Andalucía Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
La falta de control de los poderes del Estado sobre la Corona favorece el hermetismo de los movimientos del rey emérito
Entrevista - Ian Gibson: "Es lamentable que Juan Carlos I nunca condenara el régimen franquista"
Opinión - Los dueños de los datos, por Ignacio Escolar

Sobre este blog

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cuenta con 23 institutos/centros de investigación, propios o mixtos, en Andalucía. En este espacio de divulgación, las opiniones de los autores expresadas en este blog son de exclusiva responsabilidad de los mismos.

¿Qué supone ser miembro de EMBO?

Sobre este blog

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cuenta con 23 institutos/centros de investigación, propios o mixtos, en Andalucía. En este espacio de divulgación, las opiniones de los autores expresadas en este blog son de exclusiva responsabilidad de los mismos.

Mi naturaleza curiosa y quizás la influenciada de mi ambiente familiar, un padre científico y una madre dedicada a las matemáticas, me ha llevado desde pequeñita a querer saber el por qué de las cosas. Esta curiosidad me llevó a estudiar Ciencias Químicas en la Universidad de Sevilla y continuar con la especialidad de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Fueron las asignaturas de esta especialidad y mi base química las que despertaron en mí la curiosidad por saber como las interacciones entre células y moléculas son orquestadas para dar lugar a la gran diversidad de organismos vivos presentes en la naturaleza. Y estando en la UAM, tuve la gran suerte de poder contactar con investigadores del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, uno de los mejores centros de investigación por aquel entonces en España, que gozaba de un enorme prestigio internacional.

Con la ayuda de una beca del Ministerio de Educación y Ciencia, comencé así mi tesis doctoral en el campo de la Biología celular y del desarrollo, cumpliéndose así uno de mis sueños, trabajar como investigadora. Bajo la tutela de mi director de tesis, Prof. F. Jiménez, comencé a usar Drosophila melanogaster, conocida como la mosca de la fruta, como sistema modelo para intentar entender los mecanismos que regulan la formación del sistema nervioso embrionario. Entrar en la comunidad de “drosofilistas”, como se nos conoce a los que trabajamos con Drosophila, fue uno de los mayores aciertos de mi carrera científica. Se me abrió un horizonte infinito para poder responder a muchas de las preguntas que siempre me habían interesado sobre como se forman los distintos órganos, que hace que sean unos distintos de otros, por qué a veces dejan de funcionar,…

Por otra parte, me puso en contacto con la comunidad de drosofilistas, una comunidad a nivel mundial increíblemente acogedora, generosa con reactivos y conocimiento, innovadora,…Una comunidad de científicos que ha conseguido logros de extraordinaria relevancia en el campo de la biología molecular y celular y de la biomedicina, lo que se refleja en el hecho de contar entre sus miembros a varios premios nobeles, premios príncipe de Asturias, premios Jaime I,….

30 de abril de 2020

Descubre nuestras apps