eldiario.es

9

Joaquín Hortal

Joaquín Hortal es biogeógrafo, y estudia la diversidad y los efectos del cambio global sobre escarabajos, mamíferos o briófitos, entre otros. Actualmente es investigador contratado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 799

Los albores de la nutrigenética: bastante ruido, muy pocas nueces y algunas sospechas

Es algo bien aceptado que los alimentos se asimilan de forma distinta por cada individuo, y que esa asimilación diferente depende, al menos en parte, de los genes de cada uno. Esto es precisamente lo que estudia la nutrigenética. Lo mismo ocurre con los distintos fármacos, cuya eficiencia depende de nuestras variantes genéticas individuales y propias, tal como estudia la farmacogenética. En esta idea está el origen de la llamada "dieta del ADN", que, a diferencia de la dieta proteica o la dieta de las manzanas, no consiste en comer mucho ADN. El nombre no es muy afortunado, porque todos los seres vivos estamos llenos de ADN y no podemos separar esta molécula del resto de nutrientes en los alimentos; esta dieta no implica por tanto ningún aporte extra de ADN. La mal llamada "dieta del ADN" presume de utilizar la nutrigenética para predecir cómo vamos a responder a los distintos nutrientes y elementos de nuestra comida partiendo del estudio de nuestra genética particular. Con esa información, nos aconsejan la dieta más adecuada para perder peso o para mantenernos en forma, nos descubre intolerancias alimentarias y nos aproxima, en resumen, a una presunta dieta ideal. La "dieta del ADN" no es un proceso, es un producto: una compañía ofrece un test genético con el que diseña una "dieta personalizada".

Cuando buscamos un servicio de test genético para nuestra dieta, encontramos algunas cosas que despiertan sospecha. Una muy llamativa es que las compañías no especifican los detalles del método de análisis (genotipado) que utilizan; en su mayoría, no especifican cuántas ni qué variantes del ADN consideran para conformar el consejo genético y engloban los factores analizados en paquetes como "metabolismo de las grasas" o "necesidades particulares de nutrientes". El resto entra, se supone, dentro del secreto comercial. Cada compañía diseña su test o su particular interpretación de un mismo test. Es importante destacar que las decisiones sobre los genes analizados y las variantes del ADN consideradas no proceden, en su amplia mayoría, del conocimiento generado por investigaciones propias, sino del conocimiento científico producido en instituciones públicas y financiadas con fondos públicos.

Seguir leyendo »

Se va Margarita Salas, queda su legado y su ejemplo

La Biología Molecular se nos ha quedado huérfana. Hemos despedido a Margarita Salas, una de nuestras científicas más ilustres, una investigadora incansable, un icono inspirador para toda una generación de científicas y científicos españoles. Nos deja un legado sobre el que podemos, todas y todos, auparnos 'en hombros de gigantas', y supone un ejemplo que ayuda a dar seguridad y confianza a todas las jóvenes que planean, inician o desarrollan ahora su carrera científica. 

Gracias al estudio de un virus que infecta bacterias, phi29, Margarita contribuyó de forma crucial a entender el mecanismo de copia del ADN. Consiguió un enorme éxito, reconocimiento mundial y una considerable contribución a la caja común; de hecho, es creadora de una de las patentes más rentables de la historia de España. Se granjeó el prestigio y el reconocimiento de la comunidad científica internacional a base de tesón y de trabajo duro.

Seguir leyendo »

El espejismo de la libertad en la era de las burbujas ideológicas, la segmentación y la violación de la intimidad

El acceso pleno que tenemos a la información en nuestros días nos da una falsa impresión de libertad. Es falsa porque este acceso no es tan pleno. Lo hemos visto con las denuncias de Edward Snowden, y las persecuciones que sufren Julian Assange y Chelsea Manning. Pero más falsa aún porque existen barreras más sutiles, aunque sumamente eficaces, que nos alejan de la realidad. Entre estas barreras se encuentra el fenómeno de las burbujas ideológicas y culturales. Del mismo modo que nos rodeamos de personas afines y tenemos poco contacto con personas de niveles culturales, económicos o ideológicos muy diferentes, las empresas tecnológicas nos envuelven en una burbuja tecnológica que nos acompaña, nos guía y nos aísla mientras navegamos y mientras usamos las redes sociales, creando lo que se conoce como cámaras de resonancia o cámaras de eco online. Poca gente es consciente de esa pertinaz burbuja y eso es lo que le confiere su efectividad. El creador del concepto, el ciberactivista Eli Pariser, define esta burbuja como "el ecosistema personal de información que ha sido provisto por algoritmos". Este filtrado automatizado de la información que nos llega conocido comofiltro burbuja se nutre de todas las decisiones adoptadas y miguitas de información dejadas por el usuario en la navegación de la web y en interacciones con aplicaciones diversas. En la confección de esos algoritmos se tienen muy en cuenta informaciones como el perfil que el usuario sube al registrarse en páginas, aplicaciones y redes, el historial de búsquedas y la ubicación geográfica. La misma tecnología que te hace llegar "información relevante para ti", sirve igualmente para que equis productos y servicios que sin duda te interesan, te salgan más caros en momentos de especial necesidad (batería baja, dificultades financieras) o vulnerabilidad (inseguridad, depresión, menstruación). El coste (y la renovación o no) de algunos seguros de salud dependen ya directamente de los hábitos "reportados" por tu “wearable” o tu "e-health service" favorito. Parece ciencia ficción, pero no lo es.

Las burbujas han sido denunciadas y defendidas, pero no son tan conocidas como debiera. Es evidente que estas burbujas traen ventajas tanto a la empresa, corporación o entidad que las genera o las contrata, como al usuario encapsulado en ellas al beneficiarse de una información que puede serle muy útil para sus intereses. Pero no es menos cierto que estas burbujas constituyen potentes armas de doble uso en la arena política y generan espacios cerrados de información (y desinformación) que hacen a los ciudadanos más vulnerables a la manipulación. La polémica está, por tanto, servida. Pero más allá de la polémica está la evidencia de una sociedad polarizada alrededor de temas sin duda controvertidos. Pero que ignora que tanto el filtro de información, como la exacerbación de las fracturas sociales, han sido interesadamente inducidas desde fuera de España.

Seguir leyendo »

Ciencia de todo a cien

Uno de los mitos recientes más repetidos sobre la ciencia española es que el crecimiento de su productividad no ha ido acompañado de un crecimiento paralelo en calidad. Cuando había más inversión –se argumentaba– publicábamos muchos papers pero pocos "Sciences y Natures". Y cuando la inversión cayó, se concluyó con todo cinismo, lo que lastra la calidad de nuestra investigación no es la falta de fondos, sino "el exceso de investigación de mala calidad".

Como hemos explicado reiteradamente, este mito se apoya en un análisis interesado que ignora el papel de dos variables esenciales: la inversión en I+D, y la infraestructura y capital humano que esta asegura. Los datos demuestran, por ejemplo, que hasta el desmantelamiento de la inversión en I+D impuesto tras la crisis, la I+D de los países del sur de Europa (a los que ciertos medios se referían entonces con el ofensivo acrónimo PIIGS) mostraban una elevada productividad de Europa por euro invertido. Y lo eran trabajando con unos recursos y en unas condiciones que, en manos de un cineasta, se parecerían mucho a los avatares de los personajes de Tocando el viento, Full Monty o Los lunes al sol.

Seguir leyendo »

Y la ciencia, ¿pa' cuando?

Después de varios meses de inactividad, demoscopia y tacticismo partidista, estamos a apenas unos días de la fecha definitiva. Los partidos autodenominados progresistas tenían que decidir antes del martes 17 si serían capaces de negociar una coalición para formar gobierno, o si abandonaban toda pretensión de hacerlo en el futuro cercano y nos abocan a nuevas elecciones. El problema, mil veces repetido, es que mientras el tridente Sánchez-Calvo-Ábalos juega al escondite con sus propios votos, el país en general, y la administración pública en particular, acumula ya años de parálisis y desmantelamiento. Seguimos viviendo de las rentas, pero estas rentas se acaban.

La situación es tan crítica que hasta se hace difícil hablar de ciencia e innovación. Con la brecha social creciendo sin detenerse, familias enteras condenadas a no salir nunca de la pobreza extrema, el acceso a la vivienda convertido en una emergencia social, una sanidad y una educación en las que se utiliza un deterioro programado mediante recortes para justificar y financiar su creciente privatización, una justicia totalmente desprestigiada por la infiltración partidista y sectaria, y una corrupción inacabable que nos cuesta 90.000 millones de euros al año (casi 6 veces más que la inversión anual en I+D), cuesta creer que nuestra investigación puede tener una mínima relevancia dentro de la serie de reformas urgentes que tendría que abordar el nuevo gobierno.

Seguir leyendo »

Verdades, mentiras y la opinión sesgada sobre datos y hechos

Hace tiempo nos proponían participar en un debate supuestamente crítico sobre la evolución biológica en una mesa redonda que incluía a algunos altos responsables de la Iglesia Católica. La equidistancia y el relativismo lo admite todo. Podemos hablar de casi cualquier cosa, aunque los biólogos evolutivos y los obispos nos movamos en mundos muy alejados y de improbable intercambio y comprensión recíproca. Sin embargo, decidimos que, lógicamente, sólo cabía rechazar la invitación. ¿De qué vamos a hablar con esos señores? (Eran todos hombres, claro). La gente de ciencia nos movemos en el marco de la razón, del método científico, de la argumentación basada en evidencia contrastable y de la discusión ordenada. Fuera de ese marco, íbamos a ser solo unos tertulianos más, hablando de cualquier cosa y sin que necesariamente seamos más autorizados y confiables que cualquier otro ciudadano. Con nuestra presencia estaríamos legitimando la postura de quienes rechazan el debate honesto al aceptar un intercambio de opiniones vacío de su elemento principal: el contraste con los hechos. Puede que nos equivocáramos al rechazar la invitación.

Por supuesto que no fuimos los primeros que nos enfrentábamos a esta decisión. Es muy conocido el debate que se produjo sobre evolución y creacionismo, hace unos años, entre Bill Nye, comunicador científico, y Ken Ham, presidente del Museo de Kentucky sobre la Creación. Como muchos críticos ya anticiparon, el gran ganador fue Ken Ham. A pesar de la vacuidad de sus argumentos, la mera celebración del debate consiguió presentarlo en pie de igualdad con los científicos de su época.

Seguir leyendo »

Saltándose acuerdos internacionales, el nuevo gobierno municipal de Madrid se aleja del conocimiento científico

Los pactos que han suscrito los tres partidos de la derecha española para sacar de su puesto a la última alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, van completamente en contra de las directrices y acuerdos internacionales que ha firmado España en general y Madrid en particular en materia de medio ambiente y salud. Estos pactos, que pueden verse resumidos aquíaquí, van más allá de saltarse acuerdos internacionales como el de París sobre cambio climático, o las directivas europeas en esta materia que Bruselas nos recuerda constantemente. Se saltan la evidencia científica sobre los problemas para la salud tanto de las personas como del planeta que se generan con el tráfico anterior a Madrid Central. Eliminar Madrid Central, soterrar la Gran Vía, construir infraestructuras en Madrid Norte o en la A-5 que pretenden incrementar el tráfico en el centro de esta gran ciudad son propuestas insostenibles en pleno siglo XXI, por mucho que hayan sido promesas electorales.

Estas propuestas, negando la contribución de Madrid al cambio climático y el impacto de una atmósfera sucia sobre la salud, van exactamente en contra de todos los acuerdos entre los alcaldes de las principales ciudades del mundo y en contra de todas las iniciativas que aglutinan ciudades de distintas regiones del planeta. Porque no hay ni una sola red o consorcio o agrupación de ciudades que se hayan reunido para emitir más carbono a la atmósfera, para exponer más a las personas a las partículas y gases resultantes de la quema de combustibles fósiles, ni para facilitar el tráfico de un número creciente de vehículos a expensas de contaminar localmente y activar el calentamiento de la atmósfera a nivel global. Ni una. Y existen muchas para todo lo contrario, como el pacto global de los alcaldes del mundo o la red C40 y el CDP-Cities a nivel internacional y la Red Española de Ciudades por el Clima a nivel nacional. Redes estas últimas en las que, como es lógico, está Madrid. ¿Pensará el nuevo equipo municipal dar de baja a Madrid en todas estas alianzas, redes y pactos nacionales e internacionales por la salud de las personas y del planeta?

Seguir leyendo »

Ciencia en positivo: Yes, we can!

Hace cosa de un mes coincidimos con dos investigadores muy jóvenes y brillantes de nuestra abarrotada diáspora internacional. Los conocemos bien porque han trabajado en el entorno de nuestro departamento y sólo cabe decir que son realmente buenos. Al preguntarles por su futuro nos comentaron que habían conseguido sendos contratos Ramón y Cajal, que, para quien no lo sepa, son la joya de la corona de un sistema de captación de talento científico organizado y financiado por el ministerio de turno (nuestras excusas por no completar el nombre, porque la ciencia ha pasado por cuatro ministerios diferentes en las últimas dos décadas, y con las elecciones anticipadas encima, cualquiera se aventura con el nombre del próximo). 

Ya hemos escrito muchas veces sobre las dificultades para desarrollar una carrera investigadora en nuestro país y lo paradójico que resulta que, como leíamos el otro día en El País, más del 50 % de los profesores universitarios no investiga nada o casi nada, y por otro lado nuestros investigadores postdoctorales (o “postdocs”) son investigadores muy valorados internacionalmente. Nuestros postdocs se cuentan entre los candidatos más cualificados y de mejor desempeño en el mercado internacional y, sin embargo, no hay manera de traerlos de vuelta de una manera digna. El programa Ramón y Cajal cuenta con una financiación escasa y la incorporación final de los contratados en el sistema de I+D+i de nuestro país es bastante incierta, pero sin duda consigue el objetivo de atraer y retener a una fracción de los mejores científicos. Se trata de un sistema extraordinariamente competitivo que permite retornar a lo mejor que hay por ahí fuera, retener algo del talento que ya volvió, e incluso atraer investigadores extranjeros con trayectorias prometedoras. Un sistema que por fortuna se ha mantenido de forma transversal independientemente del color político del ejecutivo, aunque con las obvias dificultades de financiación introducidas con la excusa de la crisis y mantenidas hasta ahora. Podemos estar orgullosos de algunas cosas que se hacen razonablemente bien en este país. 

Seguir leyendo »

¿Son suficientes las reformas de la gestión de la ciencia recién aprobadas por el Gobierno?

Hace un par de meses describíamos en esta sección algunos indicios de cambio en la ciencia española, centrándolos en el caso del CSIC, una de sus instituciones de referencia. Hacíamos el análisis como resultado de una iniciativa de colaboración entre científicos, políticos y gestores que comenzó hace ya más de cinco años, destinada a implementar las reformas que necesita la gestión de la ciencia española (y de la que hemos dado cumplida cuenta en este foro; 1, 2, 3, 4). En paralelo se han desarrollado nuevas iniciativas por parte de otros Organismos Públicos de Investigación (OPIs), varias Fundaciones, la COSCE, la CRUE y la SOMMa, entre otros, que llegan a conclusiones similares y que se pueden resumir en un decálogo. Este decálogo representa el conjunto de normas y consejos básicos necesarios para el desarrollo de la I+D pública española.

La necesidad de implementar todos los puntos de este decálogo no implica necesariamente que haya que aplicarlos todos a la vez. Hay procedimientos y prácticas organizativas, generalmente relacionadas con la interpretación de las normas, que deben cambiarse con urgencia para evitar el colapso del sistema. Un ejemplo claro es la intervención previa de las inversiones y gastos en los OPIs, que retrasa y dificulta la gestión eficaz de los recursos económicos en el entorno competitivo y cambiante de la actividad científica, lo que acaba asfixiándola. Algunas soluciones en este sentido se incluyen en el Real Decreto Ley 3/2019 aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 8 de febrero. La aprobación de este Real Decreto Ley (RD-L) representa, sin embargo, una oportunidad perdida para modificar otras Leyes (por ejemplo la de subvenciones, la de Régimen Jurídico del Sector Público o la general presupuestaria), cuya aplicación severa es lo que realmente asfixia el sistema español de I+D. El contexto político actual no favorece, desde luego, el desarrollo de normas de calado, que exigen debates extensos, consensos amplios y compromisos a largo plazo. De hecho, un aspecto clave que no se ha abordado en este RD-L son las dificultades de funcionamiento y de autonomía presupuestaria de Agencia Estatal de Investigación (AEI) encargada de la financiación competitiva de la actividad científica. Esta Agencia, que debería contar con una estructura de gestión independiente, tiene problemas para asegurar una agenda de convocatorias de proyectos y personal que sea estable y predecible para los grupos de investigación. Planificar la investigación a medio plazo en estas condiciones es como avanzar por un videojuego de puentes movedizos, que pueden desaparecer cuando más se les necesita: ¡Game over!

Seguir leyendo »

E. C. Pielou, la mujer que elevó el rigor matemático de la ecología

Uno de los sesgos más extendidos del sistema patriarcal que afecta a nuestra percepción de la ciencia es la omisión o el desconocimiento del papel de las mujeres  como grandes impulsoras del avance científico. No solo no tenemos conciencia de la importancia de científicas e inventoras como Ada Lovelace o Rosalind Franklin, que han pasado desapercibidas incluso entre aquellos que han seguido sus pasos en la computación o la biología evolutiva, respectivamente. Además, existe un efecto perverso que pasa aún más desapercibido:  el de asumir que los apellidos de investigadores eminentes corresponden con las iniciales de un hombre. 

En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia queremos contribuir a revertir esta tendencia. Para  ello nada mejor que el ejemplo de una de las científicas más relevantes de la ecología cuantitativa del siglo XX, cuyo género es obvio para los ecólogos norteamericanos que coincidieron con ella en congresos, pero que ha pasado desapercibido a muchos ecólogos europeos y de otras partes del mundo, que, al desconocer el nombre que se esconde tras las siglas E.C., asumieron (y asumimos) que se trataba de un hombre. 

Seguir leyendo »

  • Cultura

    Muere el dibujante Forges a los 76 años

    #24 Echaremos muchísimo de menos su lucidez. Hasta siempre maestro, que la tierra te sea leve

      • Votar a favor 6
      • Votar en contra 0
  • Ciencia Crítica

    Mujeres en la ciencia: no hay peor ciego que el que no quiere ver

    #6 No abandonamos la ciencia por una ideología de género. Todo lo contrario. Para exlicarlo, nada mejor que hacer nuestras las palabras de dos compañeras en el blog de la AEET. "Como científicas no podemos dar por válidas estas conclusiones basadas en opiniones y en una revisión subjetiva de los datos (...)". Ver https://revistaecosistemasblog.net/2017/02/11/cientificas-hoy-es-nuestro-dia-tenemos-mucho-que-contar/ Todos los científicos saben que entendemos la realidad en función de nuestro método de cuestionarla, como decía Heisenberg. Afirmar lo contrario es engañar al personal.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • Ciencia Crítica

    España y Portugal liderarán la ciencia mundial gracias a Trump y al Brexit

    #6 Obviamente este texto es una sátira, basada en la distopía de que España cuenta con un gobierno valiente y dispuesto a apostar por un cambio en la economía del país mediante la creación de actividades de alto valor añadido. Pero bueno, el avance de los partidos parafascistas/ulatranacionalistas en Europa, el Brexit y la elección de Trump ya convierten al mundo de 2017 en una distopía al mejor estilo de Alan Moore, así que, ¿porqué no pensar que algo como esto es posible?

      • Votar a favor 12
      • Votar en contra 0
  • Sociedad

    La OCDE ficha a Montserrat Gomendio, una de las artífices de la reforma educativa del Gobierno del PP

    #6 A mí me ha venido exactamente la misma frase a la cabeza. Esto también nos indica lo buenos e insesgados que son los criterios de la OCDE.

      • Votar a favor 7
      • Votar en contra 0
  • Desde todas partes

    Elecciones andaluzas: los emigrados no son ciudadanos

    #6 Totalmente cierto. En las generales de 2011 estaba en Brasil, registrado en la sección consular correspondiente, y sabiendo lo que habían hecho PPSOE con la ley electoral, comencé los trámites para votar el primer día del plazo. Los papeles para votar por correo llegaron más de dos meses después de las elecciones. En esa época hubo cálculos que cifraron en mas de medio millón los españoles en el extranjero que intentaron pero no consiguieron votar, mas de la mitad del censo. Aunque esas cifras sean exageradas, a varios varios cientos de miles de españoles se nos impidió el voto. Una razón más para considerar ilegítimo al gobierno actual.

      • Votar a favor 3
      • Votar en contra 1
  • Zona Crítica

    El temblor municipal

    #3 Gracias Guillermo por poner en negro sobre blanco lo que estamos comenzando a sentir.

  • Zona Crítica

    El agujero negro de la Universidad española

    #8 Totalmente de acuerdo, Víctor. Se puede explicar de manera mas extensa, pero no mas clara. La red del clientelismo se hurde desde el principio en muchos grupos universitarios (y no sólo). En un post reciente ( http://www.eldiario.es/cienciacritica/Autores-clientelismo-orden_importa-articulos-cientificos_6_324127589.html) contábamos algunos ejemplos, pero este análisis es tan lúcido como dura es la realidad. Encontrar soluciones que no impliquen hacer borrón y cuenta nueva con buena parte del sistema universitario va a ser difícil, pero éstas tienen que pasar necesariamente por implementar un buen sistema de rendición de cuentas, en la que apostar por candidatos menos preparados tenga consecuencias sobre los niveles de financiación y contratos de grupos y departamentos universitarios. Esto, unido a una gestión transparente acabará por poner en evidencia a los grupos más mediocres, y desterrar las malas prácticas del resto. Pero hacen falta años, dedicación y paciencia para cambiar un sistema anquilosado. Me consta que la Universidad española cuenta con buen material para comenzar el cambio. Es duro verlos irse.

  • Ciencia Crítica

    Autores, amigos y clientes: el orden importa en la firma de artículos científicos

    #8 En principio, no estábamos comentando el número de autores, sino el orden y la posición de lo que en inglés se llama "free riders". Sin embargo, ya que lo comentas creo que es necesario aclarar cómo trabajamos en el blog y porqué firmamos tantos habitualmente. Los post de Ciencia Crítica suelen venir firmados por 5 o 6 de nosotros porque no los escribimos solos. La primera versión siempre corre a cargo de uno de nosotros (que firma el primero), muchas veces después de una discusión sobre el tema por correo electrónico. Después todos o casi todos los que contribuimos al blog lo leemos, comentamos y editamos, y si hace falta discutimos de nuevo puntos concretos. Los autores que ves, por lo tanto, han discutido sobre el tema, revisado el texto y acordado una versión. Por eso a veces no lo firmamos los 6, porque alguno en concreto no ha participado en la escritura. Este proceso de debate interno también es la causa de que a veces nos retrasrmos y salimos el viernes en lugar del jueves, por ejemplo. O de que haya semanas que no saquemos post (aunque aquí también influye nuestra carga de trabajo; los huecos suelen coincidir con cierres de convocatorias, congresos, épocas de muchas clases o de trabajo de campo, etc.). En concreto, este post lo hemos escrito y discutido a lo largo de las dos últimas semanas. En relación con el órden, el que lidera el post firma el primero. Más allá de eso no tenemos una precaución especial, ya que no se trata de un artículo científico que vamos a colocar en nuestros CVs o a mostrar en evaluaciones. Normalmente el segundo y/o el último firmante han contribuido algo más que los otros, pero no tenemos una regla estricta.

  • Ciencia Crítica

    ¿Es el ecologismo insensible al sufrimiento animal?

    #5 Tienes razón Leopoldd. Como ecólogos de profesión, nosotros somos los primeros que sufrimos esa confusión idiomática, que probablemente viene de las malas traduccionesdel inglés, donde "ecologist" significa ecólogo, y ecologista se suele decir "environmentalist" o incluso simplemente "green". De hecho estuvimos pensando cuál de las dos perspectivas utilizábamos al escribirlo. Al final no tuvimos éxito en distinguir claramente que el ecologismo es una perspectiva activista que busca la protección de la naturaleza, y que cuando está bien fundamentada se basa en la cienca ecológica (que hacemos los ecólogos). Luego vienen las diferencias entre lobbys verdes, grupos de presión, diferentes tendencias conceptuales tanto en la parte cientítifca como entre los activistas, la mayor o menor influencia del pensamiento "de izquierdas" o del "liberal" (que no son opuestos ni significan lo mismo en todas partes del mundo)... pero eso ya entra dentro de lo normal en un mundo tan complejo como en el que vivimos.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • Piedras de papel

    ¿Genera desafección Podemos?

    #14 FTotalmente de acuerdo, Ignacio. Imaginemos que la elección del voto depende del nivel de renta. Los votantes con mayor nivel de vida han sufrido menos el impacto de la crisis, y por lo tanto confían en los partidos "del régimen" (CIU, PP, PSOE) y les votan. Además, al no sufrir la crisis estan mas felices. Los que han perdido mas, o sienten una mayor desafección hacia el sistema, votan a IU, Podemos o ERC en Cataluña. Ya tenemos una hipótesis alternativa que da lugar al mismo patrón, y además es plausible. Dejando aparte el hecho de que la media de los votantes de todos los partidos es bastante feliz. Por eso estos datos no me parecen adecuados para mostrar que Podemos hace infelices a sus votantes. Personalmente,con la que está cayendo desde hace años creo que la infelicidad y el cabreo vienen ya de antes de que apareciera Podemos.

  • Zona Crítica

    Negociar con el pirómano

    #41 Leila Nachawati es comunicadora y profesora de Comunicación en la universidad, y no trabaja ni es funcionaria de la embajada israelí. Esas afirmaciones son falsas.

      • Votar a favor 7
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Las finanzas de Podemos, a la vanguardia en transparencia y rendición de cuentas

    #2 "Quien paga manda, y en Podemos manda la gente que nos financia con pequeñas aportaciones a cambio de que rindamos cuentas de nuestra actividad públicamente." Estoy en total desacuerdo, quien aporta tiene derecho a conocer en que se emplea pero no a "mandar" tiene los mismos derechos que cualquier persona inscrita. Los ingresos del partido por donaciones/cuota son unos 80.000€/mes y la asignación por cinco parlamentarios es (sin contar sueldo del parlamentario) 125.000€/mes aún teniendo en cuenta que son ingresos para llevar a cabo la actividad europarlamentaria, dan una capacidad de financiación superior a las provenientes de las donaciones.

      • Votar a favor 5
      • Votar en contra 1