Multa de 187.000 euros a Just Eat por la subcontratación “ilegal” de 183 'riders'

Pau Rodríguez

0

La empresa Just Eat, una de las principales firmas de reparto de comida a domicilio, ha sido sancionada con 187.515 euros por parte de la Inspección de Trabajo de Catalunya por cesión ilegal de trabajadores. En total, 183 de sus repartidores, los conocidos como ‘riders’, trabajaban para la empresa pero a través de una subcontrata. 

La cuantía de las sanciones se eleva hasta los 250.000 euros si se cuenta también el acta levantada contra la empresa subcontrata, Fleet Delivery Solutions, por un total de 62.503 euros. “La Inspección de Trabajo considera acreditado que la compañía Just Eat es la verdadera empresa de las 183 personas trabajadoras de Fleet Delivery Solutions y, por lo tanto, que esta empresa subcontratista suministra mano obra de forma ilegal a Just Eat”, concluye el Departamento de Empresa y Trabajo en un comunicado. 

Debido a esta cesión ilegal de trabajadores acreditada por la Inspección, los empleados tenían “condiciones económicas inferiores” que si estuviesen directamente contratados por Just Eat, dado que se les aplica el convenio Estatal de Empresas de Mensajería. Sin embargo, la multinacional de reparto de comida aplica el convenio de Oficinas y Despachos de Catalunya.

En un comunicado de respuesta, Just Eat asegura que han tenido constancia de la sanción a través de los medios de comunicación y que se han puesto en contacto con Inspección “para adoptar las medidas y actuaciones que en su caso corresponda”. La empresa argumenta que cuando subcontratan “incluyen cláusulas y otras medidas de protección” para garantizar que estas empresas respetan los derechos de los trabajadores. 

Just Eat ha insistido en su compromiso con los derechos laborales de sus ‘riders’ y ha recordado que han sido la primera empresa de reparto de comida a domicilio que ha firmado un convenio colectivo con los sindicatos CCOO y UGT. 

La empresa Just Eat, una de las principales firmas de reparto de comida a domicilio, ha sido sancionada con 187.515 euros por parte de la Inspección de Trabajo de Catalunya por cesión ilegal de trabajadores. En total, 183 de sus repartidores, los conocidos como ‘riders’, trabajaban para la empresa pero a través de una subcontrata. 

La cuantía de las sanciones se eleva hasta los 250.000 euros si se cuenta también el acta levantada contra la empresa subcontrata, Fleet Delivery Solutions, por un total de 62.503 euros. “La Inspección de Trabajo considera acreditado que la compañía Just Eat es la verdadera empresa de las 183 personas trabajadoras de Fleet Delivery Solutions y, por lo tanto, que esta empresa subcontratista suministra mano obra de forma ilegal a Just Eat”, concluye el Departamento de Empresa y Trabajo en un comunicado. 

Debido a esta cesión ilegal de trabajadores acreditada por la Inspección, los empleados tenían “condiciones económicas inferiores” que si estuviesen directamente contratados por Just Eat, dado que se les aplica el convenio Estatal de Empresas de Mensajería. Sin embargo, la multinacional de reparto de comida aplica el convenio de Oficinas y Despachos de Catalunya.

En un comunicado de respuesta, Just Eat asegura que han tenido constancia de la sanción a través de los medios de comunicación y que se han puesto en contacto con Inspección “para adoptar las medidas y actuaciones que en su caso corresponda”. La empresa argumenta que cuando subcontratan “incluyen cláusulas y otras medidas de protección” para garantizar que estas empresas respetan los derechos de los trabajadores. 

Just Eat ha insistido en su compromiso con los derechos laborales de sus ‘riders’ y ha recordado que han sido la primera empresa de reparto de comida a domicilio que ha firmado un convenio colectivo con los sindicatos CCOO y UGT. 

La empresa Just Eat, una de las principales firmas de reparto de comida a domicilio, ha sido sancionada con 187.515 euros por parte de la Inspección de Trabajo de Catalunya por cesión ilegal de trabajadores. En total, 183 de sus repartidores, los conocidos como ‘riders’, trabajaban para la empresa pero a través de una subcontrata. 

La cuantía de las sanciones se eleva hasta los 250.000 euros si se cuenta también el acta levantada contra la empresa subcontrata, Fleet Delivery Solutions, por un total de 62.503 euros. “La Inspección de Trabajo considera acreditado que la compañía Just Eat es la verdadera empresa de las 183 personas trabajadoras de Fleet Delivery Solutions y, por lo tanto, que esta empresa subcontratista suministra mano obra de forma ilegal a Just Eat”, concluye el Departamento de Empresa y Trabajo en un comunicado.