Un centenar de manifestantes plantan cara a Vox e iluminan con los colores LGTBI las Cortes de Castilla y León

Alba Camazón

0

“La gente te trata como una persona cualquiera y cuando saben quién eres te trata de forma diferente”. Alexander tiene 18 años y, linterna en mano, es una de las cien personas que se han citado este lunes por la noche para iluminar las Cortes de Castilla y León en favor de la visibilidad LGTBI.

A Alexander le acompañan varias amigas —como Nerea y Laura, que lamentan que siga habiendo mucha discriminación— y su madre, Beatriz. La madre de este chico trans defiende que los familiares de las personas del colectivo LGTBI deben ser los primeros en apoyarles. No solo como madre —en su caso—, sino como persona. “Cada uno puede hacer lo que quiera y nadie es quién para meterse en la vida de los demás. Hay que normalizarlo y que nadie se meta con nadie”, afirma en la concentración, convocada por la Fundación Triángulo.

Los manifestantes han reclamado el valor de la visibilidad y la diversidad y que el parlamento es de todos los ciudadanos de Castilla y León. “También son nuestras Cortes” y “las Cortes en color, no en blanco y negro”, han sido algunas de las reivindicaciones.

Algunos activistas han repartido trozos de papel charol para que las linternas iluminaran la zona y la fachada con los colores de la bandera LGTBI. “No tenemos la suficiente potencia eléctrica ni de vatios ni de focos para iluminar las Cortes, pero queremos dar un toque de atención sobre la invisibilidad que se quiere impulsar por parte de algunas instituciones y partidos políticos”, afirma la presidenta de la Fundación Triángulo Castilla y León, Yolanda Rodríguez.

“Somos ciudadanos de Castilla y León y necesitamos el reconocimiento y visibilidad”, reclama Yolanda Rodríguez. “Es una vergüenza que en el sitio donde tiene que estar representada la diversidad y diferentes voces se intenten acallar imponiendo la voz las rancia”, rechaza Fer.

Este es el primer año en que el parlamento no organizaba un iluminado institucional puesto que el presidente (Vox), Carlos Pollán, considera que el colectivo LGTBI no es ni “vulnerable” ni “desfavorecido”, y por lo tanto se ha negado a iluminar el edificio con la bandera LGTBI y la bandera trans. Este lunes se celebra el día internacional de las personas sordociegas, cuya iluminación estaba presente en el edificio de las Cortes, y normalmente es el 28 de junio —día del Orgullo— cuando se ilumina por fuera el parlamento autonómico. En señal de protesta, el PSOE ha colgado una bandera LGTB desde sus despachos.

Alejandro asegura que quiere defender sus derechos “ante el viaje en el tiempo que ha vivido la Comunidad a la época casi tardofranquista”. A su lado, continúa Fer: “Vox da pie a que su discurso se abra a la calle. Si el vicepresidente lo hace, ¿por qué no ellos? De vez en cuando te levantas con una noticia de una agresión y vives con el miedo de a ver si me van a insultar o pegar por besar a mi pareja o ir de la mano. Eso de que te deseen que te cuides en el Orgullo, ligándote a estigmas...” “Eso no es Castilla y León. Vox no es Castilla y León, y esto [señala a la concentración] representa mucho más lo que somos que el vicepresidente de la Junta”, defiende.

“Queda mucho para avanzar. Las declaraciones que hace García-Gallardo son para preocuparse, como las que hace hacia las mujeres y otros colectivos...”, protesta Yolanda, que habla con Sonia del tema. “Mi hija sale con una chica y me apetecía venir. Siempre pienso en ella, en que pueda vivir con libertad y afianzar su proyecto de vida. La tolerancia y el respeto por parte de esta formación [en alusión a Vox] no existe”, lamenta Sonia.

La presidenta de la Fundación Triángulo Castilla y León se pregunta cuán “vulnerable e invisibilizado” están los archivos de Castilla y León, puesto que su fachada fue iluminada con este motivo. También reclama al Partido Popular que elabore una ley LGTB como ha prometido en las dos últimas legislaturas. Es una de las pocas comunidades en las que no hay una ley autonómica que refuerce las normas estatales. “Hoy han aprobado la Ley Trans y esto debería ser un impulso para que el PP, que decía que esperaba a la ley estatal, tome nota. Dijo que esa normativa estatal sería el pistoletazo de salida para elaborar la ley autonómica”, exige Rodríguez.

“La gente te trata como una persona cualquiera y cuando saben quién eres te trata de forma diferente”. Alexander tiene 18 años y, linterna en mano, es una de las cien personas que se han citado este lunes por la noche para iluminar las Cortes de Castilla y León en favor de la visibilidad LGTBI.

A Alexander le acompañan varias amigas —como Nerea y Laura, que lamentan que siga habiendo mucha discriminación— y su madre, Beatriz. La madre de este chico trans defiende que los familiares de las personas del colectivo LGTBI deben ser los primeros en apoyarles. No solo como madre —en su caso—, sino como persona. “Cada uno puede hacer lo que quiera y nadie es quién para meterse en la vida de los demás. Hay que normalizarlo y que nadie se meta con nadie”, afirma en la concentración, convocada por la Fundación Triángulo.

Los manifestantes han reclamado el valor de la visibilidad y la diversidad y que el parlamento es de todos los ciudadanos de Castilla y León. “También son nuestras Cortes” y “las Cortes en color, no en blanco y negro”, han sido algunas de las reivindicaciones.

Algunos activistas han repartido trozos de papel charol para que las linternas iluminaran la zona y la fachada con los colores de la bandera LGTBI. “No tenemos la suficiente potencia eléctrica ni de vatios ni de focos para iluminar las Cortes, pero queremos dar un toque de atención sobre la invisibilidad que se quiere impulsar por parte de algunas instituciones y partidos políticos”, afirma la presidenta de la Fundación Triángulo Castilla y León, Yolanda Rodríguez.

“Somos ciudadanos de Castilla y León y necesitamos el reconocimiento y visibilidad”, reclama Yolanda Rodríguez. “Es una vergüenza que en el sitio donde tiene que estar representada la diversidad y diferentes voces se intenten acallar imponiendo la voz las rancia”, rechaza Fer.

Este es el primer año en que el parlamento no organizaba un iluminado institucional puesto que el presidente (Vox), Carlos Pollán, considera que el colectivo LGTBI no es ni “vulnerable” ni “desfavorecido”, y por lo tanto se ha negado a iluminar el edificio con la bandera LGTBI y la bandera trans. Este lunes se celebra el día internacional de las personas sordociegas, cuya iluminación estaba presente en el edificio de las Cortes, y normalmente es el 28 de junio —día del Orgullo— cuando se ilumina por fuera el parlamento autonómico. En señal de protesta, el PSOE ha colgado una bandera LGTB desde sus despachos.

Alejandro asegura que quiere defender sus derechos “ante el viaje en el tiempo que ha vivido la Comunidad a la época casi tardofranquista”. A su lado, continúa Fer: “Vox da pie a que su discurso se abra a la calle. Si el vicepresidente lo hace, ¿por qué no ellos? De vez en cuando te levantas con una noticia de una agresión y vives con el miedo de a ver si me van a insultar o pegar por besar a mi pareja o ir de la mano. Eso de que te deseen que te cuides en el Orgullo, ligándote a estigmas...” “Eso no es Castilla y León. Vox no es Castilla y León, y esto [señala a la concentración] representa mucho más lo que somos que el vicepresidente de la Junta”, defiende.

“Queda mucho para avanzar. Las declaraciones que hace García-Gallardo son para preocuparse, como las que hace hacia las mujeres y otros colectivos...”, protesta Yolanda, que habla con Sonia del tema. “Mi hija sale con una chica y me apetecía venir. Siempre pienso en ella, en que pueda vivir con libertad y afianzar su proyecto de vida. La tolerancia y el respeto por parte de esta formación [en alusión a Vox] no existe”, lamenta Sonia.

La presidenta de la Fundación Triángulo Castilla y León se pregunta cuán “vulnerable e invisibilizado” están los archivos de Castilla y León, puesto que su fachada fue iluminada con este motivo. También reclama al Partido Popular que elabore una ley LGTB como ha prometido en las dos últimas legislaturas. Es una de las pocas comunidades en las que no hay una ley autonómica que refuerce las normas estatales. “Hoy han aprobado la Ley Trans y esto debería ser un impulso para que el PP, que decía que esperaba a la ley estatal, tome nota. Dijo que esa normativa estatal sería el pistoletazo de salida para elaborar la ley autonómica”, exige Rodríguez.

“La gente te trata como una persona cualquiera y cuando saben quién eres te trata de forma diferente”. Alexander tiene 18 años y, linterna en mano, es una de las cien personas que se han citado este lunes por la noche para iluminar las Cortes de Castilla y León en favor de la visibilidad LGTBI.

A Alexander le acompañan varias amigas —como Nerea y Laura, que lamentan que siga habiendo mucha discriminación— y su madre, Beatriz. La madre de este chico trans defiende que los familiares de las personas del colectivo LGTBI deben ser los primeros en apoyarles. No solo como madre —en su caso—, sino como persona. “Cada uno puede hacer lo que quiera y nadie es quién para meterse en la vida de los demás. Hay que normalizarlo y que nadie se meta con nadie”, afirma en la concentración, convocada por la Fundación Triángulo.