Migraciones aboga por redes de acogida estables ante un flujo de llegadas “más estructural” y “menos coyuntural”

Imagen de archivo de un bebé desembarcando en el muelle de Arguineguín (Alejandro Ramos)

El secretario de Estado de Migraciones, Jesús Perea, ha abogado por mirar con un horizonte a “muy largo plazo” en lo que se refiere al fenómeno migratorio, ya que hay que estar preparados porque será cada vez “menos coyuntural” y “más estructural”.

“Mirar con un horizonte a muy largo plazo. Si algo hemos aprendido de estos últimos años y, de la crisis de 2020, es que hay que estar preparados y tener capacidad de respuesta ante algo que cada vez va a ser menos coyuntural y cada vez más estructural”, ha apuntado en declaraciones a los periodistas antes de participar en el cierre del I Encuentro Monográfico de Comunidades Autónomas Cooperación-Migraciones celebrado en Casa África, en Las Palmas de Gran Canaria.

Para Perea, en la medida que se sepa “articular ese mensaje y esa respuesta”, se podrá ofrecer una contestación “no solamente de lo que España merece como país, sino de lo que Canarias merece como territorio especialmente simbólico”.

En este sentido, ha puesto en valor la complicidad que el Ministerio de Migraciones ha tenido del Gobierno canario, así como de cabildos, ayuntamientos y de la sociedad en general ante el fenómeno migratorio, apuntando que “esa respuesta ha sido determinante para interiorizar una respuesta que, en definitiva, es también imagen de país, no solamente de Canarias”.

Perea ha defendido que “va a haber un importante cambio de tendencia en muchos ámbitos” al ser cuestionado por la ayuda que reclama Canarias en temas relacionados con la inmigración, apuntando que en el último año y medio el Gobierno de España ha establecido una “solución integral para espacios de atención humanitaria necesarios en las islas” al reactivarse la ruta.

En relación con ello ha admitido que con el “letargo” sufrido por la ruta atlántica desde la crisis de los años 2007, 2008 se adoptaron decisiones “a la hora de no plantear escenarios de infraestructuras estables”, considerando que esa cuestión “ha cambiado con la decisión de tener infraestructura no estable ya en cada punto de llegada”, así como en la inversión que se está realizando con los fondos de resiliencia “para fortalecer, dignificar, mejorar y ofertar una respuesta de atención humanitaria mucho más sólida y mucho más adecuada a lo que un país como España tiene que ofrecer”.

Todo ello, ha defendido, con el objetivo desde el Ministerio de Migraciones de “volcar recursos en fortalecer una red de acogida estable, no solo para situaciones puntuales que se pueden dar, sino pensando en el largo plazo”.

Solidaridad desde las autonomías

Por otro lado, ha matizado que el Ministerio “está explorando una solución duradera y estable” no solamente en el ámbito de menores, sino también en un tema “complejo” como es el de la determinación de la edad, así como en la “gestión integral de todos los flujos migratorios que llegaban a las islas”, manifestando que en el “último año no ha habido una situación de saturación” en las instalaciones que son competencia del Ministerio.

Si bien, ha afirmado que en materia de menores se trabaja en el reparto competencial no solo entre comunidades y Estado, sino también entre ministerios, para lo que ha puntualizado que se continuará por “favorecer y mantener un diálogo constante” con las autoridades del Gobierno canario y con otros ministerios para “seguir avanzando en una solución ante una problemática que exige el compromiso solidario de todas las comunidades”.

Perea ha afirmado que le consta que se ha trabajado en este ámbito, así como el que “a veces fomentar la solidaridad entre comunidades autónomas no da frutos de carácter inmediato” pero entiende que “esos frutos se van a terminar dando”.

Agregó que situaciones de este tipo pueden darse en cualquier punto del territorio nacional porque las rutas migratorias “no son estables y no son un punto concreto que determine un punto de llegada único”, sino que son “volátiles”, por lo que ha admitido que les “aboca a buscar una respuesta estructural”.

Por ello, ha señalado que “es evidente” que tiene que haber una respuesta de país en cuestión de menores porque la “realidad es mucho más compleja de lo que supone el primer punto de llegada”, a lo que ha sumado que “no es un problema que pueda circunscribirse a un territorio concreto”, de ahí que entiende que cuando las comunidades “conciban este desafío como un desafío que pueda impactar desde la manera más inesperada en el territorio, podrá haber un camino hacia la solidaridad y un acuerdo conjunto”. De todos modos, matizó que, “como en todo, hace falta voluntad política”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats