Los vecinos de la capital tinerfeña tiraron al inodoro 48 toneladas menos de toallitas higiénicas en los últimos doce meses

Personal de Emmasa trabajando en el mantenimiento de la red de saneamiento de Santa Cruz de Tenerife

La Empresa Mixta de Aguas de Santa Cruz de Tenerife (Emmasa) ha detectado una reducción de 48 toneladas en el volumen de toallitas higiénicas registrado en su red de saneamiento durante los primeros cuatro meses del año, lo que significa una disminución del 7% con respecto al mismo primer cuatrimestre del año 2019. En total, de enero a abril del presente ejercicio se cuantificaron 198,4 toneladas de toallitas higiénicas en la red de la capital tinerfeña, capítulo que significa el 40% del conjunto de residuos sólidos anotados en ese periodo (496 toneladas).

La empresa encargada del ciclo integral del agua en Santa Cruz de Tenerife achaca esa disminución a una mayor concienciación ambiental de la ciudadanía. En esa línea, el segundo teniente de alcaldesa y presidente de Emmasa, José Ángel Martín, destaca la importancia del respeto por el medio ambiente. “Además de afectar a la red de alcantarillado, suponen un problema a la hora de tratar las aguas residuales”, incide.

En ese sentido, celebra Martín la “concienciación cívica, que llega justo en un momento en el que se esperaba un repute en la recogida de toallitas higiénicas fruto del confinamiento”. “Sin embargo, la gente ha sorprendido con su actitud y lejos de aumentar se ha reducido notablemente”.

Emmasa incide en que la reducción de estos productos en las tuberías de la ciudad denota una mayor sensibilización por parte de los residentes en la ciudad que, partiendo de los datos, se entiende que han desechado las toallitas higiénicas en la papelera en lugar de utilizar el inodoro.

En los últimos años, la empresa de aguas ha realizado diversas actividades, incluidos talleres y charlas dirigidas a los estudiantes y a la ciudadanía en general, con el fin de sensibilizar a la población sobre los perjuicios de arrojar estos residuos a través del inodoro, además de cuestiones relacionadas con hacer un uso eficiente del agua.

Pese a que muchos etiquetados de toallitas higiénicas indican que son biodegradables, en la mayoría de los casos no da tiempo a que estos productos se degraden por sí solos, generando colapsos en las tuberías que podrían evitarse si se desechan directamente en una papelera, recuerda Emmasa.

Los atascos y bloqueos no solo pueden producirse en la red de saneamiento general provocando graves averías y perjuicio directo a los ciudadanos, sino que pueden en primera instancia bloquear o acumularse en las tuberías de las viviendas ocasionando incidencias que en la mayoría de los casos deben ser solucionadas por empresas especializadas.

Además de las toallitas, Emmasa alerta de los peligros que supone para el buen mantenimiento de la red el arrojo de otros elementos como compresas, pañales y demás elementos de difícil disolución, incluidos guantes y mascarillas. En relación con estos últimos materiales de protección indica que, por el momento, no se han detectado restos en el alcantarillado.

Para evitar este tipo de problemas, la empresa de aguas integrada en el Grupo Sacyr, realiza el mantenimiento periódico de la red de saneamiento a fin de detectar y reducir el impacto de las fibras y tejidos de difícil disolución que hay en las tuberías del municipio, además de evitar que se generen atascos y solventar de manera eficaz los posibles colapsos en la red.

Etiquetas
Publicado el
4 de junio de 2020 - 18:27 h

Descubre nuestras apps

stats