La portada de mañana
Acceder
La monarquía cuesta a los españoles mucho más de lo que reflejan sus cuentas
Verano sin mascarillas en el exterior y con vacunas, pero aún con restricciones
Estudiantes y salud mental en la era COVID: "Creía que no podía y me preguntaba si valía para esto"

La Asociación Española de Guardias Civiles se personará como acusación particular contra el conductor que huyó tras atropellar a un agente en Lanzarote

Vehículo de la Guardia Civil.

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) se personará como acusación particular contra el conductor que la madrugada del jueves al viernes circulaba por la LZ-20 y se dio a la fuga tras atropellar a un agente de la Guardia Civil que tuvo que ser hospitalizado.

Los hechos ocurrieron cuando una patrulla de Seguridad Ciudadana de Lanzarote observó un vehículo en el que la persona conducía de forma temeraria e imprudente. Al intentar darle el alto, el conductor se dio a la fuga, llegando a colisionar con varios muros y balizas, circulando varios kilómetros en dirección contraria, poniendo en serio peligro la integridad del resto de conductores.

En su huida se encontró con otra patrulla de la Guardia Civil con uno de los agentes en la carretera dándole el alto; sin embargo, el conductor no atendió al requerimiento y atropelló a los agentes, que sufrieron diversas heridas. Uno de ellos tuvo que ser trasladado al hospital con fractura de hombro.

El conductor del vehículo, que dio positivo por drogas y alcohol, finalmente fue detenido y este domingo fue llevado ante el juez, quien decretó su puesta en libertad con cargos; una decisión "incomprensible" para la AEGC porque se trata de "un individuo que ha cometido varios delitos", pues "de entrada estaba huyendo de la Guardia Civil, desobedeció una orden de un agente de la autoridad y además trató de volver a huir lanzando su vehículo contra los agentes".

La Asociación entiende que la ley "marca unas pautas a las que los jueces están atados a la hora de decretar la prisión provisional", y pone como ejemplo lo ocurrido tras el atropello de una menor en Roquetas de Mar donde el conductor también ha quedado en libertad, pero no comprende que se mantenga una ley cuando "claramente falla", por lo que considera que es responsabilidad del legislador tomar medidas para evitar que esto pueda volver a ocurrir.

Para AEGC no sólo es necesario una revisión de la Ley de Seguridad Vial para que las penas por estos delitos se endurezcan y los autores no queden en libertad, toda vez que, como miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, su trabajo les pone en "constante riesgo" cuando llevan a cabo su labor de mantener la seguridad en las calles y carreteras del país.

"Nos enfrentamos cada día a conductores que no sabemos cómo van a reaccionar ante nuestra petición de alto y, por tanto, estamos indefensos ante este tipo de agresiones que nos han costado, nos cuestan y nos costarán la vida a muchos de nosotros". Por eso, además de pedir la modificación de la Ley de Seguridad Vial también exigen ser reconocidos como autoridad y no como agentes de la autoridad para que cualquier agresión que sufran "no quede impune, como ocurre en muchos casos ahora".

Además, AEGC también se personará como acusación particular para velar por que "se haga justicia y caiga todo el peso de la ley contra este individuo que puso en riesgo la vida de nuestros compañeros y la de aquellos ciudadanos que la madrugada del jueves al viernes circulaba por la LZ-20".

Etiquetas

Descubre nuestras apps