La lava cumple con los presagios y se asoma al mar para temor de la población de La Palma: “Estamos bajo tensión constante”

Dos personas abrazadas mientras observan la erupción volcánica este martes 28 de septiembre.

La jornada del oceanógrafo Francisco Garlaz comenzó a las 6 de la mañana. Lo primero que hizo fue intentar que le dejaran regar en su finca ubicada en Puerto Naos. El día de la erupción, tuvo que abandonar su vivienda, que adquirió hace 12 años, rodeada de plataneras y adecuada para las visitas de turistas. Desde el 19 de septiembre no ha podido volver y cada día pregunta si le permiten acceder a regar. “No dormimos bien, estamos bajo tensión constante”, señala.

El pasado lunes, el volcán dio una pequeña tregua con un leve cese de su actividad hasta la caída de la tarde, cuando se reactivó con una inmensa marea de lava. Este martes se conocía el motivo: bajó el nivel del magma en el conducto, lo que ocasionó su taponamiento temporal, tal y como explicaba María José Blanco, directora del Instituto Geográfico Nacional en Canarias durante la rueda de prensa del Pevolca. Y puede que ahora se esté alimentando de un reservorio de lava más profundo.

Desde entonces, aunque la erupción fisural continúa mostrando un carácter estromboliano, ahora también presenta un comportamiento hawaiano, con una lava más fluida. Las nuevas coladas discurrieron por las anteriores, creadas durante 8 días de erupción. Y, lentamente, consiguió bordear la montaña de Todoque, superar la carretera de la costa y continuar su destructivo avance hacia el Atlántico.

A su paso ya ha destruido casi 600 edificaciones, 21 kilómetros de carretera, abarca más de 250 hectáreas y hay cerca de 6.000 personas evacuadas. Con el empuje de la lava, ha alcanzado invernaderos, quemando plásticos y fertilizantes y creando una nube tóxica que, sin embargo, no supuso daño ni peligro para las personas. En el último trecho que le separaba mar, la lava asoló numerosos cultivos de plataneras que forman parte de una de las áreas de mayor producción de Canarias.

Ante el desastre, Garlaz destaca "las impresionantes" muestras de solidaridad en La Palma. "Los gestos que se están viendo, con camionetas que van a puntos de distribución para cargar lo que sea. Recuerda una anécdota, cuando se recostó en la puerta de una casa exhausto y "una señora salió a preguntarme si quería dormir dentro o si quería que me preparase algo de comer".

En Madrid, el Consejo de Ministros aprobó la declaración de la isla de La Palma como Zona Gravemente Afectada por una Emergencia de Protección Civil, lo que permitirá agilizar ayudas, y ya ha autorizado destinar 10,5 millones de euros para las necesidades más urgentes de vivienda y enseres para los afectados. Además, se anunciaron una serie de planes y estrategias que se activarán cuando el volcán se detenga y se realice una evaluación de daños.

Ha sido este martes cuando Rodolfo ha podido regresar a La Palma. Estudia en Belgrado (Serbia) y tuvo que coger tres aviones y un barco para poder regresar a casa de su abuela, ya que los vuelos siguen cancelados por la ceniza volcánica, que inunda gran parte de la Isla. La de sus padres, ubicada en el barrio de El Paraíso, sigue intacta, a pesar de situarse a poco más de 1 kilómetro de la colada de lava que sale del volcán.

Espera poder regresar este miércoles a su casa. Tiene un contacto en la Policía Nacional que le informa de la apertura y cierre de accesos. "Quiero recoger fotografías, toda la electrónica importante, las escrituras de la casa y ropa, poco más".

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats