eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Víctor David López

Periodista, editor y traductor. Colaborador para eldiario.es en Suramérica. Colaborador de Radio Nacional de España. Autor de los libros "Marcelo, el último lateral izquierdo" (Al Poste, 2017), el poemario "¿Yo soy tu madre o tú eres la mía?" (La Vida Rima, 2016), "Maracanã, territorio sagrado" (Ediciones Ambulantes, 2014), y coautor en las obras colectivas "Brasil salta a la cancha" (Ediciones Ambulantes, 2016) y "Brasil, Golpe de 2016" (Ediciones Ambulantes, 2016). Traductor de clásicos de la literatura brasileña como "El alma encantadora de las calles", de João do Rio (2011) o "El cementerio de los vivos", de Lima Barreto (2014).
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1047

Brasil, desbordado por el coronavirus

Brasil no ha encontrado la fórmula para contener la COVID-19 y el tiempo se le ha echado encima. Ya es el tercer país del mundo con más casos confirmados (supera las 310.000) y registra 20.047 fallecidos, según datos oficiales. Mientras tanto, el presidente Jair Bolsonaro no se ha desplazado ni un milímetro de su posición inicial: la economía del país no puede parar. Sin embargo, se da por segura ya una recesión superior al 5% para 2020.

Además, dado que el número de test realizados es insuficiente –3,5 por cada mil personas–, diversos especialistas advierten de que para averiguar el número de casos positivos más cercano a la realidad habría que multiplicar por 15 la cifra actual. Por eso es probable que aumente también el número de fallecidos. Como en otros países, muchos certificados de defunción se han sellado indicando "síndrome respiratorio agudo grave" o dolencias similares.

Seguir leyendo »

Brasil: La pandemia contra los que nunca existieron

Seguir leyendo »

Un Jesucristo con "rostro negro, sangre de indio y cuerpo de mujer" pone de los nervios a los conservadores en Brasil

Grupos ultracristianos brasileños han tratado de prohibir durante las últimas semanas el desfile de la Estação Primeira de Mangueira en Río de Janeiro, acusándoles de blasfemia, y eso que lo único que se conocía –hasta la pasada madrugada– era la letra del samba-enredo creado para la ocasión. Mangueira, la escuela de samba campeona en 2019, venía anunciando un Jesucristo con "rostro negro, sangre de indio y cuerpo de mujer"; un Jesucristo que se preguntaba si el pueblo habría entendido "el mensaje" pues los "profetas de la intolerancia" le tienen otra vez crucificado; un Jesucristo que alertaba de los "mesías con armas en la mano", en referencia al nombre completo del presidente, Jair Messias Bolsonaro. En el Sambódromo de la avenida Marquês de Sapucaí, a la hora de la verdad, la puesta en escena de la agrupación irritó más si cabe a aquellos que les venían increpando.

La estampa, explican los organizadores, es la versión de lo que podría haber significado Jesucristo en otro tiempo, nuestro tiempo. Le representan en la fragilidad de la favela y le crucifican en cuerpo de mujer, ensalzando la causa feminista, y también como joven negro marginalizado, recordando quién lidera los datos de exterminio en las periferias de las grandes ciudades brasileñas.

Seguir leyendo »

La arquitectura imposible de las favelas: más de 20 años de proyectos urbanísticos fallidos en Río de Janeiro

El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel, ha anunciado un nuevo plan urbanístico para Rocinha, considerada la mayor favela de toda América Latina. Se trata del último anuncio en una sucesión de programas de urbanismo durante más de dos décadas que no han dado resultados: el abandono institucional y la falta de atención y de mantenimiento devuelven cualquier estructura al punto de partida. 

El programa Comunidade Cidade fue inaugurado en presencia de Sérgio Magalhães, presidente del Comité Ejecutivo del 27º Congreso Mundial de Arquitectos, que se celebrará en julio en la ciudad, y que encumbrará a Río como la primera capital mundial de la arquitectura.

Seguir leyendo »

El extremismo evangélico, convertido en racismo religioso en el Brasil de Bolsonaro

La agresividad de una parte de la Iglesia evangélica en Brasil tomó forma en los años 70, se endureció a principios de este siglo y está alcanzando la cima ahora, en paralelo a su proyecto de poder. "Los tres poderes están en manos de los evangélicos", asegura Mãe Fátima Damas a eldiario.es. Damas lleva 47 años al frente de un templo umbandista en uno de los barrios más populares del centro de Río de Janeiro y es una de las líderes de la Comisión de Combate a la Intolerancia Religiosa.

En 2019, más de 200 espacios sagrados de las religiones del candomblé y la umbanda (cultos afrobrasileños) fueron atacados por extremistas neopentecostales, según se confirmó hace unos días en el III Seminario de libertad religiosa, democracia y derechos humanos organizado por el Centro de Articulação de Populações Marginalizadas y la Campaña Nacional de Combate a la Intolerancia Religiosa.

Seguir leyendo »

Las malas compañías de Emissão, la empresa brasileña con la que Ignacio González desvió dinero del Canal

Surgió como un pequeño desafío de ingeniería y ha terminado ascendiendo posiciones siempre a la sombra del poder, tejiendo una peligrosa red de contactos, y conservándolos. Todo es turbio alrededor de Emissão, la empresa brasileña de aguas que compró el Canal de Isabel II en 2013 en una operación que ha llevado al banquillo al expresidente madrileño Ignacio González, al que la Fiscalía pide ocho años de cárcel.

Junto a él está acusado Sebastião Cristovam, el fundador de Emissão, cuyas relaciones han sido claves en la consecución de contratos públicos de gestión de abastecimiento de agua y de alcantarillado por todo Brasil. Él se enfrenta a una petición de seis años de cárcel.

Seguir leyendo »

Lula da Silva regresa al origen para comenzar a combatir a Bolsonaro

La energía con la que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva ha abandonado la celda en la que quedó recluido el 7 de abril de 2018 está a la altura de su currículum. El cóctel de mensajes en sus primeras palabras, repartiendo amor y esperanza, pero mirando directamente a los ojos de la Fiscalía y del exjuez federal Sérgio Moro, augura temporada de lucha para uno de los más veteranos símbolos de la izquierda latinoamericana.

La política brasileña ha visto ya muchas cosas, pero nunca ha presenciado un verdadero cuerpo a cuerpo entre Jair Bolsonaro y Lula da Silva. Ni siquiera entre Bolsonaro y el Partido de los Trabajadores. Lula ya estaba preso cuando arrancó la precampaña electoral de 2018, y en los primeros debates entre candidatos no permitieron que acudiera en su nombre Fernando Haddad –que luego le sustituiría–. Cuando el reemplazo se confirmó, Bolsonaro había sido apuñalado, y se negó a participar en los últimos debates –las encuestas le daban ventaja por aquel entonces–, en los que sí estaba presente el nuevo candidato del PT. El desafío, por lo tanto, arranca ahora, y Lula está dispuesto a propagarlo por cada rincón del país, rumbo a las elecciones municipales de 2020, como punto de partida. La izquierda brasileña, incapaz de responder ante el ímpetu de Bolsonaro, le necesita.

Seguir leyendo »

Terremoto político en Brasil: Lula da Silva sale de prisión

Se aproxima un terremoto en Brasil tras la puesta en libertad del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. "Necesitaba resistir para luchar contra el lado podrido del Estado, de la Policía Federal, del Ministerio Público, de la Justicia. Trabajaron para criminalizar a la izquierda, a Lula y al Partido de los Trabajadores", ha dicho a las puertas de la cárcel, rodeado de cientos de seguidores.

Su pena de prisión, según el Tribunal Supremo, era inconstitucional, ya que aún contaba con posibilidades de recurso y que debe prevalecer hasta el final la presunción de inocencia. La respuesta a las tres cuestiones de constitucionalidad que analizaba la Corte ha volteado el panorama político brasileño, removiendo pasado, presente y futuro.

Seguir leyendo »

La investigación sobre el asesinato de la concejala Marielle Franco salpica a Bolsonaro

El escándalo del año explotó en Brasil diez minutos antes de que comenzara la telenovela de máxima audiencia, la que Globo siempre programa después del "Jornal Nacional", su principal informativo. Para ese último tramo del programa, cuando ya se han congregado millones de telespectadores ante la pantalla, suelen reservar noticias de alcance.

Poco después de las cinco y diez de la tarde del 14 de marzo de 2018, cinco horas antes del asesinato de la concejala de Río de Janeiro, Marielle Franco, y su chófer, Anderson Gomes, los presuntos autores materiales de la ejecución, los milicianos paramilitares Ronnie Lessa y Élcio de Queiroz, se reunieron en el domicilio del primero, vecino de urbanización de Jair Bolsonaro y de su hijo Carlos. En doble declaración a los equipos de investigación del caso –Globo ha tenido acceso a los archivos–, el portero de la urbanización aseguró que, cuando Élcio de Queiroz llegó en su vehículo y se registró en el control de acceso de la urbanización Vivendas da Barra, en el barrio de Barra da Tijuca, Río de Janeiro, informó que se dirigía a la casa 58. La casa 58 es propiedad y primera residencia de Jair Bolsonaro.

Seguir leyendo »

Los Tribunales bloquean el intento de censura de Bolsonaro a la cultura LGTBI

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, articula varias formas de censura cultural al mismo tiempo, pero de momento sus tentativas están siendo bloqueadas por la Justicia. El caso más reciente es el relacionado con el Programa de apoyo al desarrollo audiovisual brasileño, de la Agencia Nacional de Cine (Ancine) en colaboración con el Banco Regional de Desarrollo del Extremo Sur (BRDE). Cuando Bolsonaro llegó al poder, se encontró con que este mecanismo de subvenciones ya estaba en marcha. Y las producciones LGTBI eran parte fundamental en él.

A Bolsonaro no le gustó la lista de beneficiarios, publicada el 19 de marzo, y el presidente brasileño no tuvo reparos en criticar y ridiculizar, en una de sus habituales apariciones en redes sociales, algunos de los proyectos presentados a esta convocatoria. Sobre todo se centró en series que se habían inscrito en el apartado de diversidad de género. "No vamos a perseguir a nadie, pero Brasil ha cambiado. Con dinero público no volveremos a ver cierto tipo de obras por ahí", avisó, repitiendo sus viejas proclamas contra el colectivo LGTBI. "Eso no es censura. Eso es preservar los valores cristianos, y tratar con respeto a nuestra juventud, reconocer la familia".

Seguir leyendo »