eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El año de las incertidumbres

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy despide el año en Galicia en la ruta de senderismo da Pedra e da Auga

Rajoy despide el año en Galicia EFE

Terminó el año político con un cuento de Navidad, no esperábamos menos. El presidente del Gobierno nos ha contado una España desconocida para la mayoría de los ciudadanos, de vino y rosas, de esperanzas e ilusiones. Aún los expertos no se ponen de acuerdo en si se trata de una precuela o una secuela o, tal vez, un remake  del discurso del rey, aunque se da por cierto que son de la misma familia. En un foro donde muchos periodistas parecían aducidos, adormecidos después de tanto ágape, comilonas y confidencias, premios recíprocos, confraternidades y roces que dice hacen el cariño.

Desde la gestoría socialista, a través de su portavoz Mario Jiménez, se han apresurado a negar las realidades sostenidas por el líder de la derecha, pero en eso se han quedado, en la interpretada severidad de unas palabras críticas.

El triunfalismo de Mariano se manifiesta en el mismo día del anuncio de una subida del 0,25% de las pensiones, la mayor pérdida de poder adquisitivo en siete años y una subida del SMI del 8%, de los más bajos de Europa. En el mismo año en el que, por no aburrir con muchos datos, España ha destacado como el quinto país más expuesto al riesgo de pobreza de Europa, el segundo,con más empleo precario y mercado laboral más débil; el vigésimo quinto en justicia social y desempleo, donde los salarios han perdido cuatro puntos de PIB, y el país donde 5,1 millones de personas no pueden calentar sus hogares . Por no seguir.

Pero Mariano puede presumir, presume de estabilidad y de Gobierno y, para ello, presenta sus poderes y líneas rojas. Rajoy ha conseguido una suerte de Gran Coalición parlamentaria que le permite gobernar y seguir con su programa, más sibilino, más penetrante, sin los inconvenientes de la mala estética de una mayoría absoluta. Rajoy práctica la poligamia parlamentaria, pero al aceptar el matrimonio múltiple no ha llegado el reformismo popular. Por eso, siguen con sus tradiciones , a saber, una legítima y una querida, y así les va bien. No seré yo el que le niegue su inteligencia. Rajoy durará y ,si hay nuevas elecciones que las habrá, en su tiempo en cualquier caso, presentará a sus cohabitados parlamentarios como cómplices y coautores de sus políticas.

Un auténtico zorro, y considérenlo un piropo.

El presidente lo tiene claro: estar con él es estabilidad, gobierno y responsabilidad; ejercer otras alternativas desde el Parlamento es filibusterismo. Por supuesto que en su discurso no caben palabras malsonantes como corrupción.

Y todo lo ha hecho en funciones. En funciones en Europa, por eso no pudo ser protagonista de nada, así se justifica; en funciones en el Parlamento de España, por eso hizo lo que quiso, y ahí estamos aún esperando al Constitucional.

Ha presumido además de ser un buen alumno europeo, bienmandado de Berlín y de que en su España se han batido récords en exportaciones y turismo, precisamente en aquellas comunidades autónomas donde no gobierna el PP, por ejemplo, Catalunya y Andalucía. Podría haber sacado a saludar, al menos, a Puigdemont y Díaz.

Rajoy hizo una muy fugaz y previsible incursión en Catalunya para sostener lo de siempre, lo que sabemos y no arregla sino empeora la situación. Dice diálogo, sí, pero no sobre qué y para qué.

La reforma de la Constitución no ayudará nada, sostiene. Entonces, ¿cómo lo hará? ¿sin reforma? Pero, ¿cómo? No habrá referéndum, aunque lo piden el 85% de los catalanes, independentistas y no independentistas. Se podría, lo sostenía el llorado Rubio Llorente y el mismísimo Tribunal Constitucional, pero es Mariano, no lo olvidemos. El PP, por eso, es la penúltima fuerza en Catalunya, pero ,por eso también, entre otras cosas, gobierna en España.

Al final, habló de los peligros de Europa, de los populismos y hasta del comunismo acechante. ¿Dónde? En una especie de misión compartida con sus mentores europeos. El populismo en la UE y en EEUU se llama ultraderecha, racismo, xenofobia, insolidaridad y nacionalismos de estado, algo que quizá le cae muy cerca como para llamarlo por su nombre.

Mariano Rajoy, al despedir su año, perdonen la expresión caribeña, se ha cagado en la noticia, la indolencia, a lo que los cubanos añaden "y se limpió con el telegrama". Un telegrama procedente de Berlín que seguro que diría: "Mariano, stop, sé fuerte". Firmado, cancillera Merkel.

Un año de incertidumbres, insistía Rajoy, mientras la evidencia muestra que se trata de un nuevo año mariano. Un año de peregrinaciones por el camino marcado, sin que sus amigos parlamentarios vayan a obtener indulgencias plenarias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha