eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Lourdes Lancho

Periodista. Subdirectora de "A vivir que son dos días" en la Cadena SER.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 286

Banda sonora familiar

En un tiempo en que todavía podía abrazar, y tomar cañas con mis amigos, fui a comer a casa de mi madre. Me quedé adormilada en el sofá, y entré en uno de mis trances favoritos. Ese nirvana al que te llevan los sonidos de la casa de tu niñez. Tu madre trasteando platos en la cocina. El griterío de los niños del cole de enfrente, el ralentí del autobús en el semáforo… Todo se va perdiendo, se va quedando en plano de fondo mientras te dejas caer en el sueño.

Esa era la banda sonora cuando me quedaba en casa porque estaba enferma. Banda sonora inédita para mí, porque eran horas en las que no solía estar allí. Un acompañamiento sonoro sinónimo de cuidados, de sentirme segura, confortada, porque estaban mis padres y esas cuatro paredes que me protegerían siempre.

Seguir leyendo »

Feminismo: a por todas y por todas

Soy feminista porque lo aprendí en la cocina de mi casa, con una frase que mi madre nos decía a mis hermanos y a mí: "Todos sois iguales, lo que hay para uno, lo habrá para el otro". Frase que oportunamente yo esgrimía cuando mis hermanos se sentaban a ver los dibujos y a mí me tocaba recoger la mesa. Soy feminista porque mi madre callaba impotente cuando yo le preguntaba por qué a mí me tenía que enseñar a llevar una casa y a mis hermanos, no. O por qué, si teníamos todos los mismos dedos en cada mano, yo tenía que plancharles la ropa a ellos.

Soy feminista porque ella, que no pudo hacer nada con su vida sin pedir permiso o sentirse observada y criticada, me machacaba todo el tiempo que estudiase; que tuviese una carrera, un oficio, pero sobre todo un sueldo para mí. Porque me hizo ser honesta y ambiciosa con mi vida. Porque me hizo luchadora. Aunque nunca me habló de tener una habitación propia, su obsesión ha sido que no renunciase a una cuenta corriente para mí.

Seguir leyendo »

¿Quién es el cateto?

Estos días que los agricultores y ganaderos de todo el país protestan por la situación que, desde hace tiempo, se vive en el campo español, pienso en el chaval mallorquín que se ha convertido en un fenómeno viral con sus vídeos caseros.

Evidentemente a mí también me enviaron el famoso vídeo, convertido en meme, de las "Pilotes, què en són de bones"... Primero me hizo reír, pero luego me quedé pillada con la alegría tan auténtica del niño. Ve una sartén con albóndigas y lo celebra, como celebrábamos las croquetas, el pollo empanado o lo que fuera que nos cocinase nuestra madre cuando éramos niños. Miquel Montoro se llama la criatura, busqué más vídeos en el canal de Youtube que tiene. Todos destilan honestidad, frescura, pero sobre todo ganas de vivir. Da gusto ver a este joven payés que igual te habla de lo bueno que es comerse "lo blanco" de las naranjas, que te enseña a hacer queso de cabra o a preparar los tomates de colgar.

Seguir leyendo »

No le hagamos el pasillo a la serpiente

Estos días de controversias y polémicas entre poderes del Estado, ha estado en España el profesor de literatura de la universidad de Milán, Antonio Scurati, autor de "M. El hijo del siglo" (Alfaguara). Una biografía novelada de Benito Mussolini, que abarca desde la creación del fascismo hasta su llegada al poder. De 1919 a 1924. En cinco años el fascismo pasó de la nada, a ser uno de los movimientos que llevaría al desastre a toda Europa y a una nueva guerra.

El profesor Scurati describe la complejidad del momento, y necesita 800 páginas para trazar un panorama complejo, un caldo de cultivo perfecto, que ilustra cómo pudieron llegar los fascistas al poder ejerciendo impunemente la violencia, despreciando la democracia como sistema y cargando contra las instituciones del Estado.

Seguir leyendo »

La conversación

"La conversación cara a cara es el acto más humano, y más humanizador que podemos realizar. Cuando estamos plenamente presentes ante otro, aprendemos a escuchar. Es así como desarrollamos la capacidad de sentir empatía. Este es el modo de experimentar el gozo de ser escuchados, de ser comprendidos".

Es un fragmento del libro "En defensa de la conversación" de Sherry Turkle profesora de Estudios Sociales y tecnología del Instituto de Tecnología de Masachussets. Turkle hizo una investigación exhaustiva sobre el uso de las tecnologías en nuestras comunicaciones, y paradójicamente, la pérdida de esa vía esencial tan humana para "conectar" como es la conversación.

Seguir leyendo »

Si vamos a elecciones: "Por favor, vota lo mismo"

No entiendo nada. Confieso que me he perdido en la trama de esta serie, y lejos de parecerme un reto continuar para saber por dónde y cómo se resuelve, me dan ganas de dejarla. El problema es que no estamos en una plataforma de contenidos audiovisuales, y ese guion es lo que está pasando ahora en España. Tres meses después de las elecciones… Tres meses después y tras la fallida investidura, ahora el no-candidato a la presidencia dice que se reúne con representantes de la sociedad civil. ¿No le había quedado claro ya el mensaje en las urnas?

Sé que no soy la única que no acaba de entenderlo. Lo dice el CIS: la población española ve la política como un problema. No como la llave que los resolverá, sino un problema per se. Y eso que la encuesta se hizo antes de las sesiones de investidura, donde el candidato a la presidencia se dirigió a los que había derrotado en las urnas, y no al que consideraba "socio prioritario". Es de locos. Nos piden que votemos para pararlos, y en el primer discurso ante la cámara les ruega su ayuda como si estuviera en peligro mortal. No se entiende.

Seguir leyendo »

Sin cobertura

"Sin servicio" se leía en la esquina superior de nuestras pantallas. No teníamos cobertura, y nadie parecía demasiado preocupado. Es verdad que tampoco se veía a nadie pendiente del móvil. Un pueblo de la Catalunya interior, cerca del nacimiento de uno de sus ríos más emblemáticos. Un río pequeño de un país, una patria, que como cantaba Pere Quart en sus Corrandes d'Exili es "tan petita, que la somio completa" (tan pequeña, que la sueño entera). Un pueblo que vivió un pasado mejor gracias a las fábricas a la vera de ese río, que con su caudal tan limitado, movió la primera industria catalana, fábricas con naves modernistas, y torres para sus propietarios, parques diseñados por Gaudí... Colonias para los obreros... Ahora no quedan más que las ruinas de todo aquello y los últimos trabajadores, ya jubilados, que se sientan a tomar un granizado o una cerveza en los bares que dan a la carretera, que parte el pueblo, y deja al río con sus puentes de piedra al otro lado. 

Final de vacaciones en un pueblo, en el umbral de los Pirineos, con una realidad lejos de los titulares y la tertulias. Veo esteladas, lazos amarillos, pancartas de libertad a los presos políticos. Veo también a mi alrededor gente que se saluda y se para a hablar en castellano y catalán. Aquí más de medio pueblo llegó desde el sur a trabajar en esas fábricas. Se saludan y charlan porque compartían telares y turnos, sus hijos escuela, equipo de fútbol y sesiones dobles en el cine Llobregat, ahora desde hace tiempo cerrado. 

Seguir leyendo »

El discurso de las urnas

¿Lo oyen? Son las urnas, que han dicho que los españoles quieren que las cosas no se salgan de madre. Que se afronten los problemas y los retos de futuro, sean modelo de estado… o lo que sea, desde la política.

Quienes no parecen escuchar ese mandato son los de siempre. Los que están en ambos extremos de la polaridad en la que nos ha instalado, precisamente, la falta de praxis política. Los primeros gestos de esta nueva legislatura han marcado un camino. Y ese camino es el de la política, y la política es diálogo y llegar a un acuerdo. Y seguramente en un buen acuerdo, todo el mundo pierde algo, pero está claro que, en realidad, todos salimos ganando.

Seguir leyendo »

¿Y la europea?

Voté por primera vez en unas elecciones europeas. Soy de la generación que vivió cómo pasábamos del que todo lo de fuera era mejor a equipararnos y perder ese complejo heredado del lado oscuro de nuestra historia que siempre aplica aquello de "Santiago, y cierra España".

Desde el auge del euroescepticismo, y el disgusto del Brexit, me hago la pregunta de qué haríamos si Europa se rompiera. Y, disculpen, lo hago a modo usuario. Cambiar moneda. Pasar fronteras. No tener programas de intercambio universitario, o cultural... Por no hablar de perder los fondos que han permitido que España sea uno de los países donde mejor se vive del mundo. Y, pese a todas críticas y defectos que le podamos encontrar a nuestro sistema, uno de los lugares donde mejor funcionan las cosas.

Seguir leyendo »

El verdadero 'Notre-Dame' es callar las muertes

El Open Arms vuelve a la mar. Una noticia agridulce, porque no tiene permiso para hacer lo que ha venido haciendo desde que el Mediterráneo se ha convertido en la ruta de huida de los desesperados y en una fosa común. Un barco al que se le prohíbe rescatar náufragos, personas condenadas a una muerte segura si no se las rescata. Si el sentimiento de humanidad no funciona, apelemos al derecho internacional, al derecho marítimo o a ese derecho no escrito pero respetado por marineros y trabajadores de la mar desde el inicio de los tiempos: rescatar y ayudar a quienes estén en apuros en medio del mar. Es pura humanidad, puro sentido común.

He dejado pasar horas para intentar templar mi indignación ante una propuesta que se hizo desde Bruselas. Se propuso que los eurodiputados renunciasen a un día de su sueldo como donación para la reconstrucción de la Catedral de Notre-Dame de París. Sé que es un símbolo, que es uno de los iconos de esa ciudad, de Europa y si me apuran de nuestra civilización y cultura. Pero me incendia por dentro  esta idea del presidente del Europarlamento y que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, instase a todos los Estados miembros de la UE a contribuir en la reconstrucción de la catedral parisina. ¿En serio? La Europa implacable de la austeridad y los recortes durante la crisis. La Europa que mira hacia otro lado y silba, cuando países como Grecia, Italia o España están solos gestionando la frontera sur y la emergencia de refugiados e inmigrantes. La Europa que consiente campos de refugiados donde se hacinan miles de personas en condiciones infrahumanas. Hablen con las ONG que siguen trabajando en Lesbos y Samos. Porque ya no lo sacamos en portada, pero es absolutamente intolerable que esto siga pasado en Europa, que haya gente viviendo así y sin esperanza ninguna de mejora.

Seguir leyendo »