Las Kellys, del anonimato a abanderar la lucha contra la precariedad laboral

Protesta de Las Kellys

Las Kellys, juego de palabras que significa “las que limpian”, han pasado en poco más de un año de ser invisibles a estar en boca de todo el mundo gracias a una asociación creada con el objetivo de iniciar una lucha contra la precariedad laboral a la que se enfrentan las camareras de piso y la cada vez mayor carga de trabajo de este sector. El problema no es exclusivo de Lanzarote o Fuerteventura, donde actualmente se están dando casos hasta de acoso laboral, según denuncian, sino que engloba a todo el sector hotelero nacional. Desde las Islas se lanzó una iniciativa pionera que ahora se emula en otras zonas turísticas como Barcelona, Madrid o Benidorm.

La encomienda de los hoteles a Empresas de Trabajo Temporal (ETT) para la contratación de las camareras de piso es una de las denuncias que realiza tanto la asociación de Lanzarote como la de Fuerteventura, que tienen estrechos vínculos de colaboración.

Sus representantes, Miryam Barros y Amparo Pacheco, respectivamente, coinciden en señalar las dificultades para las trabajadoras de alcanzar una jubilación cuando los contratos temporales, por horas, semanas o meses, impiden llegar a la cotización necesaria. La situación es tan rocambolesca que las propias cadenas han creado sus propias ETT para realizar contratos temporales.

Las Kellys denuncian la carga de trabajo cada vez mayor de las trabajadoras y destacan que se mantienen las mismas plantillas a pesar de que existe una ocupación elevada en los establecimientos alojativos de las Islas. Se habla de cifras récord en el sector turístico y las trabajadoras ven cómo se enriquecen las grandes cadenas, mientras ellas permanecen en un status que han dado en denominar “trabajadoras pobres”.

“Intentan ajustar la plantilla a la máxima productividad y están economizando por todos los lados. No tienes conciliación familiar. Haces mal servicio y a la mínima te sancionan. También se ahorran en el cambio de categoría y con las empresas de trabajo temporal la productividad es cien por cien. Muchos hoteles sólo contratan a sus propias ETT y esto ya es un fraude”, señala con indignación Amparo Pacheco.

El acoso laboral por parte de sus superiores es otro de los grandes problemas que denuncian. A lo largo de los dos próximos meses están pendientes de que se resuelvan varios juicios. Algunos los han ganado ya, como el reciente de una trabajadora del hotel Costa Calma Beach de la cadena SBH, que ha tenido que indemnizar a la empleada con 115.000 euros por un acoso continuado durante ocho años, explica el colectivo. “Hemos notado un aumento de acoso laboral y presiones por parte de las gobernantas hacia las trabajadoras y hemos tenido que interponer bastantes denuncias y estamos a la espera de juicio de otros cinco casos de acoso laboral”, apunta Miryam Barros.

El de Teresa en el Hotel Costa Calma Beach es uno de los primeros casos que se ganan en Fuerteventura y, con esta sentencia favorable, Las Kellys esperan que muchas más compañeras en las Islas orientales se animen a denunciar. En la actualidad, la asociación de Lanzarote está inmersa en la lucha por mejorar las condiciones laborales de unas compañeras en un hotel de Playa Blanca, mientras que en Fuerteventura continúa el problema en el establecimiento Mirador de Lobos, en Corralejo, donde denuncian que algunos trabajadores ni siquiera logran cobrar su sueldo y se han iniciado nuevas movilizaciones. En una concentración en agosto, un vigilante de seguridad agredió a Barros, lo que generó una ola de rechazo a la agresión por parte de diversas fuerzas políticas y sindicatos.

El gasto turístico en Lanzarote se dispara

El movimiento reivindicativo de Las Kellys ha irrumpido en una época en la que la llegada de turistas a Lanzarote se ha incrementado en los últimos ejercicios y el volumen de recursos económicos que mueve el sector se ha disparado. Así, en el año 2014 el gasto de los turistas que visitaron Lanzarote ascendió a 2.135 millones de euros, según el estudio del Instituto Canario de Estadística (Istac). En el ejercicio 2015 se superaron los 2.444 millones de euros. Y en el año 2016 el desembolso de los visitantes de Lanzarote efectuado en sus vacaciones, tanto en origen como en el destino alcanzó los 2.881 millones de euros.

En lo que va de 2017, en el primer trimestre se movieron 733 millones de euros, un aumento de 62 millones con respecto al mismo periodo del año pasado, y en el segundo trimestre el turismo generó en la Isla 639 millones, con un incremento de 31 millones.

*Este reportaje fue publicado en la edición de papel del mes de septiembre de Diario de Lanzarote.Diario de Lanzarote

Etiquetas
Publicado el
18 de septiembre de 2017 - 21:25 h

Descubre nuestras apps

stats