eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Oscar Barberà

Profesor contratado doctor de la Universitat de València (UV). Anteriormente ha sido profesor o investigador en varias universidades españolas y europeas. Su tesis doctoral obtuvo el premio de la Asociación Española de Ciencia Política y de la Adminstración (2007) y ha sido publicada por el Centro de Investigaciones Sociológicas. Además es autor y coautor de varios libros, capítulos y artículos en publicaciones académicas españolas, francesas y anglosajonas.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 28

Semblants, però no iguals: tres dubtes i deu ‘spoilers’ sobre el 26J

La nova Espanya que semblava deslliurar-se unes setmanes abans de les eleccions generals del desembre del 2015 no acaba de nàixer. L’onada d’entusiasme i d’esperança de canvi que va precedir les eleccions anteriors s’ha transformat ràpidament en una sensació de dejà vu, desconcert o frustració sobre el nostre futur col·lectiu. Si res no ho evita, tot sembla indicar que anem a unes altres eleccions generals el pròxim 26 de juny. Els sospitosos habituals de tot açò són els partits polítics pel seu tacticisme tan descarat i la seua incapacitat d’arribar a acords de govern. A més, siga pels casos de corrupció que han aflorat aquestes últimes setmanes i/o pels inevitables jocs de poder al seu interior, el poc crèdit col·lectiu que tenien sembla que està una altra vegada en els mínims. Si abans de les eleccions semblava que s’esbossava una diferenciació entre nous i vells partits, ara aquesta distinció sembla que ha perdut una mica de rellevància. Més enllà dels percentatges de vot que obtinguen el 26J, tot això hauria de ser motiu de preocupació general de les nostres elits polítiques: no fóra cas que les lluites per controlar el timó del vaixell (partidista) acaben desvelant que el navili no va a la deriva sinó que va afonant-se en una mar embravida per la desafecció.

Per als que no hagen saltat per la finestra al final del paràgraf anterior, em sembla oportú reflexionar sobre alguns aspectes d’aquestes eleccions, que tenen molts trets de continuïtat amb les del 20D passat, però no tants com sembla. N’assenyalaré primerament alguns dels principals interrogants i després em centraré en allò que ja podem donar per descomptat.

Seguir leyendo »

Parecidas pero no iguales: tres dudas y diez spoilers sobre el 26J

La nueva España que parecía alumbrarse semanas antes de las elecciones generales de diciembre de 2015 no termina de nacer. La ola de entusiasmo y esperanza de cambio que precedió las anteriores elecciones se ha transformado rápidamente en una sensación de dejàvu, desconcierto o frustración sobre nuestro futuro colectivo. Si nada lo evita, todo parece indicar que vamos a unas nuevas elecciones generales el próximo 26 de junio. Los sospechosos habituales de todo esto son los partidos políticos por su descarado tacticismo y su incapacidad de llegar a acuerdos de gobierno. Además, bien sea por los casos de corrupción que han aflorado estas últimas semanas y/o por los inevitables juegos de poder en su interior, el poco crédito colectivo que tenían parece estar de nuevo en sus mínimos. Si antes de las elecciones pareció esbozarse una diferenciación entre nuevos y viejos partidos,ahora esta distinción parece perder algo de relevancia. Más allá de los porcentajes de voto que consigan el 26J, todo esto debería ser motivo de preocupación general de nuestras elites políticas: no sea que las luchas por controlar el timón del barco (partidista) terminen desvelando que éste no va a la deriva sino que está hundiéndose en unmar embravecido por la desafección.

Para aquellos que no hayan saltado por la ventana al final del párrafo anterior, me parece oportuno reflexionar sobre algunos aspectos de estas elecciones, que tienen muchos rasgos de continuidad con las del pasado 20D, pero no tantos como aparentan. Señalaré primero algunos de los principales interrogantes para luego centrarme en aquello que ya podemos dar por descontado.

Seguir leyendo »

¿Más Compromís o más de lo mismo?

El pasado ciclo electoral ha reportado innumerables éxitos para la coalición Compromís: 19 diputados autonómicos y 4 en el Congreso, un eurodiputado, una notable presencia en el gobierno autonómico y un gran número de alcaldías entre las que destaca la de Valencia. Si se formase un nuevo gobierno de izquierdas en España el protagonismo del la formación aumentaría substancialmente. No es solo el nuevo valor que tendrían sus cuatro diputados, es que podrían aparecer como los interlocutores privilegiados de la Comunidad Valenciana, sobre todo si Puig no recompone sus relaciones con Sánchez.

Sin embargo, no todo son aspectos positivos. En el plano electoral Compromís ha tenido que afrontar la llegada de Podemos con quien se disputa el espacio a la izquierda del PSOE y con quien ha establecido una compleja relación de competición y colaboración. En el plano institucional, las dificultades para encontrar una solución al complejo rompecabezas de los grupos parlamentarios en las Cortes Generales ha sido una buena muestra de los límites de la actual colaboración entre ambas formaciones.

Seguir leyendo »

Los procesos autonómicos de Podemos cuestionan su capacidad de movilización

Hasta el momento la mayoría de análisis sobre Podemos se ha centrado en analizar los cambios en la composición sociológica de sus votantes así como su discurso e ideología. Sin embargo, una vez realizada la primera asamblea y los procesos autonómicos ya es posible empezar a hacer un primer balance de la forma organizativa que va adoptando el partido.

Pablo Iglesias y su equipo tratan de presentar a Podemos como un partido poco ideologizado y centrado en debatir temas concretos que tienen gran apoyo o repulsa ciudadana. En coherencia con esta típica estrategia catch-all, el partido ha optado por permitir la entrada de militantes en aluvión. Una muestra: para afiliarse basta rellenar un simple formulario digital donde ni siquiera hay que especificar la cuenta bancaria. Aunque el truco está copiado de los partidos de la casta, esta táctica le ha reportado excelentes resultados porque en menos de un año Podemos ha crecido hasta llegar a casi 350.000 miembros.

Seguir leyendo »

Duran i Lleida dimite y CiU entra en un terreno inexplorado

Después de unas semanas de incertidumbre Josep Antoni Duran i Lleida finalmente ha optado por abandonar la Secretaría General de CiU. Lo ha hecho, además, sin dejar muy claras las razones de su renuncia, lo que sin duda mantiene cierta expectación de por qué ha sucedido y de las consecuencias que esto pueda tener en un futuro próximo.  

En su última intervención pública Duran ha minimizado las diferencias entre CDC y UDC respecto a la consulta. La línea argumental que parece defender viene a ser algo así como que se retira porque está cansado de que ver que su apuesta por el diálogo entre ambos gobiernos (la llamada tercera vía) no da frutos. Aunque Duran siempre ha hecho énfasis en la falta de diálogo por parte del gobierno central, una segunda lectura de sus palabras también puede entenderse como una recriminación al gobierno que dirige Artur Mas.

Seguir leyendo »

El regreso de las primarias ¿brotes verdes en la política española?

 El contexto de profunda crisis social, económica e institucional que vivimos desde hace más de un lustro en España ha alentado frecuentes acusaciones sobre la falta de transparencia y corrupción en los partidos políticos, la formación de una casta política o, por extensión, la falta de receptividad de los partidos políticos a las peticiones de la ciudadanía. Todas estas críticas constituyen serios motivos de preocupación porque lo que sugieren es que los mecanismos básicos de representación que deberían regir las relaciones entre los ciudadanos y los políticos (transparencia, rendición periódica de cuentas, responsividad, etc.) están fallando. Aunque podría esgrimirse que la desconfianza de los españoles con los partidos tiene un origen casi atávico, que la crisis económica amplifica las críticas o que los ciudadanos han cambiado sus valores, sin duda algunas de sus actuaciones más recientes no han ayudado a mejorarla. El incesante goteo de casos de corrupción o algunos sonados incumplimientos electorales son buena muestra de ello.

De modo más genérico, un diagnóstico común a otras sociedades occidentales viene a sostener, no sin cierta razón, que los partidos han adquirido una posición institucional demasiado privilegiada que les hace un tanto autistas respecto a la sociedad civil. Esta tesis también parece aplicable al caso español: desde la transición política los partidos gozan de una notable sobreprotección jurídica y económica sin que afronten controles o contrapartidas muy exigentes. Por otro lado, los principales partidos españoles han otorgado a sus líderes poderes muy amplios en términos de selección de candidatos, líderes regionales, elaboración de programas, dirección de las campañas, etc. Esta concentración de poderes ha funcionado razonablemente bien para garantizar la unidad y disciplina internas (requisito sine qua non del éxito electoral), pero también ha contribuido a una muy pobre transparencia y rendición de cuentas. Aunque es posible que estos no sean los únicos o principales elementos que sirven para explicar las razones directas de la desconfianza de los ciudadanos con los políticos, sin duda son un factor clave para  entender su funcionamiento y las dificultades de su reforma.

Seguir leyendo »

Los militantes sin cargos están más a favor de la elección directa del líder del partido

El rotundo apoyo de los militantes sin cargos a la elección directa del líder del partido encuentra más reticencias entre las direcciones de los partidos. En este gráfico, por ejemplo, se muestra cómo los delegados con cargos (en la organización o en instituciones públicas) están menos de acuerdo en utilizar primarias para elegir a los dirigentes.

No es de extrañar: en un trabajo en proceso hemos demostrado que las demandas para abrir las decisiones de los partidos al conjunto de la militancia son más intensas entre aquellos individuos con menos cargos, que tienen menos deseos de subir en el partido, que dedican menos horas a la organización, que son más críticos con los dirigentes y que tienen más discrepancias con la línea ideológica oficial. En definitiva, los menos influyentes y con menos expectativas de influir.

La consecuencia es que durante más de 30 años los partidos españoles, con escasas excepciones, han mantenido la misma forma de escoger a sus líderes mediante congresos. Pero mientras crecía la base afiliada a los partidos, el tamaño de los congresos ha permanecido estable. Resultado: un delegado de congreso representa la voz de cada vez más afiliados, reduciendo su representatividad.

¿Seguirán los partidos españoles la senda de otros partidos occidentales, hacia una ampliación de la base que elige a sus líderes

Al igual que muchos otros partidos en otras democracias occidentales anteriormente, los líderes y militantes del PSOE se enfrentan al problema de cuál es la mejor forma de elegir a su principal dirigente. En realidad, el dilema no es si las primarias de candidato deben ir antes o después del Congreso. Se trata de quién debe escoger a esta o este y con qué inclusividad.

Un Secretario General elegido por una base mayor que los delegados puede resolver el interrogante sobre si también el candidato a las generales tiene que someterse a unas primarias.

Seguir leyendo »

¿Las elecciones primarias favorecen a las mujeres?

Varios partidos políticos españoles como el PSOE (a varios niveles), Compromís o el PSC han anunciado en las últimas semanas su intención de celebrar primarias con el fin de elegir a sus candidatos para el próximo ciclo electoral. Otros partidos como UPyD o ERC e ICV en Cataluña no lo han anunciado todavía pero también lo harán porque vienen aplicando regularmente este mecanismo desde principios de siglo.  

A mi juicio, lo distintivo de estas convocatorias no es que los partidos se decidan a introducir las primarias, sino el protagonismo que en muchas de ellas van a jugar las mujeres. Esto es sin duda un motivo para congratularse porque ello implica una normalización del papel de la mujer en la política española. Sin embargo, conviene recordar que no será la primera vez que hay mujeres que a nivel nacional o regional participan y ganan primarias en España. El caso más obvio es el de Rosa Díez en UPyD, pero según los datos recogidos por el Grupo de Estudios de Elites y Partidos (GREP) del que formo parte ha habido hasta trece procesos nacionales y, sobre todo, regionales en los que una mujer ha salido vencedora de unas primarias. 

Seguir leyendo »