eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La inflación agrava la amenaza del hambre en Sudán del Sur

- PUBLICIDAD -
La inflación agrava la amenaza del hambre en Sudán del Sur

La inflación agrava la amenaza del hambre en Sudán del Sur

La inflación de los alimentos se ha disparado en Sudán del Sur por la guerra civil hasta el punto que de el salario mensual de los funcionarios públicos equivale al precio de menos de tres kilos de carne, en un país que ha declarado la hambruna en varias regiones.

En el mercado Konyo Konyo, el más grande de Yuba, los comerciantes suben los precios todos los días y los clientes se quejan de que no pueden pagar los alimentos más básicos.

"Cobro 1000 libras (unos 10 dólares) al mes. Y a veces se atrasan en el pago del salario hasta dos o tres meses. ¿Cómo puedo cubrir las necesidades de mi familia de comida, bebida y vivienda?", dijo a Efe el funcionario público Karlos John.

En Konyo Konyo, el saco de harina de 50 kilos cuesta 4.700 libras (47 dólares), 600 libras más que la semana pasada; el kilo de carne de ternera alcanza las 360 libras (3,60 dólares), mientras que el cordero, más caro, ha llegado al precio prohibitivo para la mayoría de la población de 500 libras (5 dólares).

La inflación oficial llegó el pasado octubre a un pico del 832 % anual y, aunque desde entonces se ha moderado un poco, en el último mes los precios acumulan un alza del 32 %, según datos del Centro de Estadísticas.

"El precio de los bienes cambia a cada hora. Estamos viendo una hiperinflación. El precio de una materia prima es uno por la mañana y otro por la noche", dijo el director del Centro de Estadísticas, David Chan Thiang, en un comunicado.

Esta inseguridad de los precios, según Thiang, ha contribuido a una carestía de suministros en los mercados.

El principal ingrediente de la inflación es la aguda depreciación de la libra sursudanesa, pues debido a la guerra, la producción agrícola se resintió y se necesita importar la mayoría de los alimentos, que provienen principalmente de Uganda, excepto los enlatados, que se importan de Sudán.

El dólar pasó de valer 12 libras en octubre de 2015, antes de la liberalización del cambio, a cerca de 100, aunque en el mercado negro puede llegar a 130, una subida que no se ha visto reflejada en los salarios.

Ibrahim Mohamed, tendero, dijo a Efe que la falta de vigilancia del Gobierno en los mercados también influye en el alza de los precios, que "cada día aumentan" y le causan pérdidas "brutales" a los comerciantes.

Peter Samuel, carnicero, indicó que los precios de la carne son fijados por la Cámara de Comercio a su "capricho", sin estudio ninguno, lo que redunda en pérdidas para los vendedores.

Unida a la escalada de los precios, las deficiencias de las carreteras y la falta de seguridad dificultan la llegada de suministros a gran parte del país.

Las autoridades de Sudán del Sur decretaron en febrero pasado la hambruna en algunas regiones del país debido a la guerra y la crisis económica en el país.

La ONU estima que unas 100.000 personas podrían morir de hambre en dos zonas del Estado septentrional de Unidad, que es rico en petróleo, y otro millón necesita asistencia urgente para salvarse en el resto del país.

Además de por la guerra, las finanzas del país se han visto afectadas por la crisis del precio del petróleo, la principal fuente de divisas.

La producción de crudo ha caído cerca de un 40 % en relación a los 240.000 barriles que se producían antes de la guerra, que se desató a finales de 2013.

Sudán del Sur está sumido en una guerra civil desde diciembre de 2013, entre el Gobierno liderado por el presidente Salva Kiir y varios grupos armados, entre los que destaca el que lidera el ex vicepresidente Riek Machar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha