eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Düsseldorf: silencio solemne mezclado con ansias de normalidad tras tragedia

- PUBLICIDAD -
Düsseldorf: silencio solemne mezclado con ansias de normalidad tras tragedia

Düsseldorf: silencio solemne mezclado con ansias de normalidad tras tragedia

El aeropuerto de Düsseldorf era hoy el reflejo de la conmoción por la catástrofe aérea del avión de Germanwing, pero también de las ansias de normalidad de los pasajeros llegados a esa ciudad desde Barcelona (España), en el mismo trayecto que recorrió el avión que se estrelló en los Alpes.

La terminal de despegues fue escenario del impresionante minuto de silencio que guardó el personal de Lufthansa y Germanwing, su filial de bajo coste, tras sus mostradores, poco antes de las 10.00 GMT, a la hora aproximada en que se perdió el contacto con el vuelo 4U 9525.

En la planta inferior, la de aterrizajes, llegaban los pasajeros procedentes de Barcelona, después de que el aparato de Germanwings tomara tierra con algunos minutos de antelación sobre el horario previsto, las 10.55 GMT.

"Ha sido un vuelo tranquilo. Ninguna referencia, ni por parte de la tripulación ni de otros pasajeros. Se notaba algo, claro está. Pero creo que todos tratamos de llevarlo bien", explicaba a Efe Mario Rufarte, de 24 años y originario de la región española de Vall d'Aran.

Con una única maleta de equipaje, el joven llegó solo dispuesto a pasar una semana de vacaciones -"en compañía", precisó sin más-, en medio de un cierto revuelo de medios presentes en el aeropuerto.

"No, no pensamos en cancelar. Pocos dejan la motocicleta en casa por mucho que todos los días haya accidentes de moto. Volar es más seguro que ir en moto", apuntaba Gisela Finkel, de 68 años y residente en Duisburg, ciudad vecina de Düsseldorf.

El silencio y los rostros compungidos del personal de Lufthansa y Germanwings, mientras la megafonía del aeropuerto pedía a los presentes, en alemán y en inglés, respetar ese minuto en recuerdo a las 150 víctimas, contrastaba con el ajetreo acostumbrado de la terminal.

Quienes acudieron el día anterior al aeropuerto, familiares o amigos de los pasajeros que iban en el avión, necesitados de información y atención psicológica, fueron atendidos en una de las zonas VIP, totalmente resguardada de los medios o miradas ajenas.

Un equipo de unas 50 personas, entre psicólogos y otros especialistas en estas situaciones, atendieron a lo largo del día a los alrededor de medio centenar de afectados, que en su mayoría se retiraron por la noche a sus hogares o a hoteles.

También ayer, en ese aeropuerto se habían cancelado una veintena de vuelos de Germanwings, porque algunos asistentes de vuelo se negaron a volar en medio de la conmoción de una catástrofe en que murieron los 144 pasajeros y los 6 miembros de la tripulación a bordo del aparato.

Ello provocó algunas colas ante los mostradores de la compañía de pasajeros que esperaban ser recolocados en trayectos de otras aerolíneas o equivalentes.

El primer vuelo de esa compañía de bajo coste de Lufthansa procedente de Barcelona, la pasada noche, llegó con dos horas largas de retraso, tras la medianoche.

Este miércoles, sin embargo, la normalidad era prácticamente absoluta y apenas se registraron algunas alteraciones en los horarios previstos, así como una única cancelación de un vuelo de Germanwings.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha