La portada de mañana
Acceder
Una Italia empobrecida se entrega al experimento de un Gobierno de ultraderecha
ESPECIAL | El mapa que cuenta de qué viven tus vecinos, calle a calle
OPINIÓN | 'Activar la banalización del neofascismo', por Esther Palomera

Carta a la humanidad


0

No puedes oír mis cadenas pero me han secuestrado. Sí. Como lo oyes.

Por suerte, en el cubículo en el que me han metido, había un trozo de papel y un boli. Esta es la única y última forma que tengo de sobrevivir. 

Espero que esta carta llegue al menos a buen recaudo. Me hallo en un zulo en el que el aire es irrespirable. Poco a poco del conducto entra agua y ya mis rodillas están sumergidas en el agua. Cada verano, por la pequeña ventana que tengo, solo es capaz de entrar la más calurosa llama y calcinar cada centímetro cuadrado del zulo. Cuando llega el invierno, tormentas inimaginables lo revuelven todo, dejándome congelada, débil y magullada. 

Vivo desde hace tiempo en un incesante sufrimiento. Parece que no acaba. Cada día, el poco equilibrio mental que me queda se desestabiliza, no soporto el calor, me duele la cabeza muchísimo. Vivo en una constante agitación, como si tuviera pesadas maquinarias que no paran de trabajar en mi cabeza. No puedo centrar la vista sin dejar de sufrir. Mi mente está llena de dolor. 

Durante la mayoría de los días, tengo una sed insaciable. No tengo ya ni lágrimas para expresar lo que siento. Un aire huracanado no me deja descansar y cuando llueve por la ventanita minúscula, mis ojos me arden. No aguanto más. 

Si estás leyendo esta carta, encuentra la llave para liberarme este infierno.

Te preguntarás, imagino, dónde estará esa llave. La única llave que abre está en ti. 

Fdo. La Tierra.

Autoría: P. Darío Hernández Díaz

 

'Cartas de la juventud' es un proyecto de Karmala Joven, rama juvenil de la Asociación Karmala Cultura. Si tú también tienes algo que contar puedes enviarnos tu carta al correo electrónico karmalajoven@gmail.com y será publicada en el diario palmero 'La Palma Ahora'.

A continuación enumeramos algunos animales en peligro de extinción que tuvimos la oportunidad de fotografiar en el Maroparque: 

•      Lémur (solo quedan un 10% de los bosques históricos de Madagascar, los cuales sustentan a estos animales en peligro de extinción), también están amenazados por los cazadores furtivos para obtener su carne.

•      Guacamayo Militaris (los guacamayos militaris son una de las especies que se están perdiendo por el contrabando y la venta para tenerlos como animales de compañía).

•      Grulla Coronada Roja (el motivo de estar en peligro de extinción es por la pérdida del espacio donde habita).

•      Guacamayo azul o Jacinto (la mayoría de los problemas de estos animales es la caza furtiva).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats