eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Víctor David López

Periodista, editor y traductor. Colaborador para eldiario.es en Suramérica. Colaborador de Radio Nacional de España. Autor de los libros "Marcelo, el último lateral izquierdo" (Al Poste, 2017), el poemario "¿Yo soy tu madre o tú eres la mía?" (La Vida Rima, 2016), "Maracanã, territorio sagrado" (Ediciones Ambulantes, 2014), y coautor en las obras colectivas "Brasil salta a la cancha" (Ediciones Ambulantes, 2016) y "Brasil, Golpe de 2016" (Ediciones Ambulantes, 2016). Traductor de clásicos de la literatura brasileña como "El alma encantadora de las calles", de João do Rio (2011) o "El cementerio de los vivos", de Lima Barreto (2014).
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 521

El gobierno de Macri, con apoyo peronista, saca adelante los recortes exigidos por el FMI

Las exigencias del Fondo Monetario Internacional tras el préstamo de 57.000 millones de dólares y los temores de buena parte de la población argentina están ya registrados en la denominada ley de leyes, la del 'Presupuesto de gastos y recursos de la administración nacional'. El texto, tras más de 13 horas de debate, ha sido aprobado este miércoles con holgura en el Senado (45 votos a favor, 24 en contra y 1 abstención), adonde llegaba tras haber conseguido la media sanción en la Cámara de Diputados (138 votos a favor, 103 en contra y 8 abstenciones) el pasado 25 de octubre. Mauricio Macri había prometido que el FMI no impondría recortes, sin embargo, la sugerencia del texto al déficit cero dibuja una realidad diferente.

A pesar de estar en el centro de una enorme crisis económica, social y política, el Gobierno argentino ha conseguido sacar adelante el presupuesto de los grandes recortes solventando su minoría (la alianza Cambiemos cuenta con 108 diputados en una cámara de 257 y con 25 senadores de un total de 72) con llamativa facilidad. El secreto está en el necesario impulso recibido de una parte del peronismo, aquella liderada por Miguel Ángel Pichetto en el Senado, enfrentado con Cristina Fernández de Kirchner. Ambos, aprovechando la visibilidad de la ocasión, convirtieron sus butacas en la Cámara Alta en la parrilla de salida para las elecciones presidenciales de 2019.

Seguir leyendo »

Bolsonaro inicia el proceso para tipificar los movimientos sociales como terroristas

Las amenazas de  Jair Bolsonaro contra las proclamas sociales por el derecho a la vivienda digna en Brasil, representadas por el  Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), pueden hacerse realidad antes incluso de que el presidente electo tome posesión oficialmente el próximo 1 de enero.

El senador Magno Malta, hombre de confianza de Bolsonaro en los últimos años y figura fundamental en su campaña electoral, ha quedado al frente de la misión de modificar la actual ley antiterrorista para que las acciones de estas dos organizaciones puedan ser castigadas con mayor virulencia.

Seguir leyendo »

El 'hombre del agujero', el ejemplo de las amenazas que pesan sobre los indígenas en el Brasil de Bolsonaro

No se sabe qué idioma habla, cómo se llama o cuántos años tiene –se calcula que alrededor de 50–. Se le conoce popularmente como el 'Hombre del agujero' por los rastros de zanjas encontrados tras sus pasos, propios de tácticas de caza o de seguridad personal. Lleva 22 años viviendo completamente solo, y está, más que nunca, amenazado de muerte, como antes lo estuvieron sus compañeros.

El único superviviente y habitante de la Tierra Indígena Tanaru, en el estado de Rondonia, en plena selva amazónica –en la frontera con Bolivia–, resiste en una zona reservada que está rodeada por explotaciones agropecuarias y extensas áreas deforestadas. Es el ejemplo más extremo de lo que está en riesgo con la deriva que ha tomado el mayor país de América Latina, donde el ultraderechista Jair Bolsonaro se alzó con la victoria en las elecciones de la semana pasada. 

Seguir leyendo »

El juez Sérgio Moro, de héroe anticorrupción a ministro de Bolsonaro, en cuatro pasos

Antes de la moda de las camisetas con la estampa de Jair Bolsonaro, en Brasil ya se habían vendido miles con la del juez federal Sérgio Moro, héroe nacional para buena parte de la población. Su labor anticorrupción articulada en los últimos años es innegable, hasta el propio Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores) lo reconocía en los últimos días de campaña: "En general, ha ayudado", dijo sobre el magistrado paranense de 46 años, al mismo tiempo que afirmaba que en el caso del expresidente Lula da Silva se había equivocado. Por eso para muchos es innegable también que la balanza de la Justicia se ha desequilibrado.

La traca final de la politización del aparato judicial en el último lustro ha sido la última jugada maestra del nuevo presidente. El nombramiento de Sérgio Moro como nuevo ministro de Justicia y Seguridad Pública corre el riesgo de explicar demasiadas cosas. La Operación Lava-Jato nació minúscula, en marzo de 2014, investigando al cambista Alberto Youssef, fue creciendo desde que se constató su relación con Paulo Roberto Costa, un exdirector de Petrobras, compañía petrolífera estatal, y ha terminando cambiando la historia del país, con el expresidente Lula en prisión y con Bolsonaro superando al Partido de los Trabajadores. Y con un impeachment a la presidenta Dilma Rousseff entre medias.

Seguir leyendo »

El Ejército brasileño vuelve a la cúpula del poder con Bolsonaro

La escena del Ejército brasileño desfilando anoche por las calles de Niterói (estado de Río de Janeiro) jaleado por seguidores del ultraderechista Jair Bolsonaro –que acababa ganar las elecciones– fue una coincidencia pero no una casualidad. Algunos soldados devolvían los aplausos desde los vehículos, otros dedicaban gestos de victoria a los simpatizantes del nuevo mandatario. La caravana de las Fuerzas Armadas convirtió un regreso cotidiano a su base –son parte del Comando Militar Leste, que actúa en las operaciones que desde marzo conforman la intervención federal en la seguridad pública de Río de Janeiro– en un fin de fiesta perfecto tras la victoria en las urnas.

El Ejército brasileño, que gobernó Brasil entre 1964 –tras el Golpe de Estado contra el presidente João Goulart– y 1985 – en una dictadura de la cual cada vez quedan más confirmada su crueldad–, nunca abandonó del todo la vida pública. Los militares simplemente dieron un paso al lado, pero Michel Temer decidió volver a dar protagonismo una vez que el Congreso y el Senado apartaron a Rousseff de la presidencia.

Seguir leyendo »

El ultraderechista Bolsonaro gana las elecciones en Brasil

Se confirman las encuestas y los peores temores de la izquierda internacional. Jair Bolsonaro será el presidente de Brasil tras alzarse con la victoria en las elecciones celebradas este domingo. 

Jair Bolsonaro, con más del 92% de las urnas escrutadas, suma el 55,63% de los votos frente al 44,37 % que ha conseguido Haddad. Unos 57 millones de brasileños terminaron por sumarse a la propuesta de la ultraderecha. El Partido de los Trabajadores de Lula da Silva –en prisión– y Fernando Haddad solo pudo plantar cara en la región nordeste, su nicho habitual de electores. En el sudeste y el sur del país Bolsonaro ha arrasado con porcentajes que rondan el 70% de los votos.

Seguir leyendo »

El odio y la mentira ponen el gobierno de Brasil al alcance de la ultraderecha

Solo un vuelco electoral in extremis evitará que el ultraderechista Jair Bolsonaro alcance la presidencia de Brasil este domingo. Fernando Haddad, el profesor, exministro de Educación y exalcalde de São Paulo que Luiz Inácio Lula da Silva eligió para sustituirle al frente de la candidatura sigue lejos en las encuestas (algunas marcan un 54% a 46%, otras marcan 61% frente a 39%).

A Haddad le va a faltar tiempo porque la estrategia del Partido de los Trabajadores fue suicida desde el primer momento. La apuesta Lula, encarcelado desde abril, tenía todas las papeletas para ser anulada y el país es demasiado grande como para que un suplente lo pueda dominar en unas semanas.

Seguir leyendo »

La contradicción brasileña: favelas que votan a la extrema derecha de Bolsonaro

Entre Rocinha y Manguinhos, en Río de Janeiro, viven más de cien mil personas. Veintidós kilómetros separan ambas favelas. La primera se levanta en la zona sur de la ciudad, junto a la clase alta. La segunda se adivina en el hervidero de la zona norte. Están controladas por el Comando Vermelho [rojo], y las dos se han visto irremediablemente arrastradas por la campaña de la extrema derecha que lidera el candidato presidencial Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal, PSL).

Las favelas brasileñas representan un caso de análisis en cuanto a las contradicciones brasileñas. Con amplia mayoría de población negra, siguen el discurso de un político racista; viviendo a diario ataques contra los derechos humanos, aceptan el mensaje de un acérrimo enemigo del activismo social; formadas y mantenidas por obreros, apoyan un programa que ataca sus derechos laborales. Para intentar comprender estar realidad, primero hay que pisar el terreno y conocer el ritmo de unas comunidades con muy pocas salidas.

Seguir leyendo »

El auge de la extrema derecha en Brasil provoca el pánico en el colectivo LGTBI

"Creo que de alguna forma hay que acabar con ello: encarcelando o matando, yo también estoy contra los homosexuales", respondía uno de los entrevistados al ser preguntado por la ola de asesinatos homófobos que se extendía por todo Brasil a mediados de los ochenta. El documental ' Temporada de caça' (Temporada de caza, 1988) realizado por la cineasta Rita Moreira, explica muchas de las cosas que están sucediendo en el Brasil actual.

"No queda otra que asesinarlos", contestaba con total tranquilidad una muchacha que iba con prisa por la calle. "Creo que no debería existir el homosexual", decía otro ante el micrófono. "No es un problema que me preocupe", aseguraba un hombre con su esposa al lado, que reía. "Estoy de acuerdo con él, realmente no me preocupa".

Seguir leyendo »

Los brasileños se entregan al capitán que abogaba por cerrar el Congreso y dar un golpe de Estado

El candidato preferido por la mayoría de los electores brasileños en esta primera vuelta de las elecciones presidenciales, declaraba en la época de Fernando Henrique Cardoso –gobernó el país entre 1995 y 2002– que en el caso de ser elegido alguna vez presidente, cerraría el Congreso Nacional. "Sin ninguna duda. Daría un golpe ese mismo día. No funciona y estoy seguro que por lo menos el 90% de la población lo celebraría y aplaudiría".

En 20 días, podría llegar ese momento, el de la victoria de Jair Bolsonaro, capitán del Ejército en la reserva. Y eso que el capitán del Ejército hace dos décadas era de la opinión de que "a través del voto no va a cambiar nada en este país. Solo va a cambiar, desgraciadamente, con una guerra civil. Y haciendo el trabajo que el régimen militar no hizo: matando a 30.000, comenzando por FHC [Fernando Henrique Cardoso]".

Seguir leyendo »