eldiario.es

Menú

La FCM rechaza legalizar los hoteles en Lanzarote

ANTE EL INCUMPLIMIENTO DE LAS SENTENCIAS

La Fundación considera que el dictamen de Parejo "suscita serias dudas jurídicas".

- PUBLICIDAD -

La Fundación César Manrique (FCM) sostiene que la ejecución de las sentencias que anulan hoteles ilegales en Lanzarote "no puede resolverse ni con amnistías ni con respuestas uniformes para situaciones diferentes", en referencia al dictamen encargado por el Cabildo al catedrático Luciano Parejo que propone regularizar los hoteles. La Fundación considera que el dictamen "suscita serias dudas jurídicas".

La institución cultural dice que cualquier salida excepcional, como la que ahora plantea el Cabildo de Lanzarote, deberá apoyarse en compensaciones al interés general, que "deberán ser inequívocas y proporcionadas en un proceso público, transparente y ejemplar en términos de resolución de este tipo de conflictos, siempre en el marco de la Ley y atendiendo a lo que estipulen los tribunales".

La FCM ha hecho pública su postura ante el Parejo, presentado el pasado mes de marzo, para intentar regularizar los hoteles. El dictamen recomienda suspender el planeamiento actual para permitir la regularización y redactar unas normas provisionales en las que se incluyan las compensaciones, que deberán ser ratificadas por los jueces.

Dice la FCM que "la discusión jurídica sobre la vía es, fundamentalmente, de carácter instrumental y técnico, no de fondo" mientras que "sobre el aspecto sustantivo del carácter de las compensaciones al interés general y los límites de la regularización, nada concreta el dictamen de Luciano Parejo", que remite a unas normas provisionales "cuyo carácter se desconoce y que, por lo que se desprende del documento del Cabildo, estarían sujetas a una solución conjunta, frente a la disparidad de casos existentes que exigiría respuestas individualizadas".

Recuerda la FCM que los hoteles incurrieron en infracciones de programación ya juzgadas, pero también en infracciones urbanísticas y abre "abre una vía de actuación jurídicamente discutible y vulnerable frente a futuras reclamaciones judiciales". Señala, no obstante, que ha encargado un dictamen a un experto, que hará público en dos meses, sobre dicho dictamen.

Sobre la ejecución de las sentencias que ha solicitado, dice que hasta que no se aclaren "los aspectos jurídicos y de fondo" no va a paralizar ese proceso y que empleará cuantos recursos estén a su alcance en los tribunales para frenar cualquier intento de eludir el cumplimiento de la ley o de defraudar los pronunciamiento judiciales, a través de la inejecución o de cualquier otra vía que no ofrezca suficientes garantías ni satisfaga el interés general".

Plan insular

A la FCM le sorprende que el Cabildo haya asumido el dictamen de Parejo, que pone en cuestión sus propias competencias en materia de ordenación territorial, urbanística y turística, así como los logros que la corporación ha conseguido en los tribunales declarando la supremacía del Plan Insular (PIO) sobre los planes municipales. Dice que es "poco comprensible" el intento de crear confusión respecto a la necesidad de que el Cabildo emita un informe de compatibilidad con el PIO después de que los tribunales hayan reconocido en multitud de sentencias firmes su carácter necesario para que los ayuntamientos puedan autorizar obras en los suelos turísticos no adaptados al Plan Insular.

La FCM lamenta que "el intento de regularización de los hoteles haya ido de la mano de una tentativa paralela de darle la vuelta a la historia del PIO y a su alcance actual" y considera que "la razón de ser del vigente PIO y de su modelo territorial, o sea, fijar unos límites máximos de plazas alojativas turísticas no ha dejado de tener vigencia".

Futuro territorial

Finalmente, la FCM considera que la salida a este conflicto también está estrechamente ligada al futuro territorial, urbanístico y medioambiental de Lanzarote, que tendría que organizarse de acuerdo a los límites de su biocapacidad y singularidad paisajística y patrimonial" y destaca que "la continuidad en las administraciones y en amplios sectores empresariales de una visión desarrollista y patrimonialista del territorio, entendiéndolo como exclusivo soporte de actividades económicas, parece haberse acentuado en el marco de la actual crisis".

"Se oyen así voces crecientes que claman por una desregulación territorial que vuelva a poner en marcha el incontrolado crecimiento inmobiliario y de infraestructuras que está en la raíz de la singularidad de la actual contracción económica nacional y regional", dice la FCM, que contrapone esa visión a las advertencias de "voces autorizadas" desde el ámbito turístico sobre las debilidades del modelo turístico y la consiguiente necesidad de reducir las cargas ecológicas.

"Ante estos desafíos, además de sensibilidad, se reclaman nuevos liderazgos responsables capaces de asumir los planteamientos emergentes y de trabajar por el reposicionamiento integral de la oferta turística, lejos de la confusión, la regresión y el agravamiento del problema que crearía la desregulación y el desarrollismo. Ni Lanzarote ni Canarias tendrán futuro si no somos capaces de equilibrar desarrollo con biocapacidad", concluye la FCM.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha