La portada de mañana
Acceder
Del ‘caso Koldo’ al Grupo Mixto: la última semana de Ábalos en el PSOE
Un año de la Ley Trans: "Somos personas normales haciendo cosas normales"
Opinión - Aviso a navegantes: los mensajes entre líneas de Ábalos. Por Ignacio Escolar

Diez ideas para hacer regalos de Navidad sostenibles, locales y éticos

Martín Frías

0

Más de 2.000 millones de personas celebran la Navidad de una forma u otra en el mundo y, allí donde se celebra, hay regalos. El consumismo durante las festividades navideñas presenta desafíos ambientales y económicos significativos. El 32% de los españoles ha gastado más en las compras de Navidad de este año, con un gasto medio de 550€, lo que supone un 12% más con respecto al mismo periodo el año anterior. Así lo recoge el estudio Zoom de gasto en Navidad del Observatorio Cetelem.

A nivel ambiental, el incremento en la demanda de bienes durante la Navidad conduce a una mayor producción y, por consiguiente, a un aumento en la generación de residuos y la contaminación. Los productos como electrónicos, juguetes y embalajes desechables son especialmente problemáticos. 

Basta con mirar las estadísticas de algo tan aparentemente inofensivo como el embalaje de los regalos. Según datos la empresa de reciclaje Biffa en el Reino Unido, a escala mundial, el exceso de residuos de envases, papel de regalo, tarjetas y alimentos aumenta entre un 25 y un 30% durante las fiestas. Greenpeace descubrió recientemente que tan sólo un kilogramo de papel de regalo emite tres kilogramos y medio de CO2 durante su proceso de producción y que se necesita alrededor de un kilogramo y medio de carbón para alimentar su producción. Esto no tiene en cuenta el embalaje posterior ni el transporte. 

Además, la fabricación, transporte y eliminación de los regalos amplifican la huella de carbono, agravando el cambio climático, especialmente en el caso de la electrónica de consumo que genera grandes cantidades de basura tecnológica muy difícil de reciclar. La producción masiva de bienes también intensifica el consumo de recursos naturales como agua y energía, lo que ejerce presión sobre estos recursos limitados y puede llevar a la pérdida de hábitats naturales y afectar a la biodiversidad.

¿Por qué nos embarcamos en esta fiesta de despilfarro en medio de una crisis climática y económica? La publicidad y las expectativas culturales tienen mucho que ver. Según el profesor Paul Harrison, un especialista en consumo y bienestar de la universidad de Deakin en Australia, “en algunas circunstancias, no comprar nada es realmente difícil, porque resistirse a ciertos artículos puede ser emocional y económicamente costoso. Lo que nos lleva al frenesí de compras rituales que es la Navidad”.

Para mitigar estos efectos negativos es crucial fomentar un consumo más consciente y sostenible. Optar por regalos duraderos, experienciales, y apoyar a negocios locales y sostenibles son formas efectivas de reducir el impacto ambiental y económico del consumismo en Navidad. Promover la reutilización y el reciclaje de productos y envases también puede contribuir significativamente a este esfuerzo. Adoptar estas prácticas no solo beneficia al medio ambiente, sino que también promueve un consumo más equitativo y sostenible desde el punto de vista económico.

Ideas sostenibles para regalar en Navidad

El cambio más importante que podemos adoptar es dejar de regalar 'cosas' en Navidad en la medida de lo posible. Regalar experiencias en lugar de electrónica de consumo o productos innecesarios, como experiencias, entradas a un evento, una cena en un restaurante especial o una suscripción a un curso, ofrecen la oportunidad de crear recuerdos perdurables, y ni siquiera tienen que costar dinero.

Si regalamos un objeto, los artículos duraderos, con una vida útil más larga, un valor y un uso que se extienden a lo largo del tiempo y con un impacto positivo en la vida de la persona que lo recibe, son una buena opción. Esto contrasta con muchos productos electrónicos y artículos de moda rápida, que a menudo se desechan o reemplazan rápidamente.

Estas son algunas ideas sostenibles para hacer regalos esta Navidad, que no solo son amigables con el medio ambiente sino también originales y significativos:

1 Productos artesanales locales

Regala objetos hechos a mano por artesanos locales, como joyería, cerámica o textiles. Esto apoya a la economía local y reduce la huella de carbono al evitar el transporte de larga distancia. Además son productos de calidad y más duraderos.

2 Regalos de segunda mano o antigüedades

Artículos vintage o de segunda mano como ropa, libros, muebles o joyas son únicos y ayudan a reducir el consumo de recursos nuevos. Además, tienen un significado especial para la persona que lo recibe, ya que reconoce el trabajo invertido en la búsqueda de ese regalo especial.

3 Experiencias

Clases de cocina, entradas para un concierto, una suscripción a un servicio de streaming o una membresía de un museo. Las experiencias son un regalo que crea recuerdos duraderos sin generar residuos y, en el caso de las suscripciones, duran meses o años en los que la persona nos recordará con agradecimiento.

4 Productos ecológicos y de comercio justo 

Estos artículos respetan el medio ambiente y aseguran una remuneración justa para los productores, como por ejemplo chocolate o café de comercio justo, o cosméticos ecológicos.

5 Plantas o árboles

Regalar una planta o un árbol no solo es un detalle hermoso. Al contrario que las flores cortadas, estamos regalando un ser vivo a otra persona, que con un mínimo de cuidado durará años. Además, las plantas también contribuyen a la purificación del aire y a mantener la biodiversidad.

6 Regalos comestibles caseros

Preparar nuestra propia mermelada en casa, panes, pasteles o galletas nos da la oportunidad de hacer en regalos personales que no pueden encontrarse en ningún otro sitio, y reducen el embalaje y el transporte. También podemos regalar kits de cocina con todo lo necesario para hacer queso, encurtidos, cerveza o pasta en casa, animando a la persona que recibe el regalo a una actividad que reduce el estrés y los residuos. 

7 Adopción de animales a distancia

Regalar mascotas suele ser una mala idea, ya que suponen una gran responsabilidad durante años para la persona que las recibe. Hay que estar muy seguros de que la persona desea una mascota concreta. Sin embargo, para los amantes de los animales hay otra alternativa: apoyar a una organización de conservación adoptando un animal salvaje, en general amenazado, en nombre del destinatario del regalo. Esta es una manera de contribuir a la conservación de especies en peligro.

8 Artículos reutilizables

Productos diseñados para reducir el consumo de artículos desechables, como botellas de agua reutilizables, bolsas de compras de tela o contenedores para comida de acero inoxidable para llevar al trabajo. Además, son artículos duraderos que serán útiles durante años. 

9 Tarjetas de regalo digitales

Si no estás seguro de qué regalar, una tarjeta de regalo digital para un servicio, como un corte de pelo o un masaje, una tienda sostenible o un servicio en línea como, por ejemplo, créditos para los servicios de música en streaming, puede ser una excelente opción. 

10 Tiempo

Regalar tiempo a una persona puede ser uno de los regalos más valiosos y significativos, especialmente en una sociedad en la que nadie tiene tiempo para los demás. Planificar una experiencia juntos, como un paseo, ver una película o una visita a un museo, un día de salida a la naturaleza u ofrecer ayuda para un arreglo doméstico o cocinar un día son algunos ejemplos. Si no puedes definir una actividad específica, puedes regalar un 'vale' que la otra persona pueda canjear por pasar tiempo contigo en una actividad de su elección.

Estas ideas de regalos sostenibles para Navidad no solo son beneficiosas para el planeta, sino que también fomentan una mayor consciencia y aprecio por el medio ambiente en las personas que los reciben.