eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Brasil intensifica su lucha contra drogas pero destaca como país de tránsito

- PUBLICIDAD -
España decomisa casi un tercio de toda la cocaína intervenida en Europa

España decomisa casi un tercio de toda la cocaína intervenida en Europa

La lucha de Brasil contra el narcotráfico se ha intensificado pero no deja de ser uno de los principales países de tránsito de la cocaína andina hacia África y Europa, así como de precursores para sintetizar esa droga.

La situación, que no es nueva, es resaltada en el informe de 2014 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) publicado hoy, donde se recuerda que, además de la cocaína y sus precursores, a Brasil llegan también anfetaminas y alucinógenos, muchas veces procedentes del Viejo Continente.

"Brasil, con sus vastas fronteras terrestres con los tres principales países productores de cocaína y su extensa costa atlántica, sigue siendo un importante país de tránsito para el tráfico de cocaína hacia África occidental y central, Europa y Sudáfrica", indica la JIFE.

Además, Brasil es "un importante país de destino de grandes cantidades de cocaína", añade el informe.

El órgano autónomo del sistema de Naciones Unidas encargado de velar por el cumplimiento de los convenios internacionales sobre drogas reconoce los renovados esfuerzos del gobierno de Brasil para luchar contra el flagelo del narcotráfico.

Así, por ejemplo, destaca que en 2014 se "promulgó una nueva ley para garantizar la destrucción expeditiva de los cultivos ilícitos y las drogas incautadas, con la excepción de las pequeñas muestras que se utilizarían para análisis forenses y en procedimientos penales."

La Junta destaca también el fuerte aumento de la creación de centros de atención que ha llevado a cabo el Gobierno, en el marco de los esfuerzos para prevenir la drogadicción.

Si en 2002 el país contaba con 424 centros de este tipo, en 2012 eran ya 2.067, según los datos que dispone la ONU.

"Entre los objetivos declarados de esos centros figuran la prevención del uso indebido de drogas y la rehabilitación y reinserción social de los drogodependientes", señala el informe.

Además del problema del consumo de la cocaína, Brasil, así como otros varios países de América del Sur, es un consumidor del éxtasis que se produce en Europa, resalta.

"Los volúmenes de incautación de éxtasis más cuantiosos de la región -los de Argentina, Brasil y Colombia- denotan un consumo considerable de esa sustancia en esos países", explica la JIFE, que señala que, además, en esos países se registran incautaciones de otros alucinógenos, sobre todo de LSD.

"En 2012, los mayores volúmenes de incautación de LSD de América del Sur correspondieron a Argentina (87.605 dosis) y Brasil (65.033 dosis, que disminuyeron a 56.680 dosis en 2013).

En cuanto a la mayoría de los precursores, en los tres principales países productores de cocaína (Colombia, Perú y Bolivia) es también donde se intervienen las mayores cantidades de esas sustancias, necesarias para la síntesis de cocaína en Sudamérica.

"Sin embargo, en lo que constituyó una desviación con respecto a esa tendencia, en 2012 se incautó en el Brasil el mayor volumen de ácido clorhídrico (91.697 litros) de la región y el mayor volumen de metiletilcetona (3.308 litros) del mundo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha