15 años de la llegada de José Luis Oltra al CD Tenerife

José Luis Oltra y Miguel Concepción el día de la presentación del entrenador.

ACAN

Santa Cruz de Tenerife —

0

Dos días. Ese fue el tiempo que pasó desde que acabó la temporada 06-07 hasta que el presidente del Tenerife, Miguel Concepción, presentó al técnico para el siguiente ejercicio. “Por fin tenemos al entrenador que queríamos”, exclamó el dirigente palmero, quien recalcaba así que, desde su llegada a la entidad, había tenido que trabajar con entrenadores 'impuestos' por las circunstancias. El primero, David Amaral, heredado del anterior consejo de administración, aunque siempre le valoró al preparador tinerfeño que sacara al equipo del cementerio en el que lo dejó Antonio López. Y media docena de años después lo volvió a llamar para que obrara otro milagro cuando el equipo estaba en similares circunstancias.

El sustituto de Amaral fue Bernd Krauss, porque fue lo que encontró disponible cuando entendió que era necesario un cambio. Y Casuco vino con los mismos condicionantes que Krauss. Pero en aquel mes de junio de 2007 era diferente: el Tenerife disponía de la primera opción. “Tenemos el entrenador que queríamos”, reiteró Concepción aquel 18 de junio de 2007 durante la presentación de José Luis Oltra Castañer (Valencia, 1969) como técnico. El nuevo preparador blanquiazul había triunfado en Catarroja, Castellón, Levante B y Ciudad de Murcia. A cambio, con el Levante ofrecía un descenso de categoría –del que no fue el principal responsable, pues cogió al equipo a falta de cuatro jornadas– y una pronta destitución al curso siguiente.

 

“Nos agrada su manera de trabajar, entra dentro del perfil de técnico de futuro que buscábamos y sabemos que nos va a dar muchas alegrías”, vaticinó. No se equivocó Concepción. Oltra batiría récords en el Tenerife. Y no sólo de puntos (81), de victorias (24) o de goles a favor (79) en una sola temporada. También estableció un registro de longevidad. Desde que la entidad blanquiazul ascendiera a las categorías nacionales en los años cincuenta, ningún técnico había completado en el banquillo tres temporadas de manera consecutiva. Y no lo ha vuelto a hacer. En total dirigió 122 partidos de liga y seis de Copa del Rey. Y hasta la llegada de Cervera (103), en el torneo de la regularidad era el único técnico centenario, una 'barrera' que estuvieron cerca de alcanzar García-Verdugo, Valdano y Heynckes. 

Y el balance, además de capacidad de supervivencia, ofrece un éxito incuestionable: un inolvidable ascenso a Primera División... seguido, lamentablemente, de un descenso a la categoría de plata (con una plantilla con la que era difícil sobrevivir en la élite). Fuera de las frías cifras, el análisis de su trayectoria también nos muestra a un técnico respetuoso, honesto y trabajador, que apostó por el fútbol que más gusta en una Isla de la que se enamoró. Y que supo dejarse querer por sus habitantes. “Espero no defraudar a la confianza que han depositado en mí porque es un orgullo dirigir al Tenerife”, dijo Oltra cuando llegó. Tres años después, en su despedida, poco pudo decir. Quiso hablar y dar las gracias. Cuando lo intentó, las lágrimas y la emoción no le dejaron.

(*) Capítulo del libro ‘El CD Tenerife en 366 historias’, de Luis Padilla y Juan Galarza. 

Etiquetas
stats