividades de los últimos 14 años, la repatriación "digna y sustentable" de sus familias y la liberación de prisioneros que no hayan cometido crímenes.

A cambio, el HIA acepta la Constitución afgana y desmovilizar a todos sus grupos armados, acabando con su actividad militar y violenta en el país.

Según explicó Atmar, la formación de Hekmatyar se compromete también a "cortar todos sus lazos con grupos terroristas y extremistas", particularmente aquellos involucrados en la lucha contra el Gobierno afgano.

HIA es considerado especialmente cercano a los talibanes, por lo que durante sus negociaciones con el Gobierno afgano se había mostrado optimista de cara a que los insurgentes del mulá Haibatullah siguiesen sus pasos hacia un acuerdo de paz.

Los talibanes todavía no se han pronunciado sobre el acuerdo firmado hoy.

El representante del Gobierno destacó que la comunidad internacional ha apoyado este acuerdo y ha prometido ayudar a Afganistán a retirar las sanciones contra el HIA y facilitar la situación para que este proceso pueda ser completamente exitoso.

"Tras la firma final, inmediatamente daremos pasos para eliminar las sanciones contra los miembros de Hezb-e-Islami", dijo.

El presidente del Consejo de Paz, Sayd Ahmad Gailani, se congratuló por "este éxito de todos los afganos" y, al igual que Ghani, llamó a otros grupos armados a seguir los pasos de HIA.

Por su parte, el representante de los insurgentes destacó el logro del acuerdo pese a "muchos desafíos" y coincidió en que se trata de un "gran éxito para la nación afgana".

Karim indicó que el grupo "continuará su lucha hasta que el último soldado extranjero abandone el país", pero que lo hará a través de "medios pacíficos y bajo las leyes y regulaciones del país, no de la lucha armada".

El acuerdo de paz, no obstante, ha levantado sentimientos encontrados.

A unos cuantos cientos de metros del acto, alrededor de 300 personas protestaban en una manifestación convocada por el Partido Solidaridad de Afganistán.

"No olvidamos el asesinato de kabulíes, aunque los americanos y sus aliados afganos (el Gobierno) les perdonen", indicó a Efe Sailai Ghafar, una de las organizadoras de la protesta en alusión a las acusaciones contra Hekmatyar de haber matado a decenas de miles de ciudadanos en la capital durante la guerra civil en los años 90.

Tras la firma, la misión de la ONU en Afganistán (UNAMA) se felicitó por el acuerdo alcanzado y celebró los "pasos hacia la reconciliación, la paz inclusiva y un final de la guerra duradero".

También Estados Unidos celebró "el paso para llevar el conflicto de Afganistán a un final pacífico" dado con este acuerdo y, en términos similares, el Reino Unido consideró que se trata de un "positivo paso" hacia la paz del país.

El acuerdo con el HIA es el único progreso que ha logrado el Gobierno en su intención de llevar a los actores del conflicto armado afgano a la mesa de negociación y a un proceso de paz que acabe con años de conflicto.

El Grupo a Cuatro, que Afganistán forma junto a Pakistán, China y Estados Unidos, lanzó a finales del año pasado una iniciativa para trazar un plan de paz que ponga fin al conflicto que comenzó en 2001 con la invasión estadounidense y la caída del régimen talibán.

Sin embargo, ese grupo insurgente, el más importante del país, ha rechazado reiteradamente sentarse a la mesa con el Gobierno tras suspenderse el proceso de paz al hacerse pública la muerte del fundador del movimiento, el mulá Omar, en julio de 2015.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha