eldiario.es

9
Menú

Fomento mejorará “las herramientas técnicas” de la Red de Vigilancia Volcánica en Canarias

Ha formalizado tres contratos para el suministro al Instituto Geográfico Nacional de transductores de velocidad del movimiento del suelo y digitalizadores.

- PUBLICIDAD -
En la imagen, el volcán de Teneguía. Foto: JUAN JOSÉ SANTOS.

En la imagen, el volcán de Teneguía. Foto: JUAN JOSÉ SANTOS

El Ministerio de Fomento, a través del Instituto Geográfico Nacional, según publicó el pasado 29 de noviembre el Boletín Oficial del Estado, ha formalizado tres contratos para mejorar las herramientas técnicas de las que dispone el Instituto Geográfico Nacional para realizar las funciones que tiene encomendadas en vigilancia volcánica y en la determinación de la forma de la tierra y su posicionamiento, informa en una nota de prensa. En concreto, los contratos son para el suministro de transductores de velocidad del movimiento del suelo y digitalizadores para la Red de Vigilancia Volcánica, de un cromatógrafo de gases para la determinación de la composición química de gases volcánicos y de un receptor criogénico integrado por distintos módulos de Radiofrecuencia y control para los Radiotelescopios de la Red Atlántica de Estaciones Geodinámicas y Espaciales (RAEGE). 

En la nota se explica que el contrato de  “suministro de transductores de velocidad del movimiento del suelo y digitalizadores para la Red de Vigilancia Volcánica”

tiene por objeto “la contratación de 6 estaciones sísmicas compuestas de un sensor de banda ancha y un digitalizador cada una”. Constituye, añade, “un nuevo paso en la densificación del Sistema de Vigilancia Volcánica de Canarias en su misión de llevar a cabo una evaluación permanente y lo más completa posible de la actividad volcánica en las islas”. 

Los datos recogidos por estas estaciones, apunta, “serán, como en el resto de las estaciones ya instaladas, transmitidos de forma inmediata al Pevolca (Plan de Emergencia por Riesgo Volcánico en Canarias) integrado por los distintos organismos con responsabilidades en la Protección Civil junto con las varias instituciones científicas con interés volcanológico”. 

Cromatógrafo de gases

También se dotará de "un cromatógrafo de gases para la determinación de la composición química de gases volcánicos. Este suministro tiene como finalidad "la adquisición de un equipo de medida de parámetros geoquímicos, en particular para el conocimiento de la composición química e isotópica de los gases emitidos en zonas volcánicas en sus distintas presentaciones (disueltos, difusos del suelo, fumarólicos), a partir de las muestras tomadas por el personal del Sistema de Vigilancia Volcánica del Instituto Geográfico Nacional". 

Ello permitirá “interpretar los datos obtenidos por otro tipo de técnicas como son la sísmica y la geodesia, mejorando la valoración del fenómeno volcánico”. 

Asimismo incluye el “suministro de un receptor criogénico integrado por distintos módulos de radiofrecuencia y control para los radiotelescopios de la Red Atlántica de Estaciones Geodinámicas y Espaciales (RAEGE)”. 

La Dirección General del Instituto Geográfico Nacional (IGN), explica, ha puesto en marcha el proyecto de la Red Atlántica de Estaciones Geodinámicas y Espaciales”. El objetivo del proyecto es “la construcción de una red de estaciones geodésicas, destinadas a la realización de estudios geodinámicos y espaciales a escala global”. 

Estos estudios “permitirán conocer en profundidad el impacto sobre nuestro planeta de efectos como la deriva continental de las placas tectónicas, las fluctuaciones del eje de rotación, la deriva de la duración del día o las mareas terrestres (alguno de estos fenómenos relacionados con el Cambio Climático)”. 

La citada red estará constituida “inicialmente por 4 estaciones cuyos emplazamientos están situados en el Observatorio de Yebes (Guadalajara, España), islas de Santa María y Flores (archipiélago de las Azores, Portugal) y Gran Canaria (Islas Canarias, España)”. 

El elemento principal de cada una de ellas “es un radiotelescopio de 13.2 metros de diámetro que debe equiparse con un receptor de radiofrecuencia que funciona a temperaturas criogénicas (-250 grados)”. 

Estos receptores, “de los que ya se han construido varios prototipos en los laboratorios del Observatorio de Yebes del IGN y de los que existe demanda internacional (al menos hay interés en dos para Noruega y uno para Finlandia), han sido diseñados por personal del IGN”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha