Gran Canaria pone la directa hacia el nivel 3 de alerta sanitaria

Casos activos de COVID-19 en Gran Canaria este viernes (a más fucsia, más casos)

Gran Canaria ya pone la directa hacia el nivel 3 de alerta sanitaria tras registrar a lo largo de la semana una sobresaliente mejora en todos sus indicadores epidemiológicos, tal y como se puede observar en los últimos informes que diariamente publica la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y que se toma como referencia para establecer las restricciones en el Archipiélago.

Tres de cada cuatro residentes en Canarias mayores de 16 años están ya inmunizados ante la COVID-19

Tres de cada cuatro residentes en Canarias mayores de 16 años están ya inmunizados ante la COVID-19

El pasado jueves, Sanidad decidió mantener una semana más a la isla redonda en nivel 4, el más restrictivo, como medida preventiva para asegurar el control de la curva de contagios y ante la presión en las unidades de cuidados intensivos, que, para este miércoles, apuntaba un porcentaje de casi el 20%.

Cabe recordar que, para mantenerse en nivel 4, las islas deben presentar dos indicadores sanitarios en riesgo extremo o muy alto (marrón): la incidencias, la positividad o la trazabilidad; y un indicador de asistencia en ese mismo nivel: porcentaje de ocupación hospitalaria o de camas UCI. Mientras que para pasar a nivel 3, la isla necesitaría sumar dos indicadores sanitarios y uno asistencial en riesgo alto (rojo).

A medida que ha ido transcurriendo la semana todos los indicadores de Gran Canaria han ido mejorando significativamente. De hecho, según el último informe la isla solo mantiene un indicador en riesgo muy alto: la incidencia acumulada (IA) a 14 días. No obstante, para este viernes ya la isla se encontraba en el límite para caer de ese "riesgo muy alto" al "riesgo alto" (250 casos por cada 100.000 habitantes), pintándose de rojo: 278,31 contagios, tal y como se puede comprobar en las tablas siguientes.

Así las cosas, la incidencia a 7 días, por ejemplo, ha pasado de los 118,29 casos por cada 100.000 habitantes el miércoles a 103,56 contagios para el viernes, lo que vendría a confirma la tendencia a la baja en la isla. En cuanto a la IA en una semana en mayores de 65 años, los que padecen las peores consecuencias de la enfermedad, ya se encuentra a un paso de pintarse de naranja, es decir, de pasar al riesgo medio (50 casos por cada 100.000 habitantes): 55,01 contagios.

También mejora en la isla la trazabilidad de los casos (riesgo bajo), con un 73,93% de casos rastreados y en cuarentena, la cifra más alta de toda Canarias. Un dato muy positivo que vaticina la mejora para de los indicadores sanitarios en los próximos días ya que se conoce el origen de más del 70% de los positivos en la isla.

En cuanto a la ocupación de camas UCI, el indicador más difícil de controlar pues los enfermos pueden permanecer largos periodos de tiempo en cuidados intensivos, el porcentaje sigue cayendo en los últimos días, pasando de una ocupación del 19,11% el miércoles al 16,89%, 48 horas después. En estos momentos, los sanitarios de Gran Canaria cuidan a 31 personas en estado grave por la enfermedad.

De continuar a este ritmo, todo parece indicar que Sanidad relajará las restricciones en la isla tras el próximo Consejo de Gobierno, que como ya es costumbre, comparte sus conclusiones y los cambios en los niveles de alerta cada jueves.

Sigue preocupando la variante delta y la ocupación UCI

Sanidad señaló este jueves con preocupación que en Canarias se ha incrementado el porcentaje de la variante delta mucho más contagiosa y que puede reportar mayor gravedad. Conforme a los datos de la última semana epidemiológica se estima que el 89,4% son Delta (B.1.617.2), el 0,4% Alfa (B.1.1.7) y el 0,2 Beta (B.1.351)/Gamma (P1) . 

Asimismo, el informe de la Dirección General de Salud Púbica afirma que “hay que tener en cuenta que en esta quinta ola se atribuía un mayor riesgo de infección a los jóvenes, sin embargo, el paso de las semanas y las limitaciones impuestas a las medidas de contención no farmacológicas, contribuyeron a que la infección se expandiera a los entornos de convivencia familiar, laboral y social de otros grupos de edad. En un primer momento, la edad media de las personas ingresadas en camas convencionales y en UCI descendió y hubo que asistir en los centros hospitalarios a personas de menor edad. Este patrón es el que se observó las últimas semanas. Ahora, tras haberse expuesto y afectado los grupos de edad más mayores, y en pleno descenso de la tasa de incidencia, aunque aún está en riesgo alto, la mediana de edad de los pacientes en los hospitales se ha incrementado”. 

La mediana de edad del total de personas hospitalizadas por COVID-19 en Canarias en los últimos 15 días es de 62 años y en UCI es de 57 años. Además, el 24% de los ingresados en UCI en los últimos 15 días tienen entre 12 y 39 años. 

Hay que destacar que de las 253 personas ingresadas en camas convencionales las últimas dos semanas, el 64% estaban sin inmunizar; cifra que en el caso de los ingresados en UCI asciende al 81%. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps