eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Jorge Moruno

Licenciado en Sociología por la UCM y con la tesina acabada en la UAB. En el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos. Cofundador de la A.U Contrapoder y activista en movimientos urbanos y universitarios. Coautor del libro "Les raons dels indignats" y "Los indignados del 15 de Mayo". Ha sido investigador del Instituto de Gobierno y Políticas Públicas (IGOP-UAB) y colaborador del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos (OSPDH).

Mayo: Más Madrid o más Gürtel

Bajo el gobierno del Partido Popular con apoyo de Ciudadanos, la Comunidad de Madrid se ha convertido en una región más segregada, ineficiente e injusta, en donde los más pudientes reciben subvenciones y los más perjudicados son perseguidos. Si Madrid no está peor es gracias a su ubicación como centro económico de España, una realidad que en lugar de aprovecharse para garantizar la prosperidad a la ciudadanía madrileña, se utiliza para implementar medidas que tienen como único objetivo beneficiar a la cúspide de la pirámide. En Madrid, al mismo tiempo que se crece económicamente también aumenta la deuda, la desigualdad y la exclusión social. Por una sencilla razón: la orientación de las políticas públicas en favor de unos intereses minoritarios en detrimento del bienestar del conjunto de la población. Dicho de otra manera, para que los ricos puedan ser todavía más ricos, los pobres tienen que ser todavía más pobres.

Cómo es posible que seamos la región más rica de España, al mismo tiempo que somos una de las regiones de Europa más desiguales. Esto se explica, entre otras razones, por el desprecio a la democracia que destilan las élites extractivas que gobiernan la comunidad, lo que se traduce, por ejemplo, en que somos la región de España que menos invierte en educación –también la que tiene la educación más segregada-, la que menos invierte por habitante en gasto social y unas de las que registra mayor riesgo de pobreza cuando lo medimos en relación a la propia riqueza que genera Madrid. Dicen defender la vida, pero luego vacían de pediatras la sanidad y limitan las visitas a la mañana, dicen defender la familia, pero luego la mayoría de los solicitantes de ayudas a la dependencia en Madrid murió sin percibirla, dicen apoyar a la juventud y luego hacen todo lo posible por acercarles a las casas de apuestas y retrasar su emancipación. Afirman que Madrid es una tierra de oportunidades, pero se olvidan de la distribución de rentas: la renta media de Madrid es muy superior a la del resto de España (casi un 18%), pero más del 30% de la población madrileña ingresa menos de 1000 euros al mes. Dinero hay y mucho, la pregunta es dónde, si en su bolsillo o en el tuyo.

Seguir leyendo »

2017: ¿De la resignación a la alternativa?

Es un lugar común señalar el 15 de mayo de 2011 como un punto de inflexión en la historia del régimen del 78, destacar su importancia como síntoma de madurez democrática de la sociedad española frente a unas élites ensimismadas y también alabar sus potencialidades de transformación. Estaríamos ante un verdadero terremoto democrático, cuyas ondas sísmicas llegaron, primero, al PSOE, empujándole fuera del gobierno, removieron el sistema de partidos permitiendo irrumpir a una formación como Podemos y obligando a los viejos partidos a moverse, aceleraron la abdicación de Juan Carlos I y la reforma de la monarquía y, ahora, han vuelto, de nuevo, a sacudir en sus primarias al PSOE tras el fatídico Comité Federal del 1 de octubre.

Estaríamos ante un fantasma que ya recorrió la campaña interna previa cuando Susana Díaz lo maldijo regañando a "los que se indignaron" porque "pensaban que iban a tener una casita en la playa" o cuando José Félix Tezanos, sociólogo guerrista del equipo de Pedro Sánchez, señalaba la cuestión juvenil como la gran cuestión de España. Y que podría volver a estar muy presente.  

Seguir leyendo »

La revolución será feminista

El feminismo no es un movimiento social, es mucho más, es una sociedad que está moviéndose hacia el feminismo. En ese proceso, las fuerzas y lecturas que rechazan una sociedad igualitaria lanzan exabruptos y conatos propios del Medioevo; pero lejos de ser una muestra del retroceso de la sociedad hacia posturas aparentemente superadas, representan la reacción de los valores de una sociedad que se muere, pero que en su agonía, cual perro rabioso, se parapeta en la esquina lanzando mordiscos a la espera de ser derribado.

Las manifestaciones del 8 de marzo han sido masivas alrededor del mundo. En Madrid, ahí donde hace unos años se juntaban unas pocas miles de personas en una puesta en escena donde se identificaban con facilidad los bloques de partidos y colectivos políticos, en esta ocasión se han diluido entre un torbellino de iniciativas, pancartas caseras, cánticos cruzados y las calles aledañas a la manifestación tomadas por grupos de mujeres que vuelven a casa contentas y exhibiendo símbolos: la calle es suya. Sucede siempre lo mismo con aquello que es grande, que desaparece todo rastro de vanguardia y se le responde al poder con la frase que canta el Evaristo, "¿quieres identificarnos? Tienes un problema".

Seguir leyendo »

Un tiempo nuevo

Pretender encontrar una única causa sobre lo ocurrido el 26J creo que es imposible, se cruzan demasiadas variables y no podemos compararlo con otro caso para comprobar qué hubiera pasado en otro supuesto si modificamos algunas de esas variables. Sin embargo, estoy convencido de que el debate y el reto fundamental al que se enfrenta Podemos tiene más que ver con el enfoque y las prácticas a desarrollar en el futuro. El debate sobre el futuro es la mejor forma de corregir lo pasado. Ahora le ha llegado el turno a la estrategia en detrimento de la táctica, ahora esas tinieblas abren un campo de posibilidad constituyente. ¿Qué es lo fundamental y cómo enfocarlo?Aclaremos. Cualquier apuesta es inofensiva si no es capaz de transportar las sensaciones, los imaginarios, las proyecciones, si no consigue reinterpretar los miedos, temores y esperanzas de su época. En definitiva, sin una buena guía de las pasiones humanas y del modo en el que desea la sociedad, la política es inocua. Se trata entonces de poner por encima de las etiquetas e identidades particulares, la importancia por recordar que las reformas sociales no se logran nunca por la debilidad de los fuertes, sino por la fuerza de los débiles. Entonces, ¿dónde está la fuerza, cómo encontrarla? Nos sucede como al filósofo Slavoj Zizek analizando la película Matrix, cuando a la hora de elegir entre las dos pastillas que Morfeo le ofrece a Neo, Zizek responde, ¡quiero la tercera pastilla! Exacto, no se trata de discutir sobre la base de ser más o menos "radical" dentro el mismo plano, se trata más bien de cambiar el propio plano. El virtuosismo de la política transformadora reside en el contenido, en esa materia capaz de movilizarse y hacer real la verdad efectiva de la cosa. La verdad siempre es un proceso sujeto a la impugnación. La fuerza, por lo tanto, está en aquella estrategia que permite crear racionalidades compartidas empujadas por un interés –deseo- democratizador. Todo el imaginario neoliberal que proyecta la defensa de "la economía por goteo" junto con el prototipo del "triunfador"  a modo de motor dinámico de la economía, frente al vago, el que protesta y el “perdedor” que vive de las ayudas sociales, viene de una lectura reaccionaria del deseo por dejar de ser clase obrera. La paradoja de toda esta visión neoconservadora reside curiosamente en una potencia de liberación. Los años 80 de Thatcher y Reagan consiguieron ofrecer una “salida” a esa subjetividad surgida en los años 60 y los 70, ahí donde la izquierda solo consiguió “resistir” durante un tiempo pero sin ofrecer un nuevo encaje. El deseo de la “huída de la fábrica”, de la burocracia y la vida disciplinada, ha sido articulado por una racionalidad neoliberal que proyecta ese querer “dejar de ser clase obrera”, desde la perspectiva de la escapada individual en lugar de la emancipación colectiva. Esta posición se percibe en muchos de los argumentos que esgrimen los votantes del PP, pero sin duda, va más allá de ellos. Por lo tanto, insistir en la defensa de un imaginario pretérito identificado con una esencia fijada a una tradición concreta, que la propia fuerza de trabajo abandonó hace tiempo, fortalece esta posición. La cuestión de la política “radical” aparece cuando nos preguntamos cómo se reorienta ese mismo deseo hacia otras formas de relacionarse y de producir dentro de una racionalidad democrática. Los procesos de transformación social que han ejercido la fuerza de los débiles siempre han compartido la noción de transversalidad. Son esos acuerdos sociales que resultan ser ampliamente asumidos por distintos grupo sociales y apuntan al núcleo de poder del adversario. Desde la Comuna de París al 15M, las experiencias tumultuosas han atravesado a la sociedad provocando de manera inédita y curiosamente armoniosa, el encuentro colectivo que remueve lo que era impensable. Transversales porque los de arriba se codean entre los de arriba fugándose de su la relación con los de abajo, y al igual que en la Francia que analizaba Marx, el Imperio los había arruinado económicamente con su dilapidación de la riqueza pública, con las grandes estafas financieras que fomentó. En el tránsito hacia un modelo más aperturista, enraizado y regido por los tiempos de la estrategia, la tarea de Podemos debe ser doble. La primera pasa por empezar a dar pasos hacia una mayor articulación autónoma en la organización. La segunda tarea, que está relacionada con la primera, es servir de soporte para abrir espacios de agregación y participación donde se  encuentre la vida cotidiana. Extender una tupida red de Moradas por todo el territorio ofreciendo alternativas culturales de ocio, de resolución de problemas, y de construcción ciudadana, resulta fundamental. El movimiento popular se puede empezar pensando por lo más cercano. En Málaga se dio una iniciativa muy buena al respecto; “Podemos tomarte la tensión”. Un médico le tomaba la tensión en la calle a quien quería tomársela. Ese es el camino: micro abierto para rapear, torneos de Fifa con la playstation, talleres para ensayo de grupos musicales, clases de pilates o yoga, ludoteca, clases de refuerzo para colegiales, diseño gráfico, carpintería, gimnasio, fomento de una economía colaborativa con finalidad común, etc. Los ejemplos se encuentran rellenando los cuaderno de quejas locales para saber qué hacer, cómo intervenir, qué se demanda, y al mismo tiempo, qué se ofrece, quién se quiere ofrecer, y con qué conocimientos se cuenta para  compartir con el resto. Hacen falta más compañeros y compañeras que se vuelquen en esta tarea de generar sinergias. Se hace más política ahí donde menos lo parece y cuando no se habla “de política” demostrándolo en el día a día. Los movimientos políticos son por encima de todo motores que movilizan vida; una multitud cooperando. Son estos encuentros y conversaciones labrados desde abajo lo que produce sociedad y regiones de soberanía, pues para ofrecer soluciones la intervención política necesita tocarse, verse y sentirse. Podemos debe promover ese nexo territorial que produzca espacios donde reine lo cotidiano interpretado de otra forma. Hasta ahora Podemos ha servido como un instrumento que traslada y emite voz, y así debe seguir siendo en el Parlamento, pero fuera tiene que devolver la palabra y escuchar para aprender y construir junto con los colectivos y actores sociales que ya existen esa malla de legitimidad. La transversalidad solo será efectiva cuando tome cuerpo y se haga pueblo. Esa comunicación entre los de abajo es lo que nos puede hacer ganar, es un escudo contra el miedo; una garantía de futuro.

Seguir leyendo »

Mirar al futuro

Hagamos un ejercicio retrospectivo para tratar de ubicarnos en el momento político presente desde la perspectiva de una foto panorámica. Tracemos la línea política que ha definido la actuación del PSOE a lo largo de los últimos meses para no perdernos en el cruce cotidiano de comparecencias. ¿Qué es lo primero que hizo el PSOE tras las elecciones del 20D? Acordar en el Comité federal del 28D que no se podía pactar con Podemos. Esa es la razón principal que luego define al resto de razones, tal y como lo ha expuesto el socialista Pérez Tapias.

¿Qué pasó luego? Primero acordó la mesa del Congreso que daba la mayoría al PP apoyado en Ciudadanos, después vino el intento de enviar a Podemos al gallinero para ocultar a la tercera fuerza más votada, y finalmente pactó con Ciudadanos una serie de medidas económicas y fiscales que impedían aplicar unas políticas distintas a las del PP. La fórmula de Rivera es igual que la de Rajoy, recortes y desigualdad afirmaba Pedro Sánchez en la pasada campaña electoral. Más tarde y tras pactar con Ciudadanos, Los dirigentes del PSOE trataron de hacer un cambiazo entre su cambio de postura y la postura del cambio, pero no es lo mismo.

Seguir leyendo »

Confederación de almas

En la conocida obra de Antonio Tabucchi llevada al cine y protagonizada por Marcello Mastroianni, Sostiene Pereira, hay un momento dentro del proceso de transición subjetiva que vive el protagonista que puede resultarnos útil para pensar nuestra coyuntura. Se trata del momento en el que el personaje del doctor Cardoso le cuenta a Pereira, la teoría que había aprendido en Francia sobre la confederación de almas. Dicha teoría niega la creencia según la cual cada persona es “uno” por sí mismo, desligado de todo un abanico de “yoes” propios, puesto que según indica la teoría, la personalidad, es una pluralidad de uno mismo, una “confederación de almas” porque cada uno está compuesto a su vez muchos. Esta confederación de almas que forman la personalidad de la persona, se rige por un yo hegemónico que se superpone al resto, aunque nunca lo hace del todo y eternamente.

Añadiría que ese yo hegemónico –y los yoes confederados-, son también resultado a su vez de una interacción más amplia, fruto de un ensamblaje social. Con todo, creo que el ejemplo de la confederación de almas es extrapolable a la situación plural y compleja que vivimos. ¿Cuál vendría ser el yo hegemónico actual? Aquel que sea capaz de incorporar una “estructura de transversalidad” acorde a una sociedad, cuya producción deviene cada vez más intensiva y cooperativa en la vida, al tiempo que es asolada y explotada bajo el régimen del tiempo financiero.

Seguir leyendo »

Democracia más allá de las urnas, trabajo más allá del empleo

Eppur si mueveY sin embargo, se mueve…-Galileo Galilei

Una de las artes en la política es insistir en una demanda particular que, a pesar de ser plenamente realista, factible y legítima, inquieta el corazón de la ideología hegemónica.-Slavoj Zizek

Seguir leyendo »