Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Las dos facciones de la extrema derecha compiten por la hegemonía en Europa
ESPECIAL | Veneno en el grifo: ruta por la España sin derecho al agua potable
OPINIÓN | Hay un límite (por el momento), por Enric González

Las claves de la imputación de Trump por los pagos a una actriz porno: ¿qué pasará ahora?

El expresidente de EE.UU. Donald Trump, en una fotografía de archivo. EFE/Jim Bourg/Pool

Victoria Bekiempis

5

Después de que un gran jurado de Nueva York votara a favor de imputarlo en una acusación por comprar el silencio a la estrella de cine porno Stormy Daniels, Donald Trump va a convertirse en el primer expresidente de Estados Unidos en enfrentarse a una acusación penal. A continuación, una guía para entender su imputación.

¿Qué ha ocurrido?

Citando a cuatro personas con conocimiento del asunto, el periódico The New York Times fue el primero en informar el jueves de que el gran jurado había votado a favor de imputar a Trump.

El abogado de Trump, Joe Tacopina, y otras fuentes confirmaron poco después la imputación. Es probable que la imputación sellada se haga pública en los próximos días, por lo que las acusaciones concretas aún no han sido divulgadas.

La imputación está relacionada con el pago realizado a su nombre a la productora y actriz de cine porno Stormy Daniels poco antes del día de las elecciones de 2016, cuando Trump era candidato a la presidencia.

Michael Cohen, que en ese momento trabajaba como abogado para Trump, fue quien gestionó el pago para comprar el silencio de Daniels sobre un supuesto encuentro sexual que la actriz habría tenido en 2006 con el expresidente.

¿De qué acusan a Trump?

Convertido en enemigo declarado de Trump, Cohen es una de las personas que han testificado ante el gran jurado en Manhattan. En octubre de 2016 fue el encargado de pagar 130.000 dólares a Daniels. Un dinero que durante la presidencia de Trump le fue reembolsado en cheques mensuales de 35.000 dólares tramitados desde la cuenta personal del magnate inmobiliario.

En 2018, Cohen se declaró culpable en una demanda por vulnerar las leyes de financiación de campaña relacionada con ese soborno. En los documentos judiciales del caso federal contra Cohen se dice que la Organización Trump describió los pagos al abogado de manera fraudulenta como gastos jurídicos, clasificándolos como anticipos por temas legales que no se correspondían con la realidad.

En el caso de Manhattan, los fiscales sostienen activamente que la forma en que Trump reembolsó el dinero vulnera la legislación del estado de Nueva York.

¿Qué argumentan Trump y sus abogados?

En todas las demandas contra él, tanto en las que lo acusan de actividad criminal como en las reclamaciones civiles por daños, Trump niega haber hecho nada malo. En repetidas ocasiones ha dicho que las investigaciones son fruto de una caza de brujas por razones políticas. Admite haber pagado a Cohen, pero niega haber tenido una aventura con Daniels. Su explicación es que le estaban extorsionando.

Su equipo jurídico se reunió con los fiscales de Manhattan para argumentar por qué no debían imputarlo. Según su abogada Susan Necheles, Trump habría hecho los pagos a Daniels aunque no hubiera estado haciendo campaña por la presidencia.

¿Qué pasará ahora?

Se espera que Trump comparezca el martes ante el tribunal, donde previsiblemente se declarará inocente. Entonces se fijarán las fechas del procedimiento.

En las fases previas al juicio, es prácticamente seguro que sus abogados lucharán con uñas y dientes contra las acusaciones, presentando mociones para excluir pruebas y testimonios que puedan debilitar la defensa, como es habitual en los casos penales. Eso dará lugar a su vez a un replanteamiento de los plazos y eventos programados, haciendo difícil estimar la fecha definitiva para el juicio hasta poco antes de que comiencen los procedimientos.

Es posible que transcurran años entre la acusación de Trump y un posible juicio.

¿Qué otras investigaciones penales acechan a Trump?

El Departamento de Justicia está investigando el intento de Trump de subvertir las elecciones y su incitación al asalto del 6 de enero contra el Capitolio.

En otra investigación penal sobre los documentos confidenciales encontrados en su mansión de Mar-a-Lago (Florida) cuando ya no era presidente, los fiscales federales están tratando de determinar si Trump retuvo voluntariamente información relevante para la seguridad nacional y si obstruyó a la justicia.

A Trump también lo están investigando en Georgia por un presunto intento de injerencia electoral. El fiscal del condado de Fulton, Fani Willis, solicitó la intervención de un gran jurado que recomendó imputaciones. No se sabe contra quién.

Trump también enfrenta un juicio por difamación derivado de la acusación de violación presentada por la escritora E Jean Carroll. Trump niega esa acusación.

¿Qué significa la imputación de cara a las elecciones de 2024?

Según Hank Sheinkopf, estratega del Partido Demócrata en la ciudad de Nueva York, a los fieles acérrimos de Trump no les importará demasiado. “Con la gente que le quiere más, no significa nada”, dice. “Con los rebeldes de derechas contrarios al Gobierno no va a importar. No significará nada en absoluto para su electorado principal, lo verán como un ataque a sus valores porque Trump representa sus valores”.

La acusación jugará en favor de la proclama nacionalista de Trump de que los estadounidenses blancos son las víctimas. “Él va a usar esto para defender el argumento de que estas personas en Manhattan, quienes quiera que sean 'estas personas', están interfiriendo con su voluntad de 'hacer América grande otra vez' y de 'recuperar el país'”, dice Sheinkopf.

Trump ha acusado de racismo a Alvin Bragg, el fiscal del distrito de Manhattan, que es negro.

Según Sheinkopf, la imputación podría dar nuevas energías a los simpatizantes de Trump y, por lo tanto, “posicionarlo por delante de Ron DeSantis temporalmente”. Aunque aún no ha anunciado su candidatura, el gobernador de Florida es claramente el rival más difícil que tiene Trump dentro del Partido Republicano.

Pero la mayoría de los republicanos no dará su apoyo a un candidato acusado de haber cometido un delito, dice Sheinkopf. “En su mayoría, los votantes republicanos son ciertamente racionales y no querrán en el Despacho Oval a una persona sobre la que pende una imputación”, dice. “El presidente, o el candidato, tiene que estar ocupado íntegramente en ser candidato o presidente y no estar acudiendo a citas judiciales en medio de todo eso”.

Traducción de Francisco de Zárate

Etiquetas
stats