Estos son los riesgos de someterse a maratones de series

Archivo - Imagen de una televisión.

La manera en la que vemos la televisión actualmente ha cambiado de forma radical en las últimas décadas, un cambio motivado sobre todo por las nuevas tecnologías. La programación televisiva tradicional hacía que los espectadores tuvieran que apegarse a los horarios y les hacía esperar sus programas o películas favoritas durante días o semanas. 

Ahora la espera ha desaparecido porque las plataformas de entretenimiento lanzan temporadas completas y series de programas enteros, sin ningún tipo de restricción de tiempo. Todo al alcance en cualquier momento.

El acceso a miles de contenidos distintos de la mano de numerosas plataformas de streaming también ha introducido un nuevo concepto: binge-watching, o maratones de series. Una práctica que es cada vez más común y que podemos hacer en el televisor o cualquier otro dispositivo electrónico como un portátil, una tableta o un teléfono móvil. 

Qué es el Binge-watching

Los términos binge-watching se refieren a atracón y ver, y se usa sobre todo para referirse a la acción de mirar la televisión. Este patrón de comportamiento se popularizó sobre todo a partir de 2013 y se ha convertido en una de las formas más populares de pasar el tiempo libre, sobre todo entre los más jóvenes. Se define con ver entre dos y seis episodios de un programa de televisión en una sola sesión. 

Según datos de Barlovento Comunicación, durante el año 2020 el consumo de la televisión lineal supera los datos de 2019 y se elevó a cinco horas y 37 minutos por espectador y día. Para los niños de 4 a 12 años, la media llegó a las tres horas y 20 minutos al día. Ver la televisión de forma continua durante un periodo de tiempo prolongado conlleva riesgos para la salud si no se hace de manera correcta.

Efectos físicos de los atracones de series

Además de que ver series de un tirón se puede convertir en un problema de comportamiento y de conducta, los expertos en salud advierten que también tiene efectos secundarios en la salud física, ya que las personas tienden a reemplazar el tiempo que antes dedicaban a hacer ejercicio, a socializar e incluso a dormir. 

Porque las medias horas de antes, las que dedicábamos a ver una serie cuando la reproducían por televisión, se han convertido en medios días, incluso más. Este aumento se refleja también en un mayor riesgo de sufrir muchas afecciones de salud graves. Algunas de las más habituales son:

  • Pérdida de calidad del sueño: la mala calidad del sueño, el cansancio crónico o el insomnio son algunas de las patologías que más suelen sufrir las personas que se dan maratones de series, según una investigación publicada en Journal of Clinical Sleep Medicine.
  • Fomenta el sedentarismo: un estilo de vida sedentario está relacionado con problemas de salud que contribuyen a la aparición de enfermedades cardíacas, diabetes, presión arterial alta, osteoporosis, accidentes cerebrovasculares y aumento de peso. Un estudio publicado en International Journal of Environmental Research aporta un dato curioso sobre sentarse de forma activa (frente a un ordenador, por ejemplo) o de forma no activa, como mirar la televisión. Esta última modalidad estaría relacionada con un 25% más de grasa corporal en los adultos más jóvenes.
  • Aumenta el riesgo de obesidad: este riesgo está relacionado con el anterior y lo corrobora un estudio según el cual, por cada hora adicional de televisión, se produce un aumento del 2% en la prevalencia de la obesidad en niños. Por tanto, cuanto más tiempo pasamos frente al televisor, menos estamos fuera moviéndonos. 
  • Dolor de espalda: sentarse en una posición fija durante un largo periodo de tiempo, viendo episodios consecutivos de nuestra serie preferida, puede aumentar el riesgo de experimentar problemas de espalda. Una mala postura al mirar la televisión puede ejercer una presión adicional sobre la espalda, el cuello y la columna vertebral, lo que puede provocar dolor crónico en la parte inferior de la espalda o dolor de cuello. 
  • Perjudica la salud ocular: los efectos negativos en nuestros ojos es uno de los más evidentes. Si pasamos mucho tiempo frente a la pantalla es probable que experimentemos fatiga visual y problemas de visión. 
  • Disminuye la función respiratoria: las investigaciones han demostrado que la función respiratoria disminuye entre los hombres jóvenes sanos que se sientan en una posición encorvada en comparación con los hombres jóvenes sanos que se sientan con una postura adecuada
  • Aumento del riesgo de accidente cerebrovascular: investigaciones recientes han demostrado que ver más de cuatro horas de televisión al día puede aumentar en un 49% el riesgo de ataque cardíaco en comparación con quienes ven menos de dos horas de televisión al día. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats