eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Javier Sánchez Perona

Científico titular del Instituto de la Grasa-CSIC y profesor asociado de la Universidad Pablo de Olavide. Trabaja en el conocimiento de los mecanismos implicados en el transporte y metabolismo de los lípidos en humanos, así como en las repercusiones que tienen las grasas de la dieta y sus compuestos bioactivos sobre las enfermedades metabólicas. Es miembro de Ciencia con Futuro y divulga en el blog http://www.malnutridos.com

¿Por qué nos atraen tanto los alimentos ultraprocesados?

Si preguntamos a cualquier persona por qué le gustan los sabores dulces, nos dirá que es porque están ricos. Pero eso realmente no responde a la pregunta, sino que es una falacia de causalidad inversa: los sabores dulces están ricos porque nos gustan. Como dice Dan Dennett en esta charla TED, lo mismo podría aplicarse a la atracción de los hombres por las formas redondeadas del cuerpo femenino. Es decir, a los hombres nos gustan las mujeres con curvas porque nos resultan más atractivas. Quedamos encerrados en el falso silogismo.

Siguiendo el mismo tipo de razonamiento, a los humanos nos gustan los bebés porque son adorables. Según Dennett, en realidad nos gustan los bebés porque nos tienen que gustar. Dicho de otro modo, si no nos parecieran adorables, los descuidaríamos y podrían morir, y eso la especie humana no se lo puede permitir. De la misma forma, nos gustan los alimentos dulces o con grasa porque tienen un elevado contenido energético, necesario para nutrirnos. Para nuestros ancestros, estos nutrientes eran difíciles de conseguir en la naturaleza, así que desarrollaron una gran atracción hacia ellos.

Seguir leyendo »

¿Por qué consumimos más dulces cuando estamos estresados? Nuestro cerebro es egoísta

Con cierta frecuencia, el Washington Post publica una encuesta sobre las fobias psicológicas de los estadounidenses. Invariablemente, hablar en público está en los primeros puestos, por encima del miedo a volar, las agujas, ahogarse en el agua o… los zombies. Por tanto, parece evidente, que hablar en público es una de las actividades más estresantes que podemos realizar. De hecho, algunos sienten verdadero pánico a someterse al escrutinio de otras personas en una presentación oral, lo que les llega a afectar físicamente.

Por eso Achim Peters, un neurocientífico y diabetólogo de la Universidad de Lübeck (Alemania) emplea el estrés que supone realizar una presentación en público como método de estudio. Peters estudia el anhelo por el consumo de azúcar y los alimentos dulces en personas con estrés psicosocial y, para provocar ese grado de estrés, en sus experimentos fuerza a voluntarios a realizar discursos ante otras personas.

Seguir leyendo »

Un nuevo sospechoso para la enfermedad cardiovascular (y no es el colesterol)

Está completamente instalado en la cultura popular que el colesterol es malo para el corazón. Hasta en el lugar más recóndito de España, la gente sabe que algunos alimentos pueden aumentar los niveles de colesterol y que el ejercicio físico los reduce. De hecho, en todos los pueblos existe la ruta del colesterol, que parece ser el método infalible para reducirlo. Pero la percepción que tenemos de esta molécula puede estar cambiando. Cada vez resuena más que el colesterol puede dejar de ser el sospechoso habitual.

La primera vez que escuché poner en duda que el colesterol es el factor principal que enlaza dieta y aterosclerosis fue en un congreso en China en 2013. El japonés Harumi Okuyama ponía sobre la mesa la posibilidad de que los ensayos clínicos con estatinas -los fármacos que reducen el colesterol sanguíneo-  estuvieran sesgados por intereses económicos. Según  Okuyama, considerando solo los estudios que declaraban no tener conflictos de interés, no se podía establecer ninguna asociación significativa entre el consumo de estatinas con una protección cardiovascular.

Seguir leyendo »