La Palma registró 20 conatos y dos incendios forestales en 2020 que afectaron a más de 1.200 hectáreas

Imagen de archivo del incendio de Garafía.

La Palma registró en 2020 un total de 22 emergencias por incendio forestal que precisaron de la intervención del personal de extinción, que afectaron a más de 1.200 hectáreas, algo más de la mitad de ellas arboladas (602,98 hectáreas), se indica en una nota de prensa del Cabildo. De estos 22 siniestros, detalla, 20 fueron conatos y dos incendios forestales (uno de ellos gran incendio, el de Garafía, al afectar a una superficie igual o superior a 500 hectáreas).

Así se ha puesto de manifiesto en el balance realizado desde el área de Medio Ambiente y Seguridad y Emergencias del Cabildo de La Palma sobre el recién concluido año 2020, “cuya campaña contra incendios tuvo dos momentos especialmente críticos: el gran incendio declarado el 21 de agosto en Catela (Garafía), que afectó a 1.183 hectáreas, y el 8 de septiembre, cuando aún no se había extinguido el primero, el de El Pinar (Tijarafe), que alcanzó a 20 hectáreas de superficie”, se subraya en la nota. Sendos fuegos, añade, coincidieron con el estado de alerta por incendios forestales, debido a las altas temperaturas y muy baja humedad, así como la presencia de calima.

En relación a la causalidad de los incendios forestales en la Isla, se apunta en la nota, la actividad humana ha estado detrás de 16 de los 22 registrados. 11 de ellos se produjeron a la realización de hogueras, quemas de rastrojos o instalaciones de tuberías, y los 5 restantes fueron intencionados. Este último dato “es diferencial respecto a otros años, en los que los incendios intencionados son testimoniales. Los seis restantes no se ha podido determinar su causa”.

En cuanto a la distribución geográfica,  se señala en la nota, cabe destacar que tres de los catorce municipios de La Palma, Garafía, Tijarafe y El Paso, concentran el 65% de las incidencias acaecidas en el año 2020. Términos municipales ubicados en el lado oeste de la Isla, el más castigado por la sequía y con una vegetación más xerofítica y favorable por tanto a los incendios forestales.

También “cabe destacar”, subraya, “que la experiencia del personal de extinción y el estudio de la evolución de los incendios históricos son factores claves en el diseño de las zonas de actuación. En este sentido, hay que valorar la intervención preventiva desarrollada escasas semanas atrás del incendio de Garafía, en puntos de paso de incendios históricos, como el barranco de Las Mejeras, que contribuyó notablemente, no sin dificultad, a contener un incendio como el de Garafía, con una superficie potencial estimada de unas 16.000 hectáreas y unos daños irreparables, ayudado por la gran labor de todos los participantes en la extinción, profesionales y voluntarios, y la estrategia planteada por el equipo de dirección del Cabildo Insular”.

Las consejeras de Medio Ambiente y Seguridad y Emergencias, María Rodríguez y Nieves Rosa Arroyo, respectivamente, han coincidido en valorar el gran trabajo desarrollado por todos los equipos que han participado en la campaña contra incendios y que han dado lo mejor de sí para combatir el fuego, en situaciones extremas.

Asimismo, han resaltado la cooperación y coordinación entre todas las administraciones, contando el Cabildo con el máximo respaldo y de forma inmediata de los ayuntamientos, cabildos de otras islas, el Gobierno de Canarias y de España para hacer frente a las emergencias. El dispositivo se completa con medios del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente.

Arroyo y Acosta concluyen destacando la importancia de seguir profundizando en la concienciación de la población para prevenir los incendios forestales y contribuir de manera decisiva en la lucha contra el cambio climático.

Etiquetas
Publicado el
22 de enero de 2021 - 17:20 h

Descubre nuestras apps

stats