eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

María Bayón

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 56

Argentina grita en silencio por el fiscal Nisman

A las cuatro de la tarde no existía otro debate en Argentina que no fuera la asistencia o no a la Marcha del Silencio. En los portales, en los quioscos recargando las tarjetas del Subte, bajo las marquesinas que protegían malamente de una lluvia densa y torrencial. Buenos Aires llevaba varios días anticipando tormenta. Y mientras los porteños se apresuraban por llegar a casa para cambiarse de ropa y hacerse con un paraguas, los alrededores de la céntrica Avenida de Mayo se cerraban al tráfico.

O vas, o no vas. Y fueron. Más de 400.000 personas según la policía metropolitana, una multitud para el que navegaba entre mares de agua y paraguas de colores. A ratos en silencio, a otros, a golpe de murmullos. Justicia fue la palabra más pronunciada, la gran protagonista de una convocatoria que todos se empeñaron en calificar de apolítica. A la cabeza varios fiscales, muy cerca la exmujer de Alberto Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, sus hijas y la madre del fiscal. Muchos guardaespaldas y un buen número de opositores que sin embargo no hablaron de política.

Seguir leyendo »

Un tango muy mal bailado

Un mes después de la muerte del fiscal Alberto Nisman, con un país todavía bajo estado de shock, y una presidenta imputada por presunto encubrimiento a terroristas, el mejor canal para saber qué piensa Cristina Fernández de Kirchner de todo esto sigue siendo Facebook. Una página a la que parece tener especial cariño.Por Facebook ofreció su primera versión del asunto, que ya fue en si misma un aviso a navegantes para lo que vendría después. Primero habló de suicidio, pero dejó abierto un profundo interrogante. Un por si acaso que terminó de rematar casi una semana después, en su primera intervención televisiva.

El 25 de enero, de blanco impoluto y en silla de ruedas, Cristina entonó un canto a su persona y se presentó como víctima de un ataque a su gobierno. La muerte de Nisman, que acababa de denunciarla por encubrir a los presuntos autores del mayor ataque terrorista sufrido por Argentina, era solo un pretexto para acabar con su buen nombre y desestabilizar a su gobierno. De modo que ya no era un suicidio, era una carambola estratégica, un asesinato. “No tengo pruebas pero tengo certezas”.  Por si acaso anunció la disolución de la ex SIDE, la Agencia de Inteligencia argentina. Una pista de por dónde podrían venir los tiros en un futuro no muy lejano. La prensa extranjera no daba crédito a las idas y venidas de Cristina, y mientras el 85% de los argentinos declaraba que la muerte del fiscal había dañado su imagen, el 72% anunciaba resignado que la muerte quedaría impune. En pleno año electoral, el testamento de Nisman no ha hecho más que empezar a leerse.Como si no fuera con ella, Cristina puso tierra de por medio y cumplió con su visita oficial a China, donde gracias a un macabro juego de palabras volvió a conseguir que las críticas de la comunidad internacional le estallaran en la cara. Tampoco pareció importarle. Mientras tanto, Gerardo Pollicita, el fiscal sucesor de Nisman, continuaba con su cerco a Cristina. El viernes 13 de febrero anunciaba la imputación de la presidenta de Argentina y varios miembros de su equipo por encubrimiento a terroristas. Ahora además quiere saber cuándo y con qué fin los dirigentes imputados visitaron la Casa Rosada. El Equipo K esta en el punto de mira de la justicia. Después de repasar varias veces 80 de las 5000 horas de escuchas telefónicas entre los imputados, cuenta con 50 medidas de prueba. De nuevo un mazazo para Cristina Kirchner. Y de nuevo un comunicado por Facebook.

Seguir leyendo »

Los juegos de espías se infiltran en el caso Nisman y Cristina Kirchner disuelve los servicios de inteligencia

De blanco inmaculado y con cara de consternación, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, aprovechó su esperadísima primera intervención televisiva tras la muerte de Alberto Nisman para deslegitimar la denuncia del fiscal y anunciar la disolución de la actual Secretaría de Inteligencia. Cristina, amiga de los golpes de efecto, también informó de la inminente creación de una nueva Agencia Federal de Inteligencia, dado que “el existente proyecto no ha servido a los intereses nacionales”. Para los argentinos, la muerte de Nisman parece ser una buena prueba de su fracaso, pero la presidenta se desmarca de las críticas y afirma rotunda que a pesar de las escuchas y el malestar de los fiscales, no va a aceptar presiones. “A mi no me van a extorsionar, no me van a hacer mover un centímetro, es necesaria una profunda reforma también en el poder judicial. Es necesario que los tres poderes del estado exhibamos trasparencia absoluta”. A pesar de lo dicho, la nueva agencia de seguridad también dependerá del poder Ejecutivo, pero en este caso tendrá que contar con el Senado para poder funcionar. “Es una deuda que se tenía desde el inicio de la democracia con el pueblo”.

El pueblo, sin embargo, parece haber entendido que la letra de este tango entra mucho mejor con sangre, y no se muestra muy sorprendido. Las inquietantes revelaciones del Caso Nisman, lo tienen mucho más entretenido, sobre todo a la vista de los últimos acontecimientos, que sitúan en el punto de mira a los medios de comunicación.“Estoy a salvo” declaró Damian Pachter al llegar al aeropuerto de Tel Aviv. El periodista del diario The Buenos Aires Herald, el primero en informar sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, aseguró temer por su vida tras haber recibido amenazas por parte de los servicios secretos del país. “Estaba siendo vigilado por un agente de inteligencia, y en Argentina eso no significa nada bueno, seguro que no se quería tomar un café conmigo” declaró.Damian, con pasaporte israelí, huyó al hogar de sus abuelos sin asimilar todavía el terror que había experimentado en lo que no dudó en calificar como “las 48 más locas de mi vida”.

Seguir leyendo »

La hipótesis del suicidio del fiscal Nisman se tambalea con el avance de la investigación

Los muertos no pueden hablar, pero sobre el cadáver del fiscal Alberto Nisman crecen las preguntas. La hipótesis del suicidio pierde peso con cada nuevo descubrimiento de la investigación judicial, mientras la sociedad argentina se debate entre el miedo y la incredulidad.Los investigadores han tardado dos días en localizar el tercer acceso al lujoso apartamento de Nisman, pero finalmente han dado con él. Se trata de un pasadizo habilitado para situar los aparatos de aire acondicionado del edificio, un estrecho desfiladero metálico que une la casa del fiscal con la de un vecino, circunstancia muy común en Buenos Aires. Precisamente en esa entrada encontraron una pisada y una huella digital, descubrimientos que podrían tirar por tierra la teoría de que no hubo terceras personas involucradas en sus últimas horas de vida. El constante goteo de novedades sobre el caso arroja muchas dudas y ofrece pocas certezas. El cerrajero que acudió a la llamada de la madre del fiscal para abrir la puerta de servicio, contradice con su testimonio la versión oficial del gobierno, que en un principio mantenía que la puerta estaba cerrada. “Esa puerta la podía abrir cualquiera. Estaba abierta, solo había que girar un poco la llave”.Rodeado de un enjambre de periodistas, pero aparentemente tranquilo, Walter, el cerrajero, aseguró que nunca llegó a entrar al apartamento. La madre de Nisman le pagó nada más abrir la puerta. Siempre trabajó acompañado por el jefe de Bomberos. Ni siquiera sabía, y así lo declaró ante la fiscal Viviana Fein, por qué le habían llamado.

Las redes sociales en seguida se ocuparon de él, y reflejando el sentimiento general de miedo que vive el país, se preguntaron si no necesitaría también un escolta. Lo mismo que el presunto agente de inteligencia Ramón Allan Bogado, uno de los nombres desvelados en la denuncia de Alberto Nisman, ahora pública, que según el fallecido fiscal, habría actuado como enlace entre los gobiernos argentino e iraní. Bogado ha sugerido que teme por su vida y que está dispuesto a declarar.

Seguir leyendo »