La portada de mañana
Acceder
España encabeza el resurgimiento del coronavirus en Europa
El golpe del virus del Nilo en Sevilla
Entrevista a María Chivite, presidenta de Navarra: "No puedo compartir que la máxima representación institucional tenga carácter hereditario"

Cardona pagó con dinero público hasta los gintonics tras acordar la construcción de un acuario

Facturas del hotel Santa Catalina el día de la presentación del proyecto del acuario

Hasta los gintonic los pagaron los vecinos de Las Palmas de Gran Canaria. El almuerzo y la ronda de copas de sobremesa celebrados tras la visita de la familia Kiessling, propietaria del Loro Parque, para cerrar la construcción de un acuario en la zona portuaria de la ciudad, corrieron por cuenta del Ayuntamiento, en total, 1.218,20 euros. Así consta en las facturas a las que ha tenido acceso este periódico, una comida para dieciocho comensales y unas consumiciones para unos pocos de ellos que se quedaron en la terraza del bar Carabela tomando copas hasta pasadas las seis y media de la tarde de aquel sábado, 5 de octubre de 2013.

Entra en vigor el plan que permite la construcción del acuario en el Puerto de La Luz

El almuerzo, celebrado en el restaurante La Terraza, del hotel Santa Catalina (cinco estrellas), costó a las arcas públicas 1.155,60 euros, y a él acudieron, además del alcalde, Juan José Cardona, del PP, dos de sus concejales, el de Turismo, Pablo Barbero, y la de Ciudad de Mar, Mimi González; varios miembros de la familia Kiessling, con su presidente y su vicepresidente a la cabeza, Wolfgang y Christopf, respectivamente, así como el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, y los diseñadores del proyecto para la instalación del acuario en la zona limítrofe del Puerto de La Luz con la ciudad, justo en el istmo de La Isleta. En total, dieciocho personas con un coste por cabeza de 60 euros, más IGIC.

Pero no sólo fue el almuerzo en el hotel Santa Catalina lo que costearon los vecinos de Las Palmas de Gran Canaria. Al menos tres de los comensales decidieron alargar la sobremesa y se trasladaron a la terraza contigua, perteneciente al bar Carabela, donde consumieron bebidas alcohólicas por importe de 62,60 euros, que también fueron pagados por las arcas municipales.

Este envite constó de cuatro gintonics, dos de ginebra Beefeater y otros tantos de Tanqueray 10, de más de nueve euros cada copa, a lo que habría que sumar el precio de las tónicas, que los consumados expertos hicieron acompañar de dos marcas distintas, dos de Schweppes, a 2,80 cada una, y otras tantas de Fever-Tree, algo más caras, a 3,60 euros.

El tercer convidado se tomó un güisqui de malta, en concreto un Machallan, a un precio por copa de 16 euros.

Esos gastos se generaron con motivo de la visita de los Kiessling, propietarios de los parques zoológicos Loro Parque y Siam Park (Tenerife) a Las Palmas de Gran Canaria para concertar con el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria la construcción de un acuario que la familia promotora asegura querer convertir en "referente mundial".

Etiquetas
Publicado el
4 de junio de 2014 - 16:38 h

Descubre nuestras apps

stats