La portada de mañana
Acceder
INVESTIGACIÓN | El Gobierno de Ayuso reformó otros cinco centros sin concurso
OPINIÓN | 'Delinquir troceando', por Marco Schwartz
La causa contra el fiscal general llega al Supremo

Top of Europe, la experiencia de viajar en tren al lugar más alto de Europa

Top of Europe, la experiencia de viajar en tren al lugar más alto de Europa.

Berta Martín

0

Entre todos los atractivos turísticos con los que podemos encontrarnos en el viejo continente, hay uno que no tiene rival. Hablamos del Top of Europe, el tren más alto de Europa, un viaje a más de 3.500 metros de altitud en este medio de transporte.

La visita consiste en la subida a Jungfrau, la estación de tren más alta de la región, ubicada en medio de los Alpes suizos. Suponiendo que seas un amante de la nieve y las montañas, este es uno de los destinos que debes conocer algún día.

Hay que tener en cuenta que el nombre Top of Europe es más un eslogan turístico utilizado para promocionar la estación de Jungfraujoch, y también su zona en la montaña Jungfrau, y no tanto a la forma de referirse específicamente a un tren en particular.

El recorrido Top of Europe, realmente imprescindible

El trayecto está repleto de vistas majestuosas, difíciles de describir con palabras y que te dejarán boquiabierto. Inmediatamente, al salir de la estación subterránea a la superficie, descubrirás la inmensidad de los Alpes abarcándolo todo. Rápidamente notarás que el silencio en medio de la cordillera es sólo interrumpido por la acción de la locomotora.

Geográficamente, esta es la estación que une Jungfrau y Mönch y se localiza sobre el Jungfrau —que supera los 4.150 metros—. Llegados al punto turístico propiamente, hay una plataforma de visión y un observatorio meteorológico que deslumbra con los detalles de los valles suizos y cómo, a lo largo del camino del tren, los suelos verdes dan paso a las elevaciones nevadas.

Con más de 100 años de existencia, ya que los trabajos comenzaron en el año 1886 y se completaron en el año 1912, es increíble cómo se ha conservado a lo largo del tiempo. Una obra de ingeniería excepcional, con un desnivel de casi 1.400 metros en sólo nueve kilómetros de recorrido. Se parte de los 2.061 metros de Kleine-Scheidegg a los 3.454 de la estación de Jungfraujoch. ¿Recuerdas que dijimos que estaba a más de 3.500 metros? Restan otros 100 de subida a pie hasta salir a la superficie. 

Precio y cómo ahorrar

Como prácticamente todos los trenes turísticos del mundo, el de Jungfrau tiene un precio alto, de más de 200 euros ida y vuelta. Puede que sea el tren más caro del mundo en su relación euros/kilómetros recorridos, pero no hay que olvidar que esta obra necesita de muchísimo mantenimiento por sus características.

Una buena noticia, si no te lo quieres perder pero tampoco gastar demasiado, es que los trenes por la mañana son más accesibles. Forma parte de un sistema llamado Good Morning Ticket; podrás ahorrar un pequeño porcentaje si te presentas a primera hora. Eso sí, también tienes que volver relativamente temprano. Como la mayoría de los turistas evitan las prisas, contratan el más caro.

Por otro lado, a menos que estés alojado en alguna de las estaciones cercanas, esto implicará arrancar el día de madrugada. Independientemente de ello, lo mejor es consultar los días y horarios, junto al precio de los billetes, en la web de Jungfraujoch.

¿Qué más saber sobre la región?

Ya que estás pensando en desplazarte hasta allí, te contamos un poco más sobre la región y lo que la hace diferente. Top of Europe se desarrolla en torno a tres montañas (Jungfrau, Eiger y Mönch) y se distingue por los diversos pueblos que aparecen sorpresivamente escondidos tras las curvas de los Alpes. Muchos de ellos con una larga tradición en deportes de nieve.

Incluso el verano europeo es una época propicia para ir hasta allí y practicar esquí y otros deportes.

Aletsch, el glaciar más grande de Europa

No obstante, hay otra razón de peso por la que miles de turistas se suben cada mes al tren. Ese motivo no es otro que el Aletsch. Este glaciar, el más grande de toda Europa, es una gigantesca lengua blanca que baja desde lo alto con sus cerca de 23 kilómetros. Es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Los más intrépidos se atreven a aventurarse sobre la superficie de su nieve, si bien no es recomendable hacerlo por cuenta propia. Probablemente verás a algunos audaces averiguando sobre las rutas de dos días de senderismo que hacen noche en la montaña. Excursiones como estas son organizadas y coordinadas por el Club Alpino Suizo pero no son económicas. 

Se descansa en la Konkordiaplatz o Plaza de la Concordia, donde se unen los cuatro glaciares que dan como resultado el Aletsch. Esta experiencia está disponible sólo durante los meses de verano, cuando las tormentas de nieve se apaciguan y debes contratarlas bastante tiempo antes si quieres asegurártela. Su precio oscila alrededor de los 500 euros, pero todo dependerá de la demanda del momento.

En esta zona, siempre con guías, se pueden practicar algunos deportes como senderismo, pues hay variedad de caminos por descubrir. De hecho, se pueden elegir desde rutas cortas y fáciles para ver más cerca el glaciar, y luego hay otros senderos que son más complicados y largos, aptos para los ya experimentados que pueden hacer deporte y de paso contemplar paisajes alpinos de gran belleza.

En invierno, Aletsch es el destino popular para los amantes del esquí y el snowboard. Encontrarás variedad de pistas de diversos niveles de habilidad para pasarlo en grande.

¿Dónde alojarte?

Si bien son numerosos los pueblos que valen la pena, se aconseja hospedarse en Grindelwald por sus conexiones con Jungfrau. Este pueblo está al pie de las citadas montañas y es famoso entre los deportistas y los turistas por sus encantadores hoteles.

 

Etiquetas
stats