Lambán destaca “la integridad moral a prueba de bombas” de Aliaga, su socio “clave” en el cuatripartito, y se opone a dejarlo caer

Conrad Blásquiz

0

Arturo Aliaga, presidente del PAR y vicepresidente del Gobierno de Aragón, desempeña un papel “clave” en la estabilidad del cuatripartito que gobierna la comunidad desde el inicio de legislatura. Y, en consecuencia, el presidente aragonés, Javier Lambán, descarta forzar la dimisión de su socio “preferente”, a pesar de que está seriamente tocado tras la sentencia del miércoles de un juzgado de Zaragoza, que ha detectado amaños y numerosas anomalías en el congreso del PAR celebrado el pasado año. La sentencia, que no tiene precedentes en la historia política de la comunidad, obliga a repetir la cita congresual, incluido el proceso de relección de Aliaga al frente de los aragonesistas. 

Lambán citó ayer a la prensa a primera hora de la mañana en los pasillos de las Cortes, en un encuentro rodeado de fuerte expectación, para dejar claro que mantiene inquebrantable la confianza en su vicepresidente, el dirigente que al inicio la legislatura desoyó los cantos de sirena del PP para aliarse en un Gobierno y, en su lugar, respaldó formar parte de un cuatripartito inédito hasta entonces junto a PSOE, CHA y Podemos. “Quiero dejar absolutamente claro mi apoyo a mi vicepresidente”, del que Lambán elogió “su integridad moral a prueba de bombas y su vocación”. “Ha sido clave para que Aragón tuviera un Gobierno estable”, recordó y declaró tajante que “bajo ningún concepto” ha pensado en forzar su cese. Respondió así al presidente del PP y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien en unas durísimas declaraciones ha exigido la dimisión de Aliaga como número dos del Gobierno de coalición. “Pido respeto para este hombre tras lo que ha pasado en estos tres años” al sufrir un cáncer de próstata, reclamó Lambán. En otro momento, el dirigente socialista se mostró convencido de que su gobierno completará la legislatura, si finalmente Aliaga no resulta elegido al frente del PAR una vez que se repita el congreso regional.

A seis meses justos de las elecciones autonómicas y municipales de mayo, el auto del Juzgado de Primera Instancia número 18 de Zaragoza, que anula el congreso del PAR que reeligió en octubre de 2021 como líder Aliaga, ha desatado un terremoto en la política aragonesa. El fallo, que no es firme, aunque Aliaga ya ha anunciado que no lo recurrirá, da parcialmente la razón al expresidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro y militante del PAR, Xavier de Pedro, quien denunció las supuestas irregularidades cometidas en la convocatoria y en la afiliación en bloque de 311 personas justo antes de la cita congresual, tal y como avaló la Fiscalía en un demoledor informe durante el juicio celebrado la semana pasada y que ahora confirma el juez tras las pruebas presentadas y las declaraciones de los testigos. 

Lejos de dar marcha atrás, Aliaga se ha enrocado y ha reafirmado su deseo de convocar un nuevo congreso y presentarse a las primarias para liderar la candidatura autonómica. Ante la negativa de Aliaga a tirar la toalla, el sector crítico del PAR, encabezado por Elena Allué y De Pedro, ha incrementado en las últimas horas su presión y ha exigido públicamente la “expulsión fulminante” de Aliaga del PAR “por hacer trampas”.  “El señor Lambán tiene la responsabilidad de cesarlo porque es indigno para Aragón”, ha advertido Allué.

Lambán reafirma su lealtad a Sánchez

Entre tanto, Lambán también ha tenido que hacer frente en las últimas horas a taponar la vía de agua que él mismo provocó el jueves al afirmar en una mesa de debate, en el Palacio de La Aljafería, sede del Parlamento regional, con los expresidentes autonómicos Javier Fernández, de Asturias, y Juan Vicente Herrera, de Castilla y León, que a España le hubiera ido “mejor” si el expresidente asturiano Javier Fernández hubiera sido el secretario general del PSOE, dando a entender que en lugar de Pedro Sánchez. Lambán ha rectificado sus afirmaciones que él mismo ha calificado de “inoportunas y desafortunadas” y ha reafirmado su lealtad al líder del PSOE.  “Soy presidente de Aragón, a los aragoneses les diré siempre mis opiniones, pero deben saber también que soy leal al Gobierno de España, espero que la lealtad sea recíproca porque el Gobierno está siendo bueno para Aragón y vamos a seguir colaborando con él. La sintonía es total, todos estamos en un proyecto federal, Aragón el primero, y son muchos los retos y desafíos como para que en este momento haya ninguna quiebra”, ha subrayado.

Arturo Aliaga, presidente del PAR y vicepresidente del Gobierno de Aragón, desempeña un papel “clave” en la estabilidad del cuatripartito que gobierna la comunidad desde el inicio de legislatura. Y, en consecuencia, el presidente aragonés, Javier Lambán, descarta forzar la dimisión de su socio “preferente”, a pesar de que está seriamente tocado tras la sentencia del miércoles de un juzgado de Zaragoza, que ha detectado amaños y numerosas anomalías en el congreso del PAR celebrado el pasado año. La sentencia, que no tiene precedentes en la historia política de la comunidad, obliga a repetir la cita congresual, incluido el proceso de relección de Aliaga al frente de los aragonesistas. 

Lambán citó ayer a la prensa a primera hora de la mañana en los pasillos de las Cortes, en un encuentro rodeado de fuerte expectación, para dejar claro que mantiene inquebrantable la confianza en su vicepresidente, el dirigente que al inicio la legislatura desoyó los cantos de sirena del PP para aliarse en un Gobierno y, en su lugar, respaldó formar parte de un cuatripartito inédito hasta entonces junto a PSOE, CHA y Podemos. “Quiero dejar absolutamente claro mi apoyo a mi vicepresidente”, del que Lambán elogió “su integridad moral a prueba de bombas y su vocación”. “Ha sido clave para que Aragón tuviera un Gobierno estable”, recordó y declaró tajante que “bajo ningún concepto” ha pensado en forzar su cese. Respondió así al presidente del PP y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien en unas durísimas declaraciones ha exigido la dimisión de Aliaga como número dos del Gobierno de coalición. “Pido respeto para este hombre tras lo que ha pasado en estos tres años” al sufrir un cáncer de próstata, reclamó Lambán. En otro momento, el dirigente socialista se mostró convencido de que su gobierno completará la legislatura, si finalmente Aliaga no resulta elegido al frente del PAR una vez que se repita el congreso regional.

A seis meses justos de las elecciones autonómicas y municipales de mayo, el auto del Juzgado de Primera Instancia número 18 de Zaragoza, que anula el congreso del PAR que reeligió en octubre de 2021 como líder Aliaga, ha desatado un terremoto en la política aragonesa. El fallo, que no es firme, aunque Aliaga ya ha anunciado que no lo recurrirá, da parcialmente la razón al expresidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro y militante del PAR, Xavier de Pedro, quien denunció las supuestas irregularidades cometidas en la convocatoria y en la afiliación en bloque de 311 personas justo antes de la cita congresual, tal y como avaló la Fiscalía en un demoledor informe durante el juicio celebrado la semana pasada y que ahora confirma el juez tras las pruebas presentadas y las declaraciones de los testigos. 

Lejos de dar marcha atrás, Aliaga se ha enrocado y ha reafirmado su deseo de convocar un nuevo congreso y presentarse a las primarias para liderar la candidatura autonómica. Ante la negativa de Aliaga a tirar la toalla, el sector crítico del PAR, encabezado por Elena Allué y De Pedro, ha incrementado en las últimas horas su presión y ha exigido públicamente la “expulsión fulminante” de Aliaga del PAR “por hacer trampas”.  “El señor Lambán tiene la responsabilidad de cesarlo porque es indigno para Aragón”, ha advertido Allué.

Lambán reafirma su lealtad a Sánchez

Entre tanto, Lambán también ha tenido que hacer frente en las últimas horas a taponar la vía de agua que él mismo provocó el jueves al afirmar en una mesa de debate, en el Palacio de La Aljafería, sede del Parlamento regional, con los expresidentes autonómicos Javier Fernández, de Asturias, y Juan Vicente Herrera, de Castilla y León, que a España le hubiera ido “mejor” si el expresidente asturiano Javier Fernández hubiera sido el secretario general del PSOE, dando a entender que en lugar de Pedro Sánchez. Lambán ha rectificado sus afirmaciones que él mismo ha calificado de “inoportunas y desafortunadas” y ha reafirmado su lealtad al líder del PSOE.  “Soy presidente de Aragón, a los aragoneses les diré siempre mis opiniones, pero deben saber también que soy leal al Gobierno de España, espero que la lealtad sea recíproca porque el Gobierno está siendo bueno para Aragón y vamos a seguir colaborando con él. La sintonía es total, todos estamos en un proyecto federal, Aragón el primero, y son muchos los retos y desafíos como para que en este momento haya ninguna quiebra”, ha subrayado.

Arturo Aliaga, presidente del PAR y vicepresidente del Gobierno de Aragón, desempeña un papel “clave” en la estabilidad del cuatripartito que gobierna la comunidad desde el inicio de legislatura. Y, en consecuencia, el presidente aragonés, Javier Lambán, descarta forzar la dimisión de su socio “preferente”, a pesar de que está seriamente tocado tras la sentencia del miércoles de un juzgado de Zaragoza, que ha detectado amaños y numerosas anomalías en el congreso del PAR celebrado el pasado año. La sentencia, que no tiene precedentes en la historia política de la comunidad, obliga a repetir la cita congresual, incluido el proceso de relección de Aliaga al frente de los aragonesistas. 

Lambán citó ayer a la prensa a primera hora de la mañana en los pasillos de las Cortes, en un encuentro rodeado de fuerte expectación, para dejar claro que mantiene inquebrantable la confianza en su vicepresidente, el dirigente que al inicio la legislatura desoyó los cantos de sirena del PP para aliarse en un Gobierno y, en su lugar, respaldó formar parte de un cuatripartito inédito hasta entonces junto a PSOE, CHA y Podemos. “Quiero dejar absolutamente claro mi apoyo a mi vicepresidente”, del que Lambán elogió “su integridad moral a prueba de bombas y su vocación”. “Ha sido clave para que Aragón tuviera un Gobierno estable”, recordó y declaró tajante que “bajo ningún concepto” ha pensado en forzar su cese. Respondió así al presidente del PP y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien en unas durísimas declaraciones ha exigido la dimisión de Aliaga como número dos del Gobierno de coalición. “Pido respeto para este hombre tras lo que ha pasado en estos tres años” al sufrir un cáncer de próstata, reclamó Lambán. En otro momento, el dirigente socialista se mostró convencido de que su gobierno completará la legislatura, si finalmente Aliaga no resulta elegido al frente del PAR una vez que se repita el congreso regional.