eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El tifón Haiyan, ejemplo de cómo transformar una tragedia en una oportunidad

- PUBLICIDAD -
Tacloban recuerda a las más de 6.300 víctimas del tifón Haiyan hace dos años

Tacloban recuerda a las más de 6.300 víctimas del tifón Haiyan hace dos años

Dos años después del paso del tifón Haiyan por Filipinas, el trabajo de numerosas ONG y la voluntad de los filipinos han conseguido transformar la tragedia que mató a más de 6.300 personas en una oportunidad para mejorar la calidad de vida de los más desfavorecidos.

Aunque aún queda mucho que reconstruir en las zonas afectadas, el barrio de Marasbaras, en la ciudad de Tacloban, es un ejemplo de este esfuerzo al crear infraestructuras básicas que no existían antes de que la tormenta arrasara la zona y que ayudan en el fortalecimiento de la población.

Hace pocos meses la mayoría de los residentes de Marasbaras no contaban con un sistema de saneamiento que permitiera mantener las zonas comunes en condiciones higiénicas.

"Hasta hace muy poco, había 45 hogares sin retrete y la única forma que tenían de ir al baño era al aire libre. Eso causaba muchísimas incomodidades pero sobre todo grandes problemas para la comunidad", dice a Efe Realizado Triunfo, el representante del Departamento de Salud y Saneamiento en Marasbaras.

La peor de las consecuencias de la falta de instalaciones sanitarias es la propagación de enfermedades, en ocasiones mortales, que conlleva defecar al aire libre y que afecta sobre todo a los más vulnerables: los niños.

"La zona común a la que solíamos ir al baño está muy cerca de varios campos de cultivo, y eso obviamente hacía que empeorara el estado de salud de los más pequeños, sobre todo en la época de lluvias", aclara Triunfo.

"A su vez, eso acaba afectando de manera importante a la educación de los niños, que faltan a las clases de forma constante. Pero todo eso ya es algo del pasado para nosotros", añade el filipino.

La situación cambió radicalmente cuando la ONG Acción Contra el Hambre repartió en Marasbaras material suficiente para construir al menos 30 retretes, que finalmente se convirtieron en 43 cuando la comunidad decidió compartir parte de las donaciones.

La ONG primero llevó a cabo una labor de concienciación en el barrio para que los residentes se concienciaran de la importancia de utilizar retretes, y luego repartieron el material.

"Que la gente tenga retretes es muchísimo más importante de lo que se tiende a pensar", dice a Efe John Christopher Silvosa, el cooperante para Comportamiento Social de Acción Contra el Hambre en la región devastada por el tifón.

"El agua y saneamiento impacta directamente en el desarrollo de un país. Para que una sociedad progrese, el agua y saneamiento son básicos, y no sólo en situaciones de emergencia como la de Haiyan, sino a largo plazo", añade.

La mejora de la salud de los menores ha sido evidente en varias localidades, como en General MacArthur, en Samar Oriental, otra de las zonas más afectadas por Haiyan.

"Lo que más hemos notado es que los niños ahora prácticamente no faltan ningún día al colegio, y ese es un cambio muy grande", afirma Marietta Bagunas, funcionario del barrio de Camcuevez, en General MacArthur.

Desde el paso del Haiyan, cerca de medio millón de damnificados han recibido asistencia de Acción Contra el Hambre en materia de higiene, saneamiento y acceso a agua, y 71 barrios han sido declarados zonas de "cero defecación al aire libre".

En la ciudad de Tacloban, que quedó arrasada, los esfuerzos por desarrollar la red de saneamiento y acabar con la defecación al aire libre también ha impactado directamente en los niveles de nutrición de los menores de 6 años.

"Poco después del Haiyan, un 7,3 por ciento de la población estaba desnutrida. En dos años hemos conseguido reducirla a un 5,67 por ciento, y la mejora en el saneamiento nos ha ayudado mucho con estas cifras", comentó a Efe Maria Lumen Tabao, del Departamento de Nutrición de Tacloban.

Según la funcionaria, una de las lecciones más provechosas que han aprendido de las organizaciones internacionales es la importancia de que los menores de 6 años reciban una nutrición adecuada, y el establecimiento de un sistema para detectar y tratar a aquellos los que no reciben los alimentos que deberían.

"Los niños son el futuro, y si ellos no están bien nutridos, eso a largo plazo afectará a la economía de la ciudad y por lo tanto a todos sus residentes", explica Tabao.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha