Ukrania: ¿deshielo o Guerra Atómica ?

0

A la muerte del Generalísimo, estamos hablando de Stalin, el escritor judío soviético, ex-combatiente al lado de la República española, Iliya Ehrenburg escribió entre 1954 y 1956 una novela en dos partes titulada “El Deshielo”. La novela, según su autor, no pretendía hacer política sino mostrar el “clima espiritual” de una época. El caso es que el título marcó todo el periodo posterior en la Unión Soviética y los países “socialistas”. Con El Deshielo Ehrenburg retoma la tradición de Chejov que se interesaba poco por la acción externa y más por el desarrollo interno, asimilando con este impulso lírico la descongelación de la Naturaleza con lo que sucede en las relaciones humanas y políticas.

El Deshielo de la poco disimulada Guerra Fría actual podría ser la intención del actual Gobierno alemán de Coalición “semáforo” (rojo, amarillo y verde) en el reciente encuentro con los rusos. La verde, no sólo por su juventud y orientación política, sino por el tiempo en el cargo como Ministra de Exteriores, Annalena Baerbock se ha encontrado con el menos verde y con una madurez de 18 años al frente de su ministerio, Sergey Lavrow, Ministro Ruso de Exteriores. Él ya ejercitaba la Diplomacia cuando ella todavía iba a la escuela. Annalena Baerbock, según los comentarista políticos alemanes, ha dado una gran sorpresa al ruso y a las élites alemanas por su solidez argumentativa, firmeza y, al mismo tiempo, por mostrar la voluntad de crear el “clima espiritual” del diálogo.

Mientras al otro lado del Atlántico Biden y sus ministros están alarmados de que Putin haya movido tropas con la clara intención de frenar la entrada de Ucrania en la OTAN. Y de acabar con el rearme creciente de Ucrania, cosa que interesa a Alemania que no quiere un conflicto bélico a sus puertas. Mientras que los USA desde la distancia exagera y suministra armas a los mandatarios ucranianos que tienen unas tropas desmoralizadas, cansadas y dispuestas a regresar a casa. El super “patriotismo” se encuentra en la boca de los nacionalistas acomodados en casa y lejos de la línea de fuego.

Especial interés al nivel humano ha sido cuando la Baerbock colocó una corona de flores ante la tumba al Soldado Desconocido de los soviéticos caídos en la segunda Guerra Mundial. Asimismo en la rueda de prensa junto con Lavrow expresó la vergüenza que sentía por los crímenes que “hemos cometido” los alemanes en la guerra y además expresar con humildad agradecimiento a la generosidad del pueblo ruso en las relaciones actuales. Estas palabras expresan tono e intención muy diferentes de los británicos o americanos. Acto similar realizó en Kiev.

La señora Baerbock insistió en la necesidad de recobrar el formato Normandía del 2015 en la Capital de Bielorrusia sobre un Acuerdo de Paz en el conflicto el este de Ucrania. En los últimos años el Acuerdo de Minsk ha estado congelado mientras el fuego de artillería batía las tierras disputadas. Tanto Ucrania como Rusia se acusan mutuamente de vulnerar los Acuerdos firmados.

“Ahora es importante, a nuestro juicio, insuflar nueva vida en el proceso de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) para por fin progresar en la implementación de los Acuerdos de Minsk. Eso sería un gran paso hacia una mayor seguridad en Europa y para todos”, indicó en rueda de prensa junto a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov. ¿Qué es el “formato Normandía”?  Es participación de Alemania, Francia, Rusia y Ucrania en diálogo y acuerdos, sin presencia directa de Inglaterra ni USA.

El conflicto entre Rusia y Ucrania amenaza, según la prensa occidental, con una escalada. Especialmente la prensa occidental se centra en el enorme movimiento de tropas rusas hacia la frontera ucraniana. Lo que no aparece en los titulares occidentales es la compra de Ukrania a Inglaterra de nuevos y modernos armamentos, ni el reciente bombardeo con drones ucranianos  de las posiciones de los pro-rusos. El dron es un vehículo aéreo no tripulado, capaz de mantener de manera autónoma un nivel de vuelo, sin peligro para el que dirige su objetivo desde un lejano y seguro lugar.

El conflicto Ucraniano es un constante ir y venir, subir y bajar, amenazar y sonreír que despista al más ilustrado incluso en la Historia Rusa que está íntimamente ligada desde la fundación del Estado ruso (feudal primero, zarista más tarde) hasta la Revolución Soviética, la Segunda Guerra Mundial, desestalinización, Perestroika de Gorbachov  y luego la desmembración y desaparición de la Unión Soviética.

En el actual juego hay muchas carta sobre la mesa, pero otras muchas escondidas en las mangas de los jugadores, así como otras ya olvidadas pero con peso histórico y cultural.

Hace años, en el 6 de septiembre de 1947, la Rusia Soviética festejó el Octavo Centenario de la Fundación de Moscú. En el diario PRAVDA del 7 de septiembre se podían leer las palabras de Stalin: “El mérito de Moscú consiste en haber sido el fundamento de la unificación de Rusia, con un único estado, un único gobierno y un único guía. Ningún país puede contar con su independencia ni un crecimiento económico y cultural serio si no sabe librarse de la disgregación social y el desorden del ordenamiento de los principados. Solo un país unido con un único estado centralizado, puede tener la posibilidad de un serio progreso cultural y artístico, y de afirmar la propia independencia. El mérito de Moscú ha sido, y continúa siendo, haber puesto los fundamentos de un estado centralizado en Rusia”.

Según el antropólogo y lingüista ruso Vladímir Propp: “La idea expresada por Stalin constituye el contenido ideal del epos ruso. Este resume la aspiración popular a un único estado y gobierno, expresada en una época de profunda disgregación feudal. Moscú traduce en realidad estas esperanzas y aspiraciones  populares.”

Stalin recordaba también entonces que Moscú “en la historia de nuestra patria, ha sido liberada tres veces de la opresión extranjera: de la mongola, la polaco-lituana y la francesa.” Desde aquel discurso de Stalin han pasado décadas y acontecimientos que llenarían enciclopedias voluminosas. Palabras que hacen recordar las múltiples agresiones sufridas por los rusos y que nos recuerdan que en aquel entonces Ucrania formaba parte de la Unión Soviética y que los nacionalistas ucranianos habían aplaudido la invasión de las tropas nazis y colaborado en sus matanzas. Esto no lo dijo Stalin, pero eran hechos.

EL ORIGEN DEL ESTADO RUSO TUVO LUGAR EN KIEV

Todos recordamos El Cantar de mio Cid y que la geografía de la península ibérica no estaba organizada en un reino o estado único, sino que había toda una serie de señores feudales y muchos reinos medievales. El proceso de unificación estatal fue acompañado de guerras, de invasiones, de asesinatos, etc., tanto entre diversas etnias como entre casas dinásticas. Los reinos de Castilla y Aragón jugaron un papel decisivo. El poema de mio Cid era anterior a la unificación militar, dinástica, religiosa y estatal.

La Rus de Kiev fue fundada por el príncipe Oleg de Nóvgorod hacia el año 882. Durante los siguientes treinta y cinco años, Oleg y sus guerreros a caballo dominaron las distintas tribus eslavas y finesas. La aristocracia guerrera asentada en Kiev dio origen a una Rus (o Rusia) bien distinta a la que hoy conocemos. 

El origen más remoto de la Rusia de Vladimir Putin y de la Ukrania de Volodimir Zelenski se halla en la misma tierra del conflicto que puede convertirse en internacional: Ukrania. Los historiadores coinciden en que fue allí donde diversas tribus eslavas, finesas y bálticas formaron el núcleo de lo que, en el siglo IX d.C., sería la Rus de Kiev.

Martin Sixsmith,  afamado escritor y presentador británico de  radio y televisión, fue consejero del Gobierno laborista y autor del libro llevado a la pantalla The Lost Child of Philomena Lee, ha escrito un interesante libro sobre los 1000 años de Rusia como una Crónica del Wild East, en el que las raíces comunes de ambos países están claras.

Estos pueblos de lengua muy similar y de una larga historia común corren peligro de enfrentarse bélicamente, como de hecho y parcialmente está ocurriendo con ametralladoras, tanques y drones comprados a Inglaterra. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha expresado el pasado año su gratitud por la llegada de unas 90 toneladas de material bélico de los Estados Unidos.

Los problemas relativos a los periodos de la historia rusa son muy complejos pero se puede afirmar que la unificación de los principados feudales la ejecutó Vasilij III (1505-1533) uniendo la Rusia de Moscú a los últimos principados independientes de Pakov o Rjazan, inaugurandose sí una nueva fase en la Historia de Rusia. Ivan IV el Terrible  cambió más tarde su título de Gran Principe de Moscú por el de Zar, proclamando así de derecho lo que ya había realizado de hecho. A partir de entonces se puede hablar de la época de la formación del estado unitario ruso. Se daba fin a los reinos taifas.

Y de igual manera que en España, resulta evidente que al formarse el nuevo tipo de Estado, los viejos cantos que celebraban la victoria del de Kiev sobre el orden tribal-comunitario, pasaron a ser relegados como cosa del pasado.  Al ser derrotada la opresión tártara, las sólidas y magnificas bylinas de la lucha contra los tártaros no ofrecían interés en ser creadas, aunque persistieron casos aislados de composiciones basadas en la antigua tradición.

Las Bylinas  son poemas épicos y heroicos tradicionales de los eslavos orientales de la Rus de Kiev, aunque la tradición continúa en Rusia y Ucrania. La bylina proviene de la palabra rusa “byl'” (быль), que se traduce como “fue”, pasado del verbo ser/estar, denotando que se trata de eventos históricos reales, en contraposición con la ficción. Algo parecido al comienzo de nuestros cuentos infantiles y heroicos con su “Érase una vez...”

Las bylinas son una especie de poesía de versos blancos sin rima, pero con un ritmo característico, una especie de versos libres. La mayoría de las bylinas se han conservado en el norte de Rusia, y su estilo ha sido imitado por generaciones de famosos poetas rusos.

Para los dirigentes de Estados Unidos o el Imperio Británico las dimensiones del Estado zarista primero y luego del soviético eran demasiado grandes. E hicieron lo posible por dividirlo, trocearlo o acabar con su unidad.

Desde sus orígenes los dirigentes como Rurik y Oleg hasta Ivan el Terrible o Pedro el Grande acompañaron sus reformas y modernizaciones con medidas de mano dura.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, proclamó en noviembre del 2021 que existe el riesgo de una guerra con Rusia, país al que acusó de lanzar señales “peligrosas” con el despliegue de tropas cerca de las fronteras ucranianas. A juicio de Zelenski, la “retórica” utilizada por Moscú es una señal “de que una escalada es posible” y de que “puede haber una guerra mañana”. En esa ocasión Zelenski sostuvo que Rusia está buscando pretextos para intervenir militarmente en Ucrania, y citó como ejemplos las críticas de Moscú al despliegue de soldados de la OTAN en el país y sus acusaciones de que el gobierno de Kiev boicotea el proceso de paz con los separatistas. Por ello, exigió a Vladimir Putin decir “públicamente” que no tiene la intención de invadir a su vecino, algo que sería “una señal importante”.

En el encuentro del 26 de noviembre del 2021 con periodistas ucranianos y extranjeros que duró cinco horas, Zelenski también aseguró tener información de que Rusia planea un golpe de Estado para derrocar a su gobierno. “Recibimos información de que habrá un golpe de Estado el 1 o 2 de diciembre (…) no solo informes de agencias de inteligencia, tenemos grabaciones de audio”, explicó. En esa conspiración estaría involucrado el oligarca Rinat Ajmetov, con quien el presidente Zelenski tiene una larga disputa.

Rusia no hace tales cosas

En las últimas semanas, Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea manifestaron su preocupación sobre los movimientos de tropas rusas cerca de Ucrania, que hace temer una eventual invasión. “Existe hoy la amenaza de que pueda haber una guerra mañana”, explicó Zelenski, quien añadió que el país “está completamente preparado para una escalada” con su vecino ruso.

“Debemos contar con nosotros mismos, con nuestro ejército, que es fuerte”, afirmó Zelenski cuando se le preguntó por el posible apoyo de los países occidentales. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, secundó poco más tarde las palabras de Zelenski. “Este refuerzo militar (de Rusia) no ha sido provocado y no tiene explicación. Eleva las tensiones y el riesgo de errores de cálculo”, advirtió.

El multimillonario ucraniano Ajmetov, por su parte, negó las acusaciones de Zelenski. “Me indignan estas mentiras, con independencia de los motivos del presidente. Mi postura fue y será siempre inequívoca: una Ucrania independiente, democrática y unida con Crimea y mi Donbás natal. Mis acciones lo confirman”, señaló. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo a su vez que “Rusia no ha tenido planes de participar (en un golpe). Y Rusia nunca hace estas cosas”.  Lo que no dijo es que los USA lo han hecho con frecuencia y que la caída del Presidente   X que tenía muy  buenas relaciones con Moscú fue derrocado por un golpe propiciado por parte de la oligarquía ucraniana, incluyendo aliados del derrocado

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que no pierde ocasión para criticar a Rusia o a China, advirtió tras una conversación con los presidentes de Estados Unidos y otros miembros de la Alianza que cualquier agresión  rusa contra Ucrania tendrá “costos severos”. No se refirió para nada a la reciente agresión militar de Arabia Saudí al Yemen ni habló de los derechos de la mujeres sauditas en particular ni los derechos humanos en general en este país aliado de USA.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el miércoles (19.01.2022) en Ucrania, donde se encontraba de visita, que no entregará el viernes en Ginebra ninguna respuesta por escrito a su homólogo ruso, Serguei Lavrov, sobre las garantías de seguridad que exige Rusia para evitar la expansión de la OTAN y el emplazamiento de armas ofensivas hacia sus fronteras. Lavrov presentó borradores de propuestas particularmente detalladas a Estados Unidos, tras desplegar decenas de miles de efectivos militares en sus fronteras con Ucrania. Nadie recuerda las toneladas de material bélico americano del año pasado dadas a Ucrania.

“No voy a presentar ningún documento en ese momento al ministro de Exteriores Lavrov. Necesitamos ver dónde estamos y ver si quedan oportunidades para proseguir la diplomacia y el diálogo, que es, de lejos, el camino preferible”, señaló Blinken en una rueda de prensa tras reunirse con su homólogo ucraniano, Dmitro Kuleba. “Veremos en qué punto estamos después del viernes”, señaló, e insistió en que si la senda diplomática no tiene éxito, será porque “Rusia ha elegido otro camino”.

Rusia pide garantías por escrito, ya que como señaló Putin en otra Rueda de Prensa contestando a una periodista que preguntaba sobre garantías de no agresión a Ucrania u otro país, dijo que : Sus acciones no dependerán del curso de las negociaciones, sino de la garantía incondicional de la seguridad de Rusia. Y desde la perspectiva histórica ha dejado claro que es inadmisible un nuevo desplazamiento de la OTAN hacia el Este. ¿Estamos los rusos poniendo misiles junto a las fronteras de EE.UU? Los EE.UU han puesto misiles a las puertas de nuestra casa. ¿Es una exigencia excesiva que no se pongan más sistemas de ataque? ¿Cómo se sentirían ellos si pusiéramos nuestros misiles en la frontera de Canadá o entre EE.UU y México?  Y recordó los problemas territoriales entre México y EE.UU en que estos últimos usurparon territorio mejicano en California. California fue parte del territorio mexicano hasta la guerra entre México y EE.UU de 1846-1848. Al término de la guerra y como condición para la paz, la República Mexicana fue obligada a ceder el territorio a los Estados Unidos en el Tratado de Guadalupe Hidalgo el 2 de febrero de 1848. La llamada Fiebre del Oro en el período 1848-1849 provocó una inmigración de 90.000 estadounidenses procedentes del resto del país. Finalmente, California se convirtió en el trigésimo primer Estado de Estados Unidos en 1850. El pez grande se comió al chico. México perdió más de la mitad de su territorio.

Putin preguntó: ¿A quién pertenecían California y Texas? ¿Lo han olvidado?

¿Quién creó el estado ucraniano? Fue Vladimir Lenin cuando creó la Unión Soviética. El Tratado de creación de 1922 y la constitución de 1924.¿Qué dijeron los estados de la OTAN en 1990? Ni un centímetro y nos engañaron. Cinco oleadas de expansión de la OTAN los sistemas militares de ataque de Rumanía y Polonia. No somos nosotros los que amenazamos. No hemos ido a la frontera de Estado Unidos ni del Reino Unido. Y ahora dicen que Ucrania estará también en la OTAN. E instalarán sistemas de ataque.

Los gobiernos multimillonarios de los EE.UU, llámense Trump o Biden, defienden y extienden su red de intereses. Y abandonan a su aliados cuando no les conviene seguir: como hicieron en Vietnam, en Afganistan, en Irán. Y si entraron en la Segunda Guerra Mundial fue porque el megalómano Hitler les declaró la Guerra después del desastre de Pearl Harbour.

España ha tenido tristes experiencias en los últimos años en mezclarse en las aventuras norteamericanas con el gobierno Aznar y los atentados de Atocha.  Los muertos son los nuestros, por eso sería necesario no entrar en el conflicto ucraniano de Estados Unidos. Y no enviar ni un solo soldado a un lugar donde no tenemos nada que ganar y muchas vidas que perder.

Por eso sorprende que desde Washington, Albares, ministro español de Exteriores diga que no quiso descartar en rueda de prensa la presencia de tropas españolas en Ucrania en los próximos meses si la crisis no baja de intensidad. “Diálogo no quiere decir negociación”, advirtió Albares en referencia a los contactos occidentales con Moscú, “diálogo requiere de buena fe, no poner condiciones inaceptables para la otra parte”. Albares debería estudiar la historia rusa antes de hablar así.

La buena fe de los rusos en palabras de Putin se ha acabado. Aquí la continuación de la Guerra Fría puede terminar en Guerra Caliente que será, si los USA intervienen, Guerra Atómica y la desaparición de gran parte de la Europa habitable. Empezando por Ucrania. No ha otra opción razonable y viable que el Deshielo. A través del diálogo, sí, pero con una negociación que garantice la seguridad rusa y, de paso, nuestra propia seguridad. No hay otro camino que el de la Paz, aunque cueste tiempo, nervios y negociaciones.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats