eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Presidente de CRUE: Las carreras anteriores a Bolonia seguirán durando 4 años

- PUBLICIDAD -
Presidente de CRUE: Las carreras anteriores a Bolonia seguirán durando 4 años

Presidente de CRUE: Las carreras anteriores a Bolonia seguirán durando 4 años

Las universidades han llegado a un "principio de acuerdo" con el Ministerio de Educación para que todas las carreras oficiales anteriores al Espacio Europeo de Educación Superior (proceso de Bolonia) sigan siendo grados de 4 años (240 créditos), según el presidente de los rectores, Segundo Píriz.

En una entrevista con EFE, precisa que también se mantendrán así todas las titulaciones de Ingeniería y del campo biomédico, excepto las que tienen regulación propia, como Medicina, Farmacia o Veterinaria. Sobre el resto, cada universidad tendrá libertad para decidir entre 3 y 4 años.

Para Píriz (Villanueva del Fresno, Badajoz, 1963), veterinario y rector de la Universidad de Extremadura, se trata de "racionalizar" la duración de los grados con un "formato legal".

Pregunta: La mayoría de las universidades son muy críticas con el modelo que permite ofertar grados de entre 3 y 4 años.

Respuesta: Para nosotros es prioritario racionalizar la duración de las titulaciones. La mayoría de los rectores tenían la intención de que los estudios siguieran con la misma duración que hasta ahora (4 años), porque es difícil entender que los grados de Derecho o Química en universidades de la misma comunidad tengan duración diferente.

Los rectores vimos que era necesario homogeneizar esto y pedimos ayuda al ministerio. Hemos tenido buena acogida y hay un principio de acuerdo, que debería ver la luz pronto, el cual dice que los grados de 4 años serían todos aquellos que estaban en el catalogo preBolonia, es decir, licenciaturas, ingenierías y el campo biomédico, salvo las de regulación propia como Medicina, Farmacia o Veterinaria.

En el resto, que cada universidad hiciera lo que quisiera: entre 3 y 4 años.

Esa norma servirá como mal menor para racionalizar el sistema y distinguir al menos qué títulos obligatoriamente deben tener una duración de 4 años.

P: ¿Hacía falta cambiar la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), sustituida por una evaluación final de Bachillerato?

R: Fuimos muy críticos con la Lomce y hace un año pedimos una prórroga de la PAU de al menos un año.

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, nos dijo que no le parecería mala idea, pero que no se podía cambiar una ley orgánica con un Gobierno en funciones.

Ahora se ha decidido suspender sine die la validez académica de esa evaluación de Bachillerato, que está pendiente de una orden ministerial de desarrollo -debe salir antes del día 30-, pero creo que va a ser lo más parecida a la PAU.

P: Los estudiantes quieren saber ya cómo va a ser.

R: Más de trescientos mil todavía no tienen clara las reglas de juego. Con el Gobierno en marcha, esa orden ministerial tiene que salir, porque se está generando incertidumbre. Me consta por mis contactos con el ministerio que lo tienen hecho.

P: ¿Se debe mantener en un 4 la nota mínima para aprobar la evaluación final de Bachillerato como sucede con la PAU?

R: Es una petición razonable. Entendemos que el 5 impediría a algunos estudiantes ir a la universidad.

P: ¿Qué opinan los rectores del sistema actual de becas?

R: Necesitamos y reclamamos más y mejores becas, es un compromiso de la CRUE. Es preocupante que tengamos el 0,11 % de inversión del PIB para becas universitarias -dato Eurostat 2012-, cuando la media de la OCDE es del 0,31 %.

P: ¿Cómo afecta a las universidades la reducción de la financiación pública de las comunidades?

R: En parte se ha subsanado aumentando las tasas, lo que ha originado que, en algunas comunidades, se pague tres veces más por una matrícula que en otra. Es preocupante e injusto.

Los estudiantes con menos recursos tienen verdaderos problemas para continuar. Hay que trabajar para cambiarlo.

P: ¿Por qué la universidad española es poco atractiva para los extranjeros?

R: Hay una paradoja, somos el primer receptor de "erasmus" en términos absolutos, pero hay pocos que estudien un grado completo. La cosa cambia en másteres y doctorados, en los que estamos razonablemente bien.

Hay que copiar a los países que lo están haciendo mejor. Francia, por ejemplo, cuando sus universidades van a otros países, siempre van de la mano de sus embajadas. Nosotros lo estamos haciendo también; tenemos que hacer Marca España entre universidades y embajadas juntos.

P: ¿Y los profesores extranjeros?

R: No somos atractivos porque no tenemos capacidad de maniobra (autonomía) para tomar una decisión racional y rindiendo cuentas para presentarles una oferta salarial interesante.

¿Por qué no podemos traernos a los buenos investigadores pagándoles lo que les van a pagar en otras partes del mundo?

P: ¿Qué piensa cuando ve a miles de universitarios en paro o saliendo al extranjero? ¿Desaprovechamos recursos?

R: Absolutamente. El principal problema de este país es el desempleo. Es insostenible.

Universidades, empresas, administraciones públicas y entidades financieras debemos estar unidos en torno a este problema y buscar soluciones.

Las universidades estamos haciendo algo en este sentido y debemos seguir: parques científicos y tecnológicos, creación de empresas con participación de los campus y el profesorado y aumentar los productos de valor añadido.

P: ¿Están mal situadas las universidades españolas en los ránking?

R: Hay más de 20.000 universidades en el mundo y 40 públicas y una privada españolas están entre las mil primeras. El 83 % de nuestros alumnos estudian en universidades que están entre el 5 % de las mejores del mundo. Creo que eso no es malo.

Según la inversión que tenemos, somos el octavo o noveno sistema universitario del mundo. Otros están invirtiendo mucho más que nosotros y, cuando se invierte más y con cabeza, al final los resultados son mejores.

P: ¿Cómo debe ser el pacto educativo para las universidades?

R: Hemos pedido un pacto de Estado para la educación superior a los cuatro partidos principales para que no se cambien las reglas del juego cada cuatro años.

Queremos más financiación, mayor autonomía, más dinero para investigación. Más y mejores becas y trabajar por la internacionalización.

Nuestro compromiso es con la transferencia de conocimiento, la empleabilidad, formar a los estudiantes con teoría y práctica, las TIC, idiomas, habilidades sociales y de comunicación.

Pilar R. Veiga y Jesús Lozano

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha