eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Gamonal y el mar de fondo

- PUBLICIDAD -
El "Movimiento de Gamonal" tendrá continuidad a pesar de paralización de la obra

El "Movimiento de Gamonal" tendrá continuidad a pesar de paralización de la obra

Cuidado Madrid. Cuidado, que no todo pasa en Madrid, aunque en Madrid pasen muchas cosas. "En lugares alejados de los centros de poder se producen fenómenos democratizadores más creativos y señalados". No lo digo yo, lo dice John Markoff, un catedrático de Pittsburgh que de vez en cuando enseña por tierras andaluzas. Y nadie hubiera dado un duro hace unas semanas por que Burgos protagonizase una respuesta popular (más allá de los contenedores quemados) que ha convertido el nombre de Gamonal en sinónimo de la hartura ciudadana. De la falta de aparcamiento al símbolo de la resistencia contra la especulación.

Lo admito. Me interesa la periferia. Cuando el foco ilumina algo, en otro lugar están pasando cosas interesantes y puede que fundamentales, seguro. No nos damos cuenta. Casi nunca. Y se enciende la luz de repente y vemos, aunque no siempre entendamos bien qué está pasando.

Gamonal es la cresta de la ola. Como en el mar. En el mar se ven las olas, lo vistoso, la espuma, la tormenta, y se explican con los vientos que sentimos, ese que nos da en la cara. Pero los marineros saben que el mar de fondo es importante. Que no hay que ignorarlo. Porque cuando menos te lo esperas te empuja hacia otro sitio al que no querías llegar.

La clase política se esfuerza por estar "cerca de la calle", pese a que sea difícil cuando hay batallas en superficie que nada tienen que ver con los peces. La clase financiera no parece tener tanto interés en los habitantes marinos, sino más bien en controlar que no se mueva mucho su barco, normalmente el mejor. Y lo saben. Y mientras, entre todos tiran por la borda unos pocos derechos: becas por aquí, copago por allá, libros de texto, reforma del aborto, privatización hasta del aire.. y ni los peces ni el mar lo aguantan todo. Y  siempre, siempre, hay mar de fondo.

Muchos son los que creen que esas corrientes no duran, se debilitan… hasta que crecen y se convierten en tsunami. Cuidado con los gamonales.  Porque así, a bote pronto, somos capaces de identificar barrios peleones, espacios reivindicativos, activismo social. Cooperativas, huertos, monedas de barrio, héroes anónimos. Pero nos resulta imposible determinar cuándo y dónde se producirá un Gamonal (gracias porque pese a toda la ciencia y la predicción hay espacio para lo imprevisible). Y no será donde estemos mirando. Eso seguro.

Se están produciendo cambios y no los veremos asomar la cabeza por los cauces ordinarios. Asomarán por la periferia, llegarán como olas de mar de fondo hasta nuestra orilla. Hay que estar atento y con los ojos y los oídos abiertos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha