La portada de mañana
Acceder
Defensa asume el gasto en sueldos de los 1.500 efectivos de la Guardia Real que sirven a la monarquía
Carpetazo a la Kitchen del PP, por Ignacio Escolar
La batalla por el legado de John McAfee

La Palma investigó 53 delitos por violencia machista durante el primer trimestre de 2021

Manifestación contra la violencia de género.

En La Palma se investigaron 53 delitos relacionados con la violencia machista  durante el primer trimestre de 2021, informa el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género. De los citados de delitos, 32 fueron por lesiones, dos contra la intimidad, dos por quebrantamiento de medidas y 17 sin especificar. La mencionada fuente señala que La Palma fue la segunda isla con mayor volumen de delitos relacionados con la violencia machista en la provincia de Santa Cruz de Tenerife durante el invierno pasado.

De los 917 delitos investigados en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, detalla , 854 lo fueron en la Isla de Tenerife, desglosados como sigue: 672 por lesiones y malos tratos, 14 contra la libertad, 4 contra la libertad y la indemnidad sexual, 20 contra la integridad moral, uno contra la intimidad y el derecho a la propia imagen, 74 quebrantamiento de penas; 50 de medidas, y 19 delitos de otras índoles. 

En La Gomera y en el Hierro se computaron 7 y 3 delitos de esta índole, respectivamente; los tres de El Hierro fueron por lesiones y malos tratos, y en La Gomera se investigaron dos por lesiones y malos tratos, cuatro contra la integridad moral y uno por quebrantamiento de penas. 

En un comunicado, el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género señala que las denuncias por violencia de género registradas en los órganos judiciales de Canarias durante el primer trimestre de 2021 disminuyeron un 4,6% en comparación con el mismo periodo de 2020. Si en el invierno del año pasado los juzgados de las Islas habían recibido 2.092 denuncias, entre enero y marzo de este año el número fue 1.995, 97 menos.

El numero de mujeres víctimas de la violencia de género también se redujo durante el invierno pasado en las Islas, en comparación con 2020. Pasó de 2.084 a 1.993, un 4,4% menos. La bajada en todos los registros sobre violencia machista que ya se detectó en los informes estadísticos sobre 2020 pone de manifiesto que la crisis sanitaria causada por la Covid-19 se han mantenido durante el primer trimestre del año. 

Estos y otros datos, se apunta en la nota, están recogidos en el Informe trimestral sobre violencia de género hecho público este lunes por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial. Según este, el Archipiélago registró durante el invierno pasado la cuarta tasa más alta del país de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 mujeres: 18,2, cifra sólo superada por Murcia (19,7), Baleares (18,5) y la Comunidad Valenciana (18,3). En el computo global del año pasado, el Archipiélago había alcanzado la tercera tasa más alta.

El territorio con la tasa más baja de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 mujeres fue el invierno pasado Castilla y León, con 9,6. La media nacional fue entre enero y marzo de este año de 14,2 mujeres denunciantes como víctimas de violencia de género por cada 10.000.

En las Islas fueron juzgadas durante el primer trimestre del año pasado 629 personas por violencia sobre la mujer (un 7% más que en el mismo periodo de 2020), de las cuales fueron condenadas 554, esto es, un 88%. El número de personas juzgadas fue un 2,2% menor este invierno que el pasado, cuando se juzgaron a 588 personas, de las cuales fueron condenadas 542, un 92,1%.

Entre enero y marzo de 2021, los órganos judiciales de las islas incoaron 426 peticiones de órdenes de protección por parte de mujeres que denunciaron maltrato, un 27,3% menos que en el mismo periodo de 2020. Se inadmitieron 3, un 50% menos que en el ejercicio anterior, se adoptaron 300 (un 30,6% menos que en el invierno de 2020) y se denegaron 123, un 16% menos que en el año anterior.

En cuanto a la forma de terminación de los procedimientos por Violencia sobre la Mujer en Canarias, 554 acabaron el invierno pasado en sentencia condenatoria (un 2,2% más que en el mismo periodo de 2020); 75 en fallo absolutorio (un 92,3% más); 118 en sobreseimiento libre (un 4,8% menos que en el mismo periodo del año anterior); 714 en sobreseimiento provisional (+6,4%); 204 por elevación a órganos superiores (+53,4%) y 316 en otras formas (6,4%).

Según los datos recabados por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, se señala en la nota, durante el primer trimestre de este año se computaron un total de 177 casos en los que la víctima de violencia se acogió a la dispensa de la obligación a declarar como testigo, un 37,7% menos que en el primer trimestre de 2020, periodo en el que el número de denunciantes que no quisieron mantener la acusación fue de 284.

Menores

Los informes estadísticos del Observatorio detallan que entre enero y marzo de 2021 fueron enjuiciados en las islas por Violencia sobre la Mujer un total de 6 menores, un 45% menos que en el mismo periodo del año anterior, y todos ellos fueron sentenciados con imposición de medidas en juicios de conformidad.  

El informe del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, añade, ofrece un apartado dedicado especialmente a las dos comunidades autónomas archipielágicas españolas, Baleares y Canarias. En referencia a esta última, explicita que las citadas 1.995 denuncias registradas entre enero y marzo del presente año se derivaron investigaciones judiciales por un total de 2.008 delitos (una denuncia puede referir la comisión de más de un delito), 1.091 en la provincia de Las Palmas y 917 en la de Santa Cruz de Tenerife.

Datos por provincias e islas 

De los 1.091 delitos investigados en Las Palmas en el periodo de referencia, 870 se registraron en Gran Canaria. De éstos, 587 fueron por lesiones y malos tratos en distintas modalidades, 89 contra la libertad, 12 contra la libertad y la indemnidad sexual, 22 contra la integridad moral, uno contra el honor, uno contra los derechos y deberes familiares, 121 por quebrantamiento de penas, 36 por quebrantamiento de medidas y uno de otra índole. 

En la isla de Fuerteventura se computaron durante el primer trimestre de 2021 un total de 120 diligencias previas por delitos relacionados con la Violencia sobre la Mujer; 97 lo fueron por lesiones y malos tratos, dos por delitos contra la libertad, uno por delitos contra la libertad y la indemnidad sexual, uno contra la intimidad 9 por quebrantamiento de penas, dos por quebrantamiento de medidas y ocho de otras índoles. 

En Lanzarote los delitos vinculados a la violencia machista fueron 101: 73 por malos tratos y lesiones, 14 contra la libertad, cuatro contra la integridad moral, cuatro por quebrantamiento de penas y seis por quebrantamiento de medidas. 

De los 917 delitos investigados en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, 854 lo fueron en la Isla de Tenerife, desglosados como sigue: 672 por lesiones y malos tratos; 14 contra la libertad, 4 contra la libertad y la indemnidad sexual, 20 contra la integridad moral, uno contra la intimidad y el derecho a la propia imagen, 74 quebrantamiento de penas; 50 de medidas, y 19 delitos de otras índoles. 

La segunda isla con mayor volumen de delitos relacionados con la violencia machista en la provincia de Santa Cruz de Tenerife durante el invierno pasado fue La Palma, donde se investigaron 53: 32 por lesiones, dos contra la intimidad, dos por quebrantamiento de medidas y 17 sin especificar. 

En La Gomera y en el Hierro se computaron 7 y 3 delitos de esta índole, respectivamente; los tres de El Hierro fueron por lesiones y malos tratos, y en La Gomera se investigaron dos por lesiones y malos tratos, cuatro contra la integridad moral y uno por quebrantamiento de penas. 

Datos nacionales 

La disminución del número de víctimas, denuncias y órdenes de protección solicitadas a los órganos judiciales pone de manifiesto que las consecuencias de la crisis sanitaria causada por el COVID-19 se han mantenido también durante el primer trimestre de este año. Según las estadísticas que el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género ha hecho públicas este lunes, entre el 1 de enero y el 31 de marzo se registraron 35.001 denuncias, un 3,21 por ciento menos que hace un año y hubo 34.350 víctimas, lo que equivale a un descenso del 1,38 por ciento. 

En cuanto a las órdenes de protección, se solicitaron ante los juzgados de violencia sobre la mujer y ante los juzgados de guardia un total de 10.506, apenas un 1% por ciento menos que hace un año. El descenso fue muy significativo (del 10,36 %) si solo se tienen en cuenta las peticiones dirigidas a los juzgados de violencia sobre la mujer.   

Aumentó, por el contrario, en un 13,3%, el número de sentencias dictadas por los distintos órganos judiciales (juzgados de violencia sobre la mujer, juzgados de lo penal y audiencias provinciales), que fueron 13.049, frente a las 11.515 dictadas en el primer trimestre de 2020. La proporción de sentencias condenatorias experimentó un leve ascenso, al situarse en el 73,11% del total de dictadas (en el primer trimestre de 2020 representaron el 70,1 % del total). 

Los juzgados registraron 35.001 denuncias por violencia de género 

Los juzgados de violencia sobre la mujer registraron en el primer trimestre del año un total de 35.001 denuncias, un 3,21 % menos que en el mismo trimestre de 2020, en el que sumaron 36.162. El porcentaje de denuncias presentadas directamente por las víctimas, bien en comisaría (25.016, el 71,47% del total) bien en el juzgado (675, el 1,93%), ha aumentado con respecto al ejercicio anterior al pasar del 70,82 % al 73,4 % de todas las registradas. Es decir, siete de cada diez denuncias son de la propia víctima. 

También han experimentado un leve aumento las denuncias presentadas por los familiares de la víctima, aunque éstas siguen manteniéndose en un porcentaje muy bajo. En el primer trimestre de 2020, apenas fueron el 1,69 por ciento del total; este año, entre enero y marzo, representaron el 2,23 por ciento: 458 denuncias (1,31 %) se presentaron ante la policía y 323 (0,92%) en el juzgado. 

Leve descenso del número de víctimas 

En el periodo analizado, el número total de víctimas fue de 34.350, un 1,38% menos que en el mismo trimestre de 2020, en el que sumaron 34.831. De ellas, 23.202 (67,55%) eran españolas y 11.148 (32,45%), extranjeras. El total de víctimas menores tuteladas ascendió a 94, de las cuales el 80,85% (76) tenían nacionalidad española y el 19,15% (18), otras nacionalidades. 

La tasa de víctimas de la violencia de género en toda España fue de 14,2 por cada 10.000 mujeres, prácticamente la misma que hace un año (14,4). 

Por comunidades autónomas, la tasa más alta fue la de Murcia, con 19,7 víctimas por cada 10.000 mujeres. También por encima de la media nacional se situaron Baleares (18,5), Comunidad Valenciana (18,3), Canarias (18,2), Andalucía (16,1) y Madrid (15,6).

Los territorios con una ratio más baja que la media nacional fueron Cantabria y Castilla-La Mancha (12,7), Cataluña (11,9), Navarra (11,7), Asturias (11,6), País Vasco (10,6), La Rioja (10,4), Galicia (10,3), Extremadura (19,1), Aragón (10) y Castilla y León (9,6).  

Renuncias de la víctima 

Una de cada diez víctimas de violencia machista (el 10,31 %) se acogió a la dispensa de la obligación de declarar. En total fueron 3.543, un 4,83 % menos que en el mismo trimestre de 2020. De ellas, 2.126 eran españolas y 1.417 tenían otra nacionalidad. 

Órdenes de protección 

La tendencia de las órdenes de protección durante los primeros tres meses del año ha sido descendente, en línea con la del resto de los indicadores de la violencia de género. Si se toma en consideración el total de órdenes de protección solicitadas (las solicitadas ante los juzgados de violencia sobre la mujer, que fueron 8.176, más las registradas en los juzgados de guardia, que fueron 1.330), ascendieron a 10.506, 105 menos que en el primer trimestre de 2020 (un 1 % menos). Las acordadas sumaron un total de 6.568 (5.577 por los juzgados especializados y 991 por los juzgados de guardia), cifra que representa el 62 % de las solicitadas.

En el 48,5 % de los casos, la víctima mantenía una relación afectiva con el agresor (su cónyuge o pareja) en el momento de solicitar la orden de protección. En el primer trimestre de 2020, ascendía al 52 por ciento de los casos. 

Medidas judiciales penales y civiles derivadas de las órdenes de protección 

Los juzgados adoptaron también un total de 17.667 medidas civiles y penales de protección de las víctimas (mujeres y menores), derivadas de las órdenes de protección y de otras medidas cautelares. De las 14.046 acordadas en el ámbito penal, el 76 % (10.706) se acordaron en el ámbito de la orden de protección, mientras que el 24 % restante (3.340) se acordaron como medidas cautelares. 

Las medidas penales más frecuentes fueron las órdenes de alejamiento (5.558) y las prohibiciones de comunicación (4.967), que representan, respectivamente, el 76,6 % y el 69,4 % de las medidas adoptadas por los juzgados de violencia sobre la mujer. Las primeras disminuyeron un 5,8 % respecto a las acordadas en el primer trimestre de 2020; las segundas, disminuyeron un 11 por ciento. 

Las medidas civiles acordadas sumaron 3.621, de las cuales el 93% (3.366) lo fueron en el ámbito de la orden de protección y el 7 % restante (255), como medidas cautelares. El 20,14 % de las medidas civiles estaban relacionadas con la prestación de alimentos y el 17,70 % con la atribución de la vivienda. El 4,38 % supusieron la suspensión de la guardia y custodia y el 3,89 % la suspensión del régimen de visitas. 

Los juzgados de violencia sobre la mujer acordaron durante el periodo analizado 95 medidas específicas de protección del menor para evitar un peligro o perjuicio, más del triple que entre enero y marzo de 2020 (28). 

El 73,11% de las sentencias condenaron al maltratador 

El porcentaje de sentencias condenatorias con respecto al total de las dictadas por los órganos judiciales (juzgados de violencia sobre la mujer, juzgados de lo penal y audiencias provinciales) ha aumentado tres puntos porcentuales en relación con el primer trimestre del pasado año. Así, se ha pasado del 70,13 % de sentencias condenatorias al 73,11 %, una cifra muy próxima a la correspondiente a la media anual de 2020, que se situó en el 73,01 % de sentencias condenatorias. 

Los datos aportados por todos los órganos judiciales al Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género indican que el total de sentencias dictadas entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2021 fueron 13.049. De ellas, 9.540 condenaron al agresor y 3.509 le absolvieron. 

El mayor porcentaje de condenas a maltratadores se produjo una vez más en los juzgados de violencia sobre la mujer, donde supusieron el 86,92 % de los fallos. Las audiencias provinciales dictaron sentencias condenatorias en el 77,05 % de los casos y los juzgados de lo penal, en el 63,83%. 

Juzgados de violencia sobre la mujer 

Los juzgados especializados en violencia sobre la mujer celebraron en el primer trimestre de 2021 un total de 1.967 juicios sobre delitos leves, un 24,8 % más que en el mismo periodo del año pasado. El 43% del total de juicios celebrados fueron en enjuiciamiento inmediato. El 48% de los delitos enjuiciados fueron injurias y el 33%, vejaciones injustas. 

Los juzgados de violencia sobre la mujer recibieron durante el trimestre un total de 49.157 asuntos penales, una cantidad muy similar a la registrada entre enero y marzo de 2019, cuando los asuntos penales de nuevo ingreso fueron 49.331, se señala en la nota. Los delitos que centraron la mayor parte de las denuncias fueron una vez más los de lesiones y malos tratos del art. 153 del Código Penal, que representan casi la mitad de los delitos instruidos, y los de lesiones y malos tratos del art. 173 del texto punitivo, que representan el 14,5 por ciento. 

Las personas enjuiciadas en estos órganos judiciales durante el trimestre analizado fueron 5.217, de las cuales 5.181 (99,3 %) eran hombres y 36 (0,7 por ciento), mujeres. 

El número de sentencias que dictaron ascendió a 5.174, un 12,3 % más que en el primer trimestre de 2020. De ellas, 4.497 (86,92 %) fueron condenatorias y 677 (13,08 %) absolvieron al acusado. 

Los juzgados de violencia sobre la mujer tramitan también demandas civiles –la mayor parte divorcios (27,55 %) y medidas sobre la guarda y custodia o alimentos (25,5 %)- presentadas por las mujeres víctimas de malos tratos. En el primer trimestre del año, estas demandas sumaron 5.509, una cantidad muy baja en relación con el número de asuntos penales instruidos por estos mismos órganos judiciales. 

Juzgados de lo Penal 

Los Juzgados de lo Penal, encargados de enjuiciar delitos castigados con hasta cinco años de cárcel, recibieron en el primer trimestre del año un total de 8.370 asuntos (un 20,1 % más que en el mismo trimestre de 2020) y resolvieron 18.867 (un 24,5 % más). 

Estos órganos dictaron 7.753 sentencias (un 13,4 % más que hace un año), de las que 4.949 (el 63,8 %) condenaron al acusado y 2.804 (36,1 %) lo absolvieron. 

Audiencias provinciales 

Las audiencias provinciales, cuyas secciones especializadas en violencia sobre la mujer enjuician los delitos más graves, castigados con penas de prisión superiores a cinco años, dictaron 122 sentencias (un 67 % más que en el primer trimestre de 2020). El número de sentencias condenatorias fue de 94 (77,05 % del total), mientras que las absolutorias sumaron 28 (22,95 %). 

Juzgados de menores 

Los juzgados de menores enjuiciaron a 80 menores de edad por delitos relacionados con la violencia sobre la mujer. En el primer trimestre de 2020 fueron 75, por lo que el incremento ha sido del 6,6 por ciento. 

Se impusieron medidas (equiparable a una sentencia condenatoria) en 68 casos (el 85 % del total), de los cuales 62 eran relativos a menores españoles y 6, a menores extranjeros. 

Valoraciones de la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona 

La presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona,  se señala el comunicado, dedica sus primeras palabras a la memoria de las víctimas mortales de la violencia machista y a condenar de forma enérgica y contundente este tipo de crímenes, que han aumentado de forma muy preocupante tras el levantamiento del estado de alarma, el pasado 9 de mayo. Desde ese día, han sido asesinados 10 mujeres y un menor; desde principios de año, la violencia machista se ha llevado por delante la vida de 21 personas, 18 mujeres y tres menores.  

Mención especial quiere hacer la presidenta del Observatorio al caso de las dos niñas de Tenerife desaparecidas el 27 de abril, una de las cuales fue hallada muerta el pasado viernes. Se trata de la manifestación más cruel y despiadada de la violencia machista, que el maltratador ejerce sobre los hijos e hijas de las víctimas, en muchos casos también hijos suyos, para causar el mayor dolor que se puede infligir a una madre, se indica en la nota. 

Por todo ello, Carmona alerta de que la disminución, entre enero y marzo de este año, del número de denuncias, de víctimas y de órdenes de protección no supone un descenso real de la violencia machista en nuestro país. Esos números son aún reflejo del efecto causado por la crisis sanitaria en este ámbito, donde las restricciones a la movilidad han supuesto un escollo más para las víctimas a la hora de dar el paso y denunciar. De hecho, desde que se decretó el estado de alarma, el 14 de marzo del pasado año, se ha producido un descenso más o menos acusado, pero constante, de esos indicadores. 

En opinión de la presidenta del Observatorio, los asesinatos ocurridos desde el 9 de mayo -uno cada 3 días- ponen de manifiesto que la violencia machista ha estado larvada durante la crisis sanitaria y, con el regreso a nuestros hábitos previos a la pandemia, se ha vuelto a mostrar con toda su crueldad. Las restricciones a la movilidad han permitido a los maltratadores tener el control absoluto sobre sus víctimas. Con la vuelta a la normalidad, la situación ha cambiado: ha desaparecido ese férreo control y la consecuencia es la que todos estamos presenciando con horror. 

Por tanto, no se puede bajar la guardia. Ni las instituciones, cuyo deber es proteger a las víctimas de la violencia machista y no dejar impunes estos delitos; ni tampoco el conjunto de la sociedad, pues en nuestras manos, en las de cada ciudadano, está la posibilidad de prestar ayuda a una mujer que está sufriendo malos tratos, concluye.  

Etiquetas

Descubre nuestras apps