eldiario.es

9
Menú

Jaime Cortezo anuncia que ya vendió Guguy

El empresario canario presume en un comentario publicado en la zona de lectores del ‘Diario de Lanzarote’ que se deshizo de la propiedad por un valor mayor del que la adquirió

Preguntado por este periódico, el promotor se niega a explicar los pormenores de la operación, como la identidad del comprador y el precio pagado

- PUBLICIDAD -
Playa de Güigüi

Playa de Güigüi

El empresario canario Jaime Cortezo, propietario de 3.077.968,4146 metros cuadrados de una de las mayores reservas vírgenes de Gran Canaria, Guguy, ha asegurado, a través de un comentario en la sección de lectores de Diario de Lanzarote que ha vendido su parte de la reserva natural por un importe mayor del que lo adquirió. El medio utilizado para dar a conocer su satisfacción por el desenlace de esa operación condujo a este periódico a telefonear al promotor inmobiliario para preguntarle por los pormenores. A la pregunta de a quién vendió su finca, la respuesta fue “no se lo puedo decir”. Y a los demás intentos por conocer los detalles, la respuesta fue que no va a hablar nada sobre el asunto.

“Te voy a adelantar una primicia, ayer lo vendí muy bien por cierto, la lástima es que fue por mayor importe del que me costó”, escribió Jaime Cortezo en medio de una conversación con otros lectores en el canal destinado a esos fines en el periódico.

En las últimas semanas el paraje natural se ha convertido en uno de los grandes temas de debate. Los medios de comunicación del Archipiélago se hicieron eco el pasado mes de enero de que el promotor inmobiliario había puesto en venta sus parcelas de Guguy en un portal web chino por seis millones de euros. En ese momento saltaron las alarmas injustificadamente. La propiedad de Jaime Cortezo es una reserva natural especial y área de sensibilidad ecológica que pertenece al municipio de La Aldea de San Nicolás y que linda con el parque rural del Nublo. Por su condición de espacio protegido no se permite la explotación turística ni agrícola del terreno, es decir, allí no se puede hacer de nada. Era una hazaña más del empresario en la que picaron las instituciones.

En los últimos días Cortezo vuelve a convertirse en el centro de atención mediático. El pasado 29 de enero fue condenado a dos años y medio de prisión por un delito contra la Hacienda pública a través de su empresa Residencial Hoya del Pozo S.A. Asimismo, el nuevo Plan General de Arrecife, en la isla de Lanzarote, preveía una salida para una de las piezas de suelo sobre las que más se ha debatido durante las últimas décadas, el Islote del Francés. El proyecto concede a los propietarios, entre los que se encuentra encabezando la lista Jaime Cortezo, más edificabilidad que nunca: 69.500 metros cuadrados que se podrían construir en edificios de hasta siete plantas o unos de 26 metros de altura.

A raíz de la publicación de este plan, este lunes, Diario de Lanzarote, publicó un reportaje en el que explicaba l as principales claves para entender la historia reciente del controvertido islote. La información no dejó indiferente a muchos seguidores del periódico que comenzaron a debatir en las redes sociales y en los comentarios de la misma noticia en la web del periódico. Entre ellos se encontraba Jaime Cortezo que no pudo contenerse y entró en el juego y escribió un comentario en el que desmintió la información publicada sobre el asunto, permitiéndose el lujo de corregir al periodista que se encargó de escribirla.

En uno de sus nueve comentarios, el promotor inmobiliario aprovecha para anunciar una noticia que a muchos tiene en vilo, la venta de Guguy. Cortezo comienza explicando que la reserva natural, conocida popularmente como Guguy, “se pronuncia Güi Güi” y continúa con su escrito, “le voy a dar una primicia, ayer lo vendí, muy bien por cierto, la lástima es que fue por mayor importe del que me costó, ya que sé que en Lanzarote no se admite, que ahí es obligatorio perder dinero”, lamenta el promotor.

Jaime Cortezo anuncia que ya vendió Guguy

Jaime Cortezo anuncia que ya vendió Guguy

Para acabar su escrito el empresario no duda en bromear con un asunto que ha afectado a gran parte de la sociedad canaria. “Güi Güi es su topónimo, los poco instruidos le llaman de distintas maneras, desde ayer yo lo llamo By By. Qué más da! No me felicite, es mi negocio, comprar y vender más caro”, alardea Cortezo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha