La portada de mañana
Acceder
La Educación no consigue recuperarse de los recortes del PP
Lula da Silva se enfrenta a Jair Bolsonaro en un duelo histórico para Brasil
¿Error, amenazas o corrupción judicial?, por Elisa Beni
Sobre este blog

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, constituida en 1990, es una asociación de carácter privado, sin ánimo de lucro, cuyo fundamento lo constituye la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la ONU en 1948. Aunque el ámbito de afiliación de la APDHA y su área directa de actuación sea el territorio andaluz, su actividad puede alcanzar ámbito universal porque los Derechos Humanos son patrimonio de toda la Humanidad.

Puedes seguir a la APDHA en redes sociales:

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

¿De qué se quejan las personas presas?

Salvador Cutiño Raya. Área de cárceles de la APDHA

0

Sobre este blog

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, constituida en 1990, es una asociación de carácter privado, sin ánimo de lucro, cuyo fundamento lo constituye la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la ONU en 1948. Aunque el ámbito de afiliación de la APDHA y su área directa de actuación sea el territorio andaluz, su actividad puede alcanzar ámbito universal porque los Derechos Humanos son patrimonio de toda la Humanidad.

Puedes seguir a la APDHA en redes sociales:

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

A menudo escuchamos en la calle, a nuestros vecinos, nuestras amigas y a tertulianos y periodistas explicarnos quiénes son las personas presas y lo bien que se vive en las cárceles españolas. Las personas que conocemos el sistema penitenciario tenemos grandes problemas para contar nuestra visión.

¿De qué se quejan? “entran por una puerta y salen por otra”, “cometen terribles crímenes” y “viven como en un hotel”. No es así. En España tenemos unas tasas de criminalidad especialmente bajas, comparadas con los países de nuestro entorno. La mayoría de las personas en prisión lo están por delitos relacionados con el trapicheo de drogas o delitos contra la propiedad, muchas veces también relacionados con el consumo de drogas. A pesar de lo que digan los medios de comunicación, se cometen pocos delitos violentos. El tiempo medio de cumplimiento de la pena de prisión es mayor que en otros países y las posibilidades de acceder a penas alternativas a la privación de libertad o a formas de cumplimiento más abiertas o en la comunidad son menores.

Desmontar estos bulos es tarea difícil y larga, pero tal vez escuchando la voz de las propias personas presas podamos aportar un granito de arena. Aunque tenemos investigaciones con resultados diversos y, a veces, contradictorios, parece que hay algunos elementos de especial importancia para la calidad de vida en prisión. Esto no significa “vivir como un rey”, sino valorar cómo es el desempeño de un sistema penitenciario o de unas prisiones frente a otras, en qué grado cumplen sus objetivos, si se respetan o no los principios legales y los derechos básicos. No confundir con tener una vida de calidad, pues eso es imposible estando privado de libertad, ni siquiera en un “hotel de 5 estrellas”.

Descubre nuestras apps